Compartir
Publicidad

El alumno de la autoescuela de Cuestión de sexo

El alumno de la autoescuela de Cuestión de sexo
8 Comentarios
Publicidad

Se llama Gorka Otxoa y gracias a Cuestión de sexo ha entrado en la televisión nacional por la puerta grande y con todas las de la ley. Sus apariciones en Vaya semanita ya presagiaban algo bueno y su personaje de Gonzalo en Cuestión de sexo ha confirmado los mejores pronósticos.

No es habitual es las series españolas que hagan uso del running, ese recurso que sirve para avanzar en la trama y del que Gorka Otxoa se ha convertido en protagonista y en máximo exponente. Su personaje es totalmente distinto al resto, más bueno, más simplón y con menos malicia, y es el contrapunto necesario para que el resto de personajes destaquen por contraste. No sé si será casualidad que se llame Gonzalo, pero en ciertas cosas me recuerda al Gonzalo de 7 vidas.

El personaje de Gonzalo, sus esperanzas en el amor, su punto de vista sincero y sencillo, su sentido del humor y su optimismo destacan en una serie en la que los personajes están constantemente enfadados, decepcionados y frustrados. Su honradez y sus planteamientos sencillos ante todo lo que sucede le convierten en un perfecto Sancho Panza, en un escudero sin el que el personaje de Diego apenas sería un boceto.

Siempre me pasa lo mismo cuando me cautiva un personaje. Por un lado, me encantaría que tuviese más tiempo en la serie pero eso acabaría con la identidad del personaje. No hay más remedio, aunque resulte paradójico, que desear que no se carguen al personaje sacándolo del coche en un intento de explotar la máximo su éxito. Gonzalo nunca se sacará el carné de conducir pero eso es lo de menos. Es el peaje y la concesión que hacemos los espectadores a la ficción para poder seguir disfrutando de un personaje como éste.

Imagen | Cuatro En ¡Vaya Tele! | ¿Qué sería de Cuestión de sexo sin Guillermo Toledo?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio