Publicidad

'The Good Wife' abre un nuevo capítulo en la vida de Alicia Florrick

'The Good Wife' abre un nuevo capítulo en la vida de Alicia Florrick
5 comentarios

Publicidad

Publicidad

El inicio de temporada es un momento perfecto para demostrar que una serie abre un nuevo capítulo. La elipsis es una forma evidente de hacerlo, retomando las historias de los personajes unos meses después de donde las dejaron. Pero ‘The Good Wife’ ha preferido situarnos en el momento exacto en el que se despidieron: con Cary Agos en el umbral de la puerta de los Florrick y Alicia anunciándole que se sumaría al proyecto.

Hubiese sido fácil situarnos en un contexto radicalmente nuevo con la protagonista trabajando en Florrick, Agos y asociados, y su antiguo bufete como firme opositor en los tribunales. El matrimonio King, sin embargo, disfruta demasiado contando los trapos sucios de cualquier empresa y mostrarnos con pequeños detalles qué corrientes guían el agua, así que se dejaron seducir por la idea de ver la formación de este nuevo bufete.

Dianne Lockhart y Will Gardner puede que utilizaran herramientas muy rastreras a la hora de ascender a Alicia, pero no dejan de ser sus mentores. Se la podría considerar una desagradecida por morder la mano que le ha dado de comer. Pero también puede contemplarse como una etapa indispensable en la vida de cualquier persona adulta, el momento en el que el hijo se emancipa de la protección paterna porque prefiere abrirse su propio camino. Cary y Alicia quieren imitar el éxito de sus jefes pero sin los palos en las ruedas que suponen las viejas glorias del bufete que chupan del bote en detrimento de las abejas trabajadoras. En este aspecto, puede que este arranque no se separase temporalmente de la cuarta temporada, pero sí supieron transmitir que estábamos en un capítulo completamente nuevo. La mirada de Alicia es lo que lo cambia todo.

A los King les gusta el gris

La situación de Alicia Florrick, por lo tanto, se puede enmarcar dentro de los grises morales en los que tan bien se desenvuelven los responsables. No hay héroes y villanos, solamente dos formas de ver las cosas y ella no sería la primera persona en la historia del planeta en cambiar de trabajo. Tampoco sería como si les robase clientes a Lockhart y Gardner: la razón por la que la contrataron fue justamente que ella tenía la capacidad de traer peces gordos gracias a su apellido.

Esto sí, esa reunión improvisada con todos los demás socios del bufete procuró una escena realmente incómoda para la abogada. No solamente porque no pudo abrir la puerta cuando se desesperaba por salir de ese despacho (de verdad, los King siempre sorprenden), sino porque mintió de forma evidente ante un séquito de expertos en leyes. ¿Hasta qué punto cruzó una línea? Lo veremos en los próximos episodios porque su huida difícilmente no tendrá consecuencias legales.

Florrick, Agos y asociados

También habrá que parar atención a su relación con los demás asociados. Ella está muy cómoda con Cary Agos, con quien tiene una relación que dista mucho de los inicios y que demuestra hasta qué punto los King son reyes a la hora de construir vínculos y evoluciones, pero no tanto con los demás socios minoritarios del bufete. No hay duda de que vaya a fugarse con ellos, por lo menos por mi parte, pero no descartaría que Alicia tuviese en mente una empresa más jerárquica que la democracia populista que tienen en mente los demás, sobre todo cuando ella es la piedra fundamental que necesitan para legitimarse en sociedad y atraer la mirada de los grandes clientes potenciales.

Pero, como es habitual, de momento hemos visto la punta del iceberg y el resto de temporada desgranará la situación. En un plazo de dos semanas llevarán a cabo su fuga y veremos cómo afecta su relación con Will y Dianne, que pueden ser dos grandes rivales en los tribunales. Y es que, si bien el anticipo del final del episodio se vendió como un aperitivo de la quinta temporada, en realidad se trataba de lo que ocurrirá en los próximos episodios. Las series de network suelen comenzar a rodar en agosto, así que difícilmente habrán rodado más de seis episodios. ¡Qué ganas de ver a las autoridades yendo a buscar Alicia (para después sufrir, claro)!

Las fichas, en posición

Centrándonos más en los acontecimientos del episodio, hay otros elementos que diseccionar como la nueva situación de Peter como Gobernador de Ilinois. Fue interesante verle apoyar a su mujer de forma incondicional cuando ella le comunicó que crearía su propio bufete, pero todavía lo fue más ver como se quitaba de encima una posible distracción. Como intuía que Alicia tomaba esa dirección para alejarse de Will, se sintió con el deber de alejarse él también de las tentaciones. Otra cosa es que semejante decisión vaya a resultarle contraproducente, que Melissa George dudo que fichase para un papel episódico.

Y lo mejor, en realidad, fue comprobar que ‘The Good Wife’ todavía está al pie del cañón por más que ciertas series de cable acaparen más atención. Hubo pulso en el caso del corredor de la muerte, en paralelo vimos avances en el terreno familiar de Alicia (¡cuánto han crecido como personas en estos cinco años!), nos explicaron que la carrera de Alicia puede afectar la carrera de Peter (de aquí que vayamos a seguir ambas), hubo atisbos de humor conseguidos (Alicia y la puerta, el programa piloto para trabajar desde casa), consolidaron a Robin como una buena secundaria y en resumidas cuentas pusieron todas las fichas en su sitio en tan solo cuarenta minutos. ¿Hacia dónde se moverán ahora? Esta es la pregunta del millón de dólares que ni tan siquiera Alicia podría responder.

En ¡Vaya Tele! | 'The Good Wife', caso a caso, infrografía

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios