Compartir
Publicidad

Especial Doctor Who, The Eleventh Hour

Especial Doctor Who, The Eleventh Hour
Guardar
30 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El pasado fin de semana se estrenó The Eleventh Hour, el primer capítulo de la nueva saga de Doctor Who con Steven Moffat al frente y Matt Smith como la nueva cara de El Doctor. Una nueva cara a la que acompaña mucho más, una nueva personalidad, una nueva ambientación, un nuevo logotipo, unos nuevos créditos (nada adecuados, por cierto) y una nueva acompañante, Amy Pond.

Este “especial de Navidad sin serlo” era muy esperado y es el final perfecto para este Especial Doctor Who que hemos hecho durante toda la semana, ya que ha supuesto un cambio muy importante a la serie, dejando a David Tennant atrás y dando un paso hacia el futuro. Pero no nos adelantemos y vayamos por partes.

I love apples

Con esta sencilla frase comienza un diálogo con la pequeña Amelia Pond en lo que se nos dice todo lo que tenemos que saber del nuevo Doctor. Que tiene una nueva cara con una nueva personalidad, pero que va a seguir siendo el Doctor, un Time Lord extravagante que nos enamora con dos frases bien dichas, capaz de comerse barritas de pescado con natillas y que se preocupa antes de una grieta que da miedo a una niña que de su T.A.R.D.I.S. que está a punto de explotar.

Y es que en escasos diez minutos Matt Smith nos hace olvidar completamente a Tennant y nos convence escupiendo una manzana que él es el Doctor y que tiene el papel completamente dominado.

Prisioner Zero

Si la personalidad del Doctor no nos convenció de que vamos a ver la misma serie, el argumento nos da un puñetazo en la cara para que nos demos cuenta de que no va a perder nada de sus orígenes. Un prisionero alienígena que se escapa a la Tierra, una niña involucrada y el Doctor que aparece en escena por casualidad ¿hay algún argumento más típico de ‘Doctor Who’?

Lo cierto es que no, el capítulo ha sido un típico cuento de niños con tintes de miedo de toda la vida. Tanto el recurso de mirar por el rabillo del ojo, como ese miedo irracional que no puedes ver y ese metamorfo tan socorrido hicieron de Prisoner Zero un capítulo entretenido que ha valido para presentar una nueva historia argumental, el agrietamiento del universo y una Caja de Pandora que se va a abrir.

Amy Pond

Amy Pond

El Doctor no es nadie sin una acompañante, y esta tiene pinta de ser una de las mejores ¿por qué? Pues porque es diferente a todas las anteriores (al menos desde el reinicio). Amy Pond ha sido influenciada por el Doctor desde que era pequeña, toda su vida ha girado alrededor de él y parece que su atracción por el Doctor va a ir un paso más allá incluso que Donna o la genial Rose.

Y es que Amy ha tenido durante veinte años al Doctor en la cabeza, y eso ha creado un vínculo tan fuerte hacia él que lo va a seguir vaya donde vaya, solo hay que ver que se monta en la T.A.R.D.I.S. sin vacilar pese a casarse al día siguiente. A mí Amy me ha encantado, y solo llevamos un capítulo, por lo que no me imagino lo que puede llegar a ser en toda la temporada.

Igual, pero diferente

The Eleventh Hour nos ha traído tranquilidad, la tranquilidad de saber que con Moffat la serie va a seguir siendo la misma pese a cambiar de protagonista y no tener a gente como Russel T. Davies a su lado. Pero Moffat también nos ha traído otra cosa, y es una evolución de la serie.

Y cuando digo evolución lo digo en plan positivo, ya que hemos podido ver en este capítulo como Doctor Who se ha vuelto un poco más adulta. Esa referencia llamándole sexy a la T.A.R.D.I.S., esa cara de Amy viendo al Doctor desnudándose o el propio trabajo de ella misma como kissogram aleja un poco a la serie de un ambiente para todos los públicos y la acerca a algo más adulto sin perder su esencia.

La nueva T.A.R.D.I.S.

Si esto no fuera poco, Moffat también nos ha traído a un Doctor mucho más arrogante y confiado, solo hay que ver esa escena final (con genial homenaje a los anteriores doctores) donde Matt se enfrenta a los invasores diciéndoles que la Tierra está más que protegida por él y es mejor que corran.

Finalizando, The Eleventh Hour ha sido, para mi, un capítulo redondo que nos ha mostrado lo que va a ser la era Moffat, un nuevo mar de posibilidades donde el Doctor se va a poder sumergir acompañado por la genial Amy Pond. Ahora a esperar a ver los capítulos normales dentro de una semana, yo ya me estoy mordiendo las uñas ¿y vosotros?

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos