Compartir
Publicidad

Los pequeños baches de '30 Rock'

Los pequeños baches de '30 Rock'
21 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Al principio de esta cuarta temporada de ‘30 Rock’, había un crítico estadounidense que decía que lo que la serie intentaba hacer todas las semanas era muy difícil. Su impulso no es el desarrollo de los personajes, la comedia no proviene de ellos (como ocurre en ‘The Office’ y ‘Cómo conocí a vuestra madre’), sino que sus capítulos siguen el lema de meter el mayor número posible de bromas por minuto, aderezadas además con un importante nivel de absurdo y con pequeños detallitos graciosos aquí y allá. Puede haber algún episodio en el que funcionen muchos chistes, pero no el conjunto, y otros en el que no funcionan bien ni las partes ni su suma, pero cuando todo encaja, no hay comedia que pueda superarla. Lógicamente, semejante nivel es difícil de mantener todas las semanas, aunque siempre tengan algo que salve los episodios.

En esta cuarta temporada, empezaron con unos pocos episodios en los que casi todo encajaba a la perfección, para seguir después con otros un poco más descompensados. Han contado con algunos invitados especiales que, en general, han estado bien utilizados, desde James Franco y su graciosa fijación por las almohadas anime, a Julianne Moore y un exagerado acento de Boston o Elizabeth Banks dando vida a una presentadora de un programa político muy conservador y muy gritón, y también han acertado en algunas subtramas, como la rivalidad entre Jenna y Danny, el nuevo actor de TGS. Otros chistes (muchos de los de Tracy últimamente) están menos logrados.

Sin embargo, conviene recordar que ’30 Rock’ siempre ha sufrido de esta irregularidad. Sus primeros capítulos no funcionaban bien como un todo hasta que no vieron que el ancla del show tenía que ser la pareja Jack-Liz, y luego disfrutaron de un tramo en la segunda temporada repleto de capítulos grandiosos (como el de Greenzo). Los baches son habituales en las comedias y, en general, en cualquier serie de televisión, y cuando se llega a la cuarta temporada, es normal que algunos aspectos necesiten una renovación.

Pero una cosa hay que reconocerles. En todos los capítulos, incluso los menos flojos, hay un gag que merece la pena, y de lo que llevamos de temporada, aunque ha habido algunos realmente conseguidos, debo decir que mi favorito es la grabación de la cabecera de ‘Dealbreakers’, el talk show de Liz Lemon que luego no llega a ninguna parte. Entre la incomodidad de Lemon ante la cámara y el chiste con la cámara de alta definición, ha sido uno de los puntos álgidos de toda la parrilla de la NBC. Porque aunque no siempre acierten, ’30 Rock’ sigue siendo una gran comedia, no para todos los públicos, pero estupenda.

En ¡Vaya Tele! | ‘Rockefeller Plaza’: Quizás la mejor comedia del momento

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio