Publicidad

Los problemas de la ficción en el prime time español

Los problemas de la ficción en el prime time español
20 comentarios

Recuerdo que hace unos años, las noches, televisívamente hablando, se centraban en esperar con ganas la llegada de la serie de turno. Si primero fueron las series americanas, con producciones inolvidables que iban desde 'Falcon Crest' hasta 'Canción triste de Hill Street', pasando por 'Expediente X' o 'Ally McBeal', después empezaron a copar las noches de las parrillas las series españolas, en un resurgir de la ficción nacional que fue muy celebrado y que auguraba el crecimiento de la industria audiovisual del país, impulsándolo a nuevas cotas.

Series como 'Médico de familia' o 'Farmacia de Guardia' lanzaron la maquinaria hacia adelante y las productoras y los espectadores aceptaron un reto que tuvo un resultado fantástico y que nos dejó producciones como 'El Internado', '7 vidas', 'La Señora'... productos de diferente índole, sin miedo a tocar este u otro género, con un acabado más que digno que, además, trataban temas, rutinas y desvelos que nos resultaban cercanos, pues nos hablaban de nosotros mismos.

¿Un bache para la ficción?

Hoy en día, vivimos un período extraño en cuanto a ficción se refiere. Los últimos productos nacionales, incluso los que tienen más seguidores, no consiguen romper techos como se hacía antes. Pero es que con las series extranjeras es peor, difícilmente consiguen asentarse en prime time, y, de hecho, ni Antena 3, ni Telecinco, ni TVE tienen ni una sola serie extranjera en este horario, algo impensable hace unos años, cuando 'C.S.I' era aún líder indiscutible los lunes. Ahora mismo, Antena 3 es la única que se atreve (de manera puntual) con este tipo de programación, que se ha convertido en algo ocasional cuando antes era la tónica general y ya está anunciando el regreso de 'Once upon a time'.

csi ny

De hecho, a principios de abril, se podía ver que, en la parrilla de Telecinco, no había ni un solo producto de ficción por las noches, y todo estaba copado por programas. ¿Qué está pasando? ¿Por qué la ficción ha perdido su hegemonía? Parece que, realmente, existen muchas causas que pueden explicar este problema.

En primer lugar, alguien hablaría de ciclos vitales. Si antes triunfaban las series extranjeras, y después quisimos ver esas mismas tramas en versión española, ahora, a nivel mundial, se está viviendo un auténtico boom de programas que se salen de la norma, concursos que explotan los lados más bizarros del ser humano, docushows que nos muestran facetas divertidas y docurrealities que ponen sobre la palestra realidades sugerentes. La adaptación de estos programas al universo cercano del espectador (como los 'Mira quien salta' o los 'Masterchef' pasando por los 'Supernannys') es tendencia ahora mismo.

Los programas han girado hacia la "realidad" y es lo que los espectadores demandan en este momento. Les gusta ver los reencuentros de 'Hay una cosa que te quiero decir', pero también las vidas de los 'Españoles en el mundo', tienen un punto de cercanía, sorpresa y aventura que, de momento, no deja de enganchar.

Ficción vs programas

aguila roja

Por otro lado, es indiscutible que producir ficción es muchísimo más caro que hacer un programa. Esto se resuelve en que las cadenas se lo piensan muy mucho a la hora de adentrarse con un estreno, las temporadas de las series tardan mucho más tiempo en salir a antena (claros están los ejemplos de 'Águila Roja' o 'Tierra de lobos') pues tienen miedo a arriesgar y esperan el momento que ellos consideran idóneo para que todo sea perfecto. En ese punto, entra en juego la contraprogramación y la guerra entre cadenas, que, para mí, es una demostración de poder llena de rabia inútil, y que, realmente, se está cargando muchísimas producciones muy valiosas.

Las series nacionales cuentan además con el hándicap de que son larguísimas (capítulos de 70 minutos)y que empiezan a emitirse pasadas las 22:30 de la noche, con lo que para muchos espectadores es mucho más sencillo engancharse al programa de turno, de ritmo rápido y contenido ligero, que a una serie que les pide mucha más atención y de la que, en muchos casos, no podrán ver el final del capítulo porque termina a una hora prohibitiva.

Afortunadamente, las cadenas siguen apostando por la ficción nacional pero, en muchas ocasiones, no le dan el tiempo y la confianza suficiente para que ese producto demuestre su valía. Claro está, no pueden cerrar los ojos cuando esa producción está perdiendo espectadores o no llega a la media de la cadena pero, a veces, mantener una línea y seguir ese cauce puede tener buenos resultados a medio plazo. Últimamente, se han atisbado series con potencial que no han podido explotar todos sus recursos. 'Luna, el misterio de Calenda' o 'Familia' me parecen buenos ejemplos de lo que trato de explicar.

En cuanto a las series extranjeras, la situación me resulta mucho más curiosa. Las cadenas españolas se recrean en anunciar a bombo y platillo que han adquirido tal o cual serie que está arrasando en Estados Unidos. Después, no se atreven a programarla en los prime time de sus cadenas estrellas (ni Antena 3 ni Telecinco, sino Neox o Cuatro)y, de hecho, muchas veces tienen problemas para sacarle rentabilidad real a ese producto supuestamente tan cotizado.

homeland

Los "canales menores" son receptáculo cada vez más de las grandes series de estreno y de increíbles comedias: 'Modern Family', 'Juego de Tronos', 'The Big Bang Theory', 'Cómo conocí a vuestra madre' en Atresmedia; 'Homeland', 'Elementary', 'The americans', 'Cougar town' en Mediaset... y sus pases, salvo excepciones, apenas logran despuntar. Quizá, gran parte del público interesado en estos contenidos ya se ha buscado las mañas para ver por su cuenta sus series favoritas, mientras que el público restante no es seguidor acérrimo de este tipo de ficción y prefieren ver un programa de corte más simple.

Como sea, la producción de programas está viviendo una era de expansión, gracias también a los universos generados por el magma de las cadenas (si Mediaset tiene a todos los 'Sálvames', 'Gran Hermanos', etc para circular por sus programas, Atresmedia se ha puesto las pilas y está generando su propio "censo" de famosos con Santiago Segura, Arturo Valls, Florentino Fernández... personajes con carisma que empiezan a salir hasta en la sopa), que generan fidelidad, mientras que las ficciones, a las que todos adoramos y que constantemente nos dejan con la boca abierta, pasan con mucha pena y poca gloria por su andadura televisiva.

En ¡Vaya Tele! | La mala audiencia de la ficción nacional, ¿bache o tendencia?

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios