Compartir
Publicidad

'Louie', la espera mereció la pena

'Louie', la espera mereció la pena
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Por fin, hace apenas unos días pudimos disfrutar del regreso de 'Louie', esa serie del canal FX que escribe, dirige y protagoniza el cómico norteamericano Louis C.K. y que nos cuenta las vicisitudes de un monologuista corriente y moliente en el ajetreado Nueva York. 'Louie' no es una serie para todos los públicos, su humor negro y corrosivo y su antiheroico protagonista la hacen especial. Y aún así, para alegría de todos sus fans, la sitcom está consiguiendo una proyección estupenda que ya cuenta con cuatro temporadas a sus espaldas.

Había muchas ganas de volver a ver esta serie, porque apuesta por un humor personalísimo que no ofrece ninguna otra comedia y porque hemos tenido que esperar dos años para ver los nuevos capítulos, después de que Louis C.K. pidiera un año de excedencia para dedicarse a otros proyectos pero también para poder preparar una sólida cuarta entrega. El 5 de mayo se estrenaron los dos primeros capítulos de la temporada, y la serie regresó como si nunca se hubiera marchado, sin prisa pero sin pausa, siguiendo la misma línea que a sus seguidores nos encandila.

La rutina da risa

louie-model

Una de las cosas que más me gusta de esta serie es su capacidad para generar tramas salidas de lo más cotidiano y rutinario de la vida de cualquier individuo. Como seres humanos, parecemos compartir ciertas verdades que simplemente con ser presentadas, no hace falta explicarlas, nos llegan muy adentro porque, básicamente, son de verdad. Esa secuencia en la que Louie y sus amigos cómicos (menudos cameos tiene esta serie) juegan al póker mientras hablan de masturbación es un ejemplo.

Pero, a la vez, 'Louie' nos lleva siempre por unos derroteros inimaginables, que siempre acaban sorprendiéndonos. Ahí tenemos ese capítulo dos: cuando vemos a Louie subir al flamante descapotable de esa atractiva joven, la expectación nos invade. Nuestra experiencia como espectadores de esta serie viene a decirnos que, en cualquier momento, pasará la cosa más extraña, así que ya estamos impacientes por saber qué puede ocurrir. Por supuesto, el giro llega y no nos defrauda. Se basa en un recurso muy usado en la serie: convertir al personaje en víctima de unas circunstancias que no ha escogido y resulta aterrador y, a la vez, y, de forma complementaria, muy divertido.

Porque 'Louie' es muy crítica socialmente y muy dura con ciertos comportamientos pero, para que eso funcione, el primero que se pone en el disparadero es el propio protagonista, que discurre su vida vagando de situación ridícula en situación ridícula: su espalda se engancha por la tensión que le produce estar en un sex shop, o se resbala y cae al suelo mientras está con una modelo en ropa interior.

Se masca la comedia

louie

También me gusta mucho cómo se trabajan ciertos momentos, cómo se preparan para que estallen en el momento adecuado, por ejemplo, en la secuencia en la que Louie visita a su nuevo doctor, ese hombre que almuerza totalmente impasible al hecho de que un paciente esté sentado en la silla de enfrente. La secuencia parece muy sencilla y clara pero, en verdad, se construye de manera que cada pequeño momento juegue en favor de cargar las tintas. Cada sutil acción y cada frase va llenando una pala que ya está a rebosar de carbón. Se crea una atmósfera muy rica a la que no sabemos muy bien cómo hemos llegado y, tal vez por ello, cuando explota resulta deslumbrante.

Además, 'Louie' sabe jugar con las pequeñas tragedias de nuestra vida, las que todos sufrimos pero que parecen tan mínimas que casi da apuro detenerse en ellas: como hacerse mayor y cumplir años, o tener que madrugar, o no saltar ante ese amigo que parece saber de todo... y todo ello es contado desde la naturalidad, desde el feísmo y hasta la antipatía, para que nos resulte más chocante pero también verosímil.

Ese es el complejo cocktail que 'Louie' lleva a cabo desde hace cuatro temporadas: costumbrismo, surrealismo, exageración, fobias... un tránsito divertido pero apacible que, en realidad, prepara el giro final, el momento que pondrá a Louie contra las cuerdas y le hará sufrir de la manera más extraña (y cruel). Y diálogos muy buenos, muy naturales y muy buenos; y secuencias memorables y muchísimos cameos... ¿Os he dicho ya que me encanta esta serie?

En ¡Vaya Tele! | La cuarta temporada de 'Louie' llega el 9 de mayo a Canal+ Series

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio