Compartir
Publicidad

'Mad Men', vamos que nos vamos

'Mad Men', vamos que nos vamos
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Mad Men' ofrece sus últimos episodios, después de que AMC decidiera repetir la estrategia seguida con 'Breaking Bad' y partir la última temporada en dos. Los fans de la serie sentíamos una expectación irritante por ver cómo se desarrollaría la culminación de una de nuestras ficciones favoritas. Pero 'Mad Men' sigue sus propias sendas y con 'Severance' lo ha seguido demostrando.

Ahora que está soltero, el desfile de mujeres por el dormitorio de Don Draper parece interminable. Incluso "utiliza" su infancia, aquel pasado sepultado en el gran secreto de su identidad, como un arma generadora de las anécdotas más divertidas. Pero, demasiado bien le conocemos ya, no es ni un poco feliz. Su búsqueda obsesiva de más y más amantes es una espiral dolorosa. Ha sido impactante encontrarse con la muerte de Rachel y muy interesante ese nuevo affaire con la camarera que lee a Dos Passos, y que le recuerda a alguien...

El precio de las cosas

Dospassos

No ha habido grandes fuegos artificiales, pero sí una continuidad lógica y engañosa, de ésa que nos hace meternos en el barro sin que nos demos cuenta. Por eso, vemos a una Peggy seca y dura, que ansía emparejarse aunque no se lo reconozca a ella misma, y que se siente avergonzada por haber fantaseado con un extraño con un idílico viaje a Paris. Hace mucho que Peggy no se permite ser esa chica vulnerable a la que el Padre Gill entregó un huevo de Pascua.

Las cosas tampoco son fáciles para Joan. La "charla" de trabajo sobre las medias Topaz nos coloca frente a una situación nada inhabitual, por cierto. Los interlocutores no sólo son unos machistas de manual, sino que además consideran terriblemente ingenioso cada cosa que dicen. Joan ha sido una mujer objeto en muchas ocasiones y no va a rendirse ahora. Su visita a los grandes almacenes y la adquisición de diversos modelitos es una prueba de ello.

Por último, hablaremos de Ken Cosgrove. Nunca ha sido uno de los protagonistas más destacados, pero los momentos en los que ha aparecido en pantalla nos han conquistado. En este primer capítulo ha capitaneado una de las tramas. El escritor de relatos (tristes y dulces) que entregó un ojo por la empresa (y no en sentido figurado) ha sido despedido y... reconvertido en cliente. Él anuncia mucha guerra pero, como sabemos que es bastante buenazo, no sabemos cómo acabará la cosa.

En ¡Vaya Tele! | Despidiendo a 'Mad Men'

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio