Compartir
Publicidad

'Masters of sex', el insondable mundo de eso

'Masters of sex', el insondable mundo de eso
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

'Masters of sex' es una de las series que más expectación ha levantado de cara a su estreno en este nuevo curso 2013/ 2014. ¿La razón? Pues eso, que Showtime se la juega con una historia protagonizada por uno de los temas que han torturado, torturan y torturarán al ser humano: ¿cómo funciona el sexo? ¿qué excita a las personas?, ¿qué consecuencia física tiene todo ello?, ¿se puede estudiar y así, por supuesto, mejorar esta materia?

Michelle Ashford ha cogido el libro de Thomas Maier: 'Masters of sex' y ha construido una historia que nos remite al ensueño de los años 60, con el innegable pro que supone que lo que estamos viendo está basado (más o menos) en hechos reales. Así pues, nace este 'Masters of sex', una serie que nos habla de los estudios que, acerca de la sexualidad humana, comenzó el doctor William Masters, junto a su ayudante, Virginia Johnson, y que revolucionarían para siempre la manera de entender el sexo.

Los problemas de un polémico estudio

masters-sex2

Es innegable que la premisa de la serie es potente pero, y después, ¿sirve para desarrollar una buena historia, de las que enganchan? Todo parece indicar que sí. El inicio de 'Masters of sex' está imbuido por todas las trabas que Masters encontró a la hora de comenzar su estudio. Masters, interpretado por Michael Sheen, es un eminente doctor en el campo de la fertilidad, un reputado médico al que muchas parejas consideran el salvador de su matrimonio al "ayudarles" a tener hijos.

Por eso, nadie parece entender el porqué de este nuevo estudio que quiere emprender y que, por tratarse de un polémico asunto, puede incluso poner en riesgo su carrera. Tal vez por eso elige a Virginia como compañera de fatigas, porque es una mujer que habla del sexo con naturalidad, que parece practicarlo con libertad y que es capaz de responder a su pregunta: ¿por qué fingen las mujeres sus orgasmos?

Personajes sacados de la vida real

Uno de los elementos con los que más juega la serie es el conflicto derivado del choque de personalidades de los protagonistas. El doctor Masters es un tipo particular: serio, incluso taciturno y estirado, es un adicto a su trabajo y a sus investigaciones. Curiosamente, a pesar de su gran interés por aprender sobre el sexo, tiene una tristísima rutina junto a su esposa. No pueden tener hijos, le oculta que es él el esteril y convierte cada encuentro sexual en un incómodo examen cuya recompensa podría ser engendrar. Su trato educador y protector hacia su esposa parece más bien un frío interés en apartarla de su vida. Sin duda, Masters es para mí el personaje más interesante.

master-of-sex

También Johnson está trabajada para que resulte alguien atractivo. Sus virtudes más lógicas son la naturalidad y empatía con que maneja sus asuntos, y las buenas mañas que sabe emplear para lograr su objetivo. Es cercana pero también una tanto enigmática, como tan bien se encarga de decir su enamorado, el Doctor Haas, que cae a sus pies desde el minuto uno. Y aquí le pongo yo un pequeño pero a la serie. No me ha gustado demasiado el personaje de Haas, me parece que ha sido el sacrificio necesario para ensalzar la figura de Virginia, ver lo buena que es ella, a través de los obsesionados ojos de él.

Otras pegas que pondría a este, por otro lado, prometedor arranque, es la subtrama de los "voluntarios". Me parece que se soluciona muy fácilmente y que es hasta un poco raro que no les cueste nada en absoluto convencer a dos personas para que tengan sexo el uno con la otra. Tal y como está narrado resulta hasta romántico, pero supongo que debe distar bastante de cómo fue en realidad. De hecho, es fácil apostar porque la relación entre Jane y el doctor Langham nos dé bastante juego a lo largo de la serie.

Pero, en general, pues bastante bien, la verdad. La historia es interesante y, desde luego, la estupenda puesta en escena y esa estética cognac de los años 60 con la que resulta tan fácil dejarse llevar es otra de sus virtudes. Los fans de las series vintage, con un toque chic, con personajes complejos, con diálogos que insinúan, con un humor negro de ése que te atraca de repente, a mano armada, como deben hacer los buenos dramas, podemos estar de enhorabuena.

En ¡Vaya Tele! | 'Masters of sex' será la nueva serie de Showtime para 2013

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio