Publicidad

Mitos de la ciencia ficción en TV (IV): 'The Invaders' ('Los invasores')

Mitos de la ciencia ficción en TV (IV): 'The Invaders' ('Los invasores')
4 comentarios

Publicidad

Publicidad

Los invasores, seres extraños de un planeta que se muere: Destino: La tierra. Propósito: apoderarse de ella. David Vincent los ha visto. (...) Ahora sabe que los invasores han llegado, que se han adaptado al aspecto humano. Debe convencer a un mundo incrédulo de que la pesadilla ha comenzado

Así daba inicio cada capítulo de ‘Los Invasores‘, ‘The Invaders’ en su título original, una serie que en tan sólo dos temporadas en antena, de enero del 67 a marzo del 68, dejó una huella considerable en la forma de tratar las invasiones extraterrestres en televisión.

‘The Invaders’, creada por Larry Cohen antes de que probara suerte en el mundo del cine de terror, buscaba ser la sustituta del éxito de ‘El Fugitivo’ o al menos eso deseaba su productor, Quinn Martin. Tomando un argumento clásico de la ciencia ficción y convertido en arquetipo por ‘La invasión de los ladrones de cuerpos’ (1950), ‘Los invasores’ trató de serializar ese escondido ataque extraterrestre a la tierra.

El argumento es casi propototípico. David Vincent, un arquitecto bien considerado en su comunidad e interpretado por Roy Thinnes, descubre por accidente que una invasión secreta está tenido lugar en nuestro planeta. Los extraterrestres han conseguido hacerse pasar por humanos mediante una compleja técnica de mutación y han comenzado a sustituir a los terrícolas.

Partiendo de esa base que ya había servido para la paranoia y las metáforas de la guerra fría en el cine de ciencia ficción de los años 50, ‘The Invaders’ da un paso más y complica las tramas. Al contrario que en los films, David Vincent sí consigue que varias personas le crean y se unan en su lucha contra la invasión secreta. Además, un grupo de extraterrestres que, al contrario que la mayoría de los de su raza, sí puede sentir, se opone a tomar la tierra por la fuerza. Y, por último, la serie resulta ser todo un despliegue de imaginación en su manera de caracterizar a los aliens.

Invaders

Algunos de esos detalles son entre sorprendentes e hilarantes: los extraterrestres no sólo no tienen pulso (de hecho, tampoco corazón), sino que no pueden mover su dedo meñique, que por culpa de un fallo en la mutación siempre se quedaba rígido. Ésa era una de las pocas maneras con las que David Vincent, siempre en constante huida, podía probar que no estaba loco.

Porque había otro problema: en cuanto un extraterrestre moría, no había manera de hacerle una autopsia que demostrara que estaban entre nosotros. Simplemente, su cuerpo se descomponía en cuestión de segundos hasta no dejar rastro.

Como he comentado antes, la idea es que ‘Los Invasores’ recogiese el testigo de ‘El Fugitivo’ y eso se notaba en la estructura de la serie, donde el protagonista siempre estaba huyendo por todos los EEUU. No sólo escapaba de quienes le tomaban por loco, sino que también iba en busca de las bases secretas, ocultas en los graneros de pequeños pueblos, donde los extraterrestres tenían que “recargarse”. Sí, sí, he escrito recargarse: si pasaban demasiado tiempo en su forma humana sin ir a sus tubos de cristal, también morían.

Al final, fue la propia estructura de la serie la que acabó por condenarla. Los espectadores se habían cansado de series donde los protagonistas se pasaban la vida huyendo y acabaron por darle la espalda a ‘Los Invasores’ en su segunda temporada. Sin embargo, la serie se vendió bien fuera de los EEUU y llegó a ser influyente entre los aficionados a los ovnis. De hecho, el doctor Jiménez del Oso utilizaba su sintonía cuando quería tratar el tema de los extraterrestres en sus programas de fenómenos extraños y parapsicología.

En 1995 se realizó una miniserie de tres horas del mismo título en forma de homenaje a la original e incluso salía el propio Roy Thinnes interpretando a David Vincent, un papel en el que quedó encasillado para siempre. Además, hay varios libros basados en la serie original, que incluso tiene un final apócrifo, según el cual David Vincent conseguía por fin convencer al mundo de que los invasores estaban entre nosotros y la tierra se libraba de ellos. Realmente, quien difundió esa idea arruinó la original, mucho mejor.

ATENCIÓN SPOILER: en el final de la serie el espectador descubre que, en realidad, Vincent es miembro de una segunda raza de extraterrestres, cuyo único objetivo también es conquistar la tierra, pero que necesita librarse antes de los primeros invasores. FIN SPOILER

‘Los Invasores’ es una buena muestra de cómo la ciencia ficción de los 50 consiguió influir en la televisión y de cómo el género experimentó en lo 60 un notable auge hasta el punto de querer luchar por las audiencias masivas.

Para terminar, os dejo con la canción ‘Bad, Wicked World‘, en la que Frank Black, el que fuera cantante de los Pixies, rinde homenaje a ‘Los Invasores’:

En ¡Vaya Tele! | Mitos de la ciencia ficción en TV: The Twilight Zone, Gene Roddenberry, Babylon 5

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios