Publicidad

'Penny Dreadful', terror sangriento y clásico

'Penny Dreadful', terror sangriento y clásico
12 comentarios

Publicidad

Publicidad

El género del terror está en boga en televisión, de eso no hay duda, pero lo que Showtime aporta con 'Penny Dreadful' es algo que no hacen 'American Horror Story' ni 'The Walking Dead', que es irse a lo más clásico. Sí, hay aquí mucha sangre y sexo explícito, pero las publicaciones semanales victorianas de las que la serie toma su título estaban llenas también de emociones fuertes, de cruentos crímenes y de todo el erotismo que se podían permitir. John Logan, creador de la serie, no sólo está picando de aquí y allá, sino que el estilo de todos los capítulos es el de una cinta de terror clásica, tipo las de la Hammer. 'Penny Dreadful' ha tenido más publicidad en España por eso de que J.A. Bayona ha dirigido los dos primeros episodios, pero hay bastante más en esta serie que el toque del cineasta español.

Como es ya bien sabido, Logan toma personajes muy conocidos de la literatura gótica y de horror del siglo XIX y los mezcla en una coctelera que incluye a un pistolero americano que huye de sus problemas con la justicia en su país y a una prostituta irlandesa aquejada de tuberculosis. La mezcla de Frankestein, el mito de Drácula y hasta lo que parece la obra del hombre lobo (e incluso Jack el Destripador) ha hecho que bastantes críticos se acuerden de Alan Moore y su 'The League of Extraordinary Gentlemen', si ese cómic se hubiera escorado hacia el gótico más desatado. 'Penny Dreadful' tiene los ingredientes de las historias de miedo del XIX, y hasta un lenguaje florido muy acorde con ellas.

Sangre con estilo

pennydreadful

Que la serie apuesta por el clasicismo para contar su trama llena de excesos queda muy claro ya desde el principio, con esa larga escena de Vanessa Ives rezando ante un crucifijo, o cuando vemos por primera vez a Frankenstein reanimando a su monstruo (más bien, al segundo monstruo, que el primero está también muy cerca de ser Mr. Hyde). No se apuesta por el montaje de planos cortos y escorados, sino por secuencias largas, un ritmo pausado y mucho diálogo, además de valerse del viejo truco de dejar que la oscuridad haga parte del trabajo. Por ahora, en los tres episodios emitidos, hemos conocido más al señor Murray, que reúne al grupo para buscar a su hija Mina, a la medium Vanessa y a Chandler, el pistolero. Y sabemos que Murray es bien capaz de sacrificarlos a todos por conseguir su propósito.

Para alguien que esté familiarizado con esa literatura decimonónica, puede ser divertido encontrar pequeños guiños a 'Los crímenes de la calle Morgue', a 'El fantasma de la ópera' o ver los giros que Logan ha imprimido a algunos de los personajes. El que todavía es un misterio es Dorian Gray, del que apenas hemos visto su presentación, pero será interesante comprobar qué papel jugará en todo esto. También es un curiosa la mezcla entre los mitos vampíricos y las historias de dioses egipcios que regresan de entre los muertos, una mezcla que parece que va a impulsar la "caza" liderada por Murray.

La primera temporada sólo van a ser ocho capítulos, y aunque es muy probable que la trama deje de tener sentido al final, hasta ahora es una serie muy disfrutable. No es trepidante y tiene algún eslabón débil en el reparto, como Josh Hartnett, pero el ambiente del terror victoriano está muy logrado. Aparte, visualmente está muy cuidada. La producción de Sam Mendes (que trabajó con Logan en 'Skyfall') ha hecho que se haya contado para el apartado técnico con los mejores nombres disponibles, incluidos Gabriella Pescucci, Oscar al mejor vestuario por 'La edad de la inocencia', y el compositor Abel Korzeniowski, que se hizo conicido gracias a la música para 'Un hombre soltero'. Ah, y no se nos olvida que, además de Mendes y Logan, hay otros ex integrantes de las películas de James Bond como Timothy Dalton y Eva Green.

En ¡Vaya Tele! | 'Penny Dreadful' nos intriga con un muy sobrenatural primer tráiler

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir