Compartir
Publicidad
'Shameless' comienza su temporada 8 acomodada en su propia fórmula
Series de ficción

'Shameless' comienza su temporada 8 acomodada en su propia fórmula

Publicidad
Publicidad

Ocho temporadas ya. Parece mentira que ya llevemos ocho años (algo menos, en realidad) viendo crecer a una de las familias más peculiares de la televisión: los Gallagher. Los de Chicago, aclaro, que los de Manchester tiempo ha que no sabemos de ellos. Showtime (y Movistar+ en España) estrenó a principios de este mes de noviembre la octava temporada de 'Shameless' y podemos decir, que la serie sigue "como siempre".

Y tranquilos que, para mí este "como siempre" solo quiere decir que 'Shameless' sigue en plena forma. Quizá ya no esté a los niveles de hace cuatro años, pero por otro lado logra que ese estancamiento que viene experimentando la serie desde hace años no sea tal. Estamos en una etapa en la que los pequeños de los Gallagher entran en su madurez personal y los mayores se ven más libres del ejercer como padres y siguen con sus problemáticos.

Shameless

La octava temporada de 'Shameless' comienza, de hecho, sin ningún conflicto a la vista pero con esa constante sensación de que las cosas no pueden ser tan fáciles para los Gallagher. Fiona (Emmy Rossum) con un nuevo edificio en el que tendrá que lidiar con los inquilinos morosos y problemáticos; Lip (Jeremy Allen White) intenta seguir sobrio con su trabajo de mecánico mientras intenta "olvidar" a Sierra; Ian (Cameron Monaghan) trabajará como paramédico junto al punto de ayuda para jóvenes en el que trabaja Trevor (Elliot Fletcher), su ex.

En el lado de los ya no tan pequeños Debbie (Emma Kenney) parece haberse estabilizado cursando un ciclo formativo de soldadura; Carl (Ethan Cutkowsky) está en plena efervescencia de disciplina militar aunque tenga la labor de colocar la metafentamina heredara de Monica; Liam (Christian Isaiah) sigue en el colegio para ricos donde empieza a darse cuenta de que le usan porque tener un negro queda bien en los folletos y Frank Francis (William H. Macy) tiene su clásica epifanía post-traumática. La diferencia es que esta vez parece ir más serio que nunca con su cambio de vida.

Shameless 801 2401 R Full

Ya a partir del segundo episodio vemos cómo van apareciendo ya los primeros problemas. Pero no tanto en la casa sino por más factores externos. También respecto a Kev (Steve Howey) y V (Shanola Hampton), que aun siendo la trama más cómica tienen ante sí una gran exploración del pasado del personaje interpretado por Steve Howey que, tras cuatro episodios, es más trágica de lo que parece en principio.

Y es curioso porque, con el tema de Svetlana (Isidora Goreshter), hemos pasado del Alibi al Patsy Pies y es un cambio de ambiente que no está funcionando tanto como debería. Estoy echando mucho de menos esas escenas del bar, con esos borrachos que representan lo más exagerado del fragmento de la población obrera en una zona deprimida de una gran ciudad.

La octava temporada de 'Shameless' no promete tomar vuelos tan altos o tan caóticos como entregas anteriores. Si a eso le sumamos que llegaron hace tiempo a una buena zona de confort tanto a nivel técnico como de guion, nos encontramos con una serie de visionado cómodo siguiendo esa visión gamberra de un drama familiar por el que se han movido desde que Paul Abbot creó la serie original en Reino Unido.

No voy a entrar en el debate de qué serie es mejor o peor. La americana hace tiempo que encontró su propio camino y, la verdad, es que es estupendo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos