Publicidad

Hello Ladies', una comedia con el poder de seducción que su protagonista necesita

Hello Ladies', una comedia con el poder de seducción que su protagonista necesita
5 comentarios
HOY SE HABLA DE

Publicidad

Publicidad

Hace unas semanas que esta comedia de estreno de HBO despidió su temporada debut tras ocho episodios; mi compañero Albertini dejó aquí sus impresiones tras los primeros capítulos con una idea bastante generalizada entre el público y la crítica de que la propuesta de Stephen Merchant no estaba a la altura de sus pretensiones o de sus trabajos previos. Merchant es colaborador habitual de Ricky Gervais y sus habituales mockumentaries y en este trabajo sin él (pero con los guionistas de la adaptación americana de ‘The Office’) sigue por ese camino de la comedia de vergüenza ajena y humor incómodo.

Aún no se conoce el futuro de la serie, cuyas audiencias la han dejado fuera de las listas de datos semanales del cable. Por una parte, HBO suele conceder segundas temporadas y la relación con Merchant y Gervais ha sido muy sana hasta el momento. Sin embargo, que esté esperando tanto a confirmarlo ha hecho saltar las alarmas; quizá veamos un especial de cierre como han hecho con ‘Life’s Too Short’ o directamente ese final sea lo último que sepamos de Stuart pero, en cualquier caso, esta primera temporada queda cerrada si consideramos sus ocho capítulos como un pequeño episodio de evolución personal de sus protagonistas.

Hello Ladies’ ha sido en mi opinión injustamente vapuleada. Stephen Merchant se coloca a la cabeza de un planteamiento que requería mucha habilidad para mantener al personaje en la delgada línea cómica que hay entre el rechazo y la lástima, una línea que se ha seguido de forma irregular pero mayormente satisfactoria a lo largo de la temporada. El gran acierto de los guiones y del acercamiento interpretativo a Stuart es algo que aún no se dejaba ver con claridad en las primeras entregas, y es que lo que ese aura de perdedor e inepto social poco a poco va aderezándose con grandes dosis de egoísmo.

Stuart se convierte en un ser tan imbécil, interesado y mísero que consigue que el espectador saboree cada vez más las humillaciones en las que él mismo se encierra. Ya no es el hecho de que las situaciones sean divertidas por sí mismas sino que Merchant crea esa dinámica entre el personaje y un espectador ávido de verle fallar y ponerse en ridículo. ‘Hello Ladies’ también aprovecha para meter el dedo en el ojo al mundo del entretenimiento y la vida de éste en Los Ángeles, dejando sus pequeñas perlas sobre la calidad de las conexiones humanas o la postura glamurosa de muchos.

Humillación pero con corazón

stuart
La pequeña pero gran lágrima de Wade
Su otro punto fuerte recae en algo diametralmente opuesto a todo lo anterior. Aunque, como suele ser habitual con los falsos documentales - y este lo es en esencia aunque no en forma-, el acercamiento a la historia huye de todo sentimentalismo en lo que respecta a Stuart y Jessica –compañera de piso y actriz fracasada-, la historia encuentra su punto melancólico y un pequeño poso emocional con el personaje de Wade, otro perdedor pero con ese punto bonachón que deja su pequeña huella en cada episodio hasta que culmina en uno de los momentos más conmovedores del año televisivo.

Sin embargo, el problema de ‘Hello Ladies’ es que con su planteamiento y su estimulante acercamiento al personaje de Stuart y su entorno, lo que sobre el papel funciona en ocasiones no se ve reflejado en los episodios y el resultado es una propuesta algo irregular que requiere compromiso por parte del seguidor, que ha de quedarse con la colección de momentos destacables de cada entrega y pasar por alto otros más reiterativos o fallidos en su puesta en escena o en el tempo del gag, que en ocasiones se alarga demasiado. También me decepcionó cierto giro en el desenlace del último episodio, un capítulo que pretende ser un pequeño escalón en la evolución emocional de sus protagonistas y que encaja bien con todos ellos menos con Stuart, cuya evolución se me antoja incoherente sin nada que justifique una dulcificación del personaje.

‘Hello Ladies’ no es esa comedia redonda que recomiendas a ciegas, tiene un potencial que no acaba de explotar pero funciona lo suficiente como para crear complicidad con el espectador (algo básico este subgénero cómico) y presentar una colección de momentos hilarantes con el peso suficiente para mantener vivo el interés. Si disfrutáis de ese humor de la vergüenza ajena; si os gusta cómo se ponen en ridículo en ‘Extras’ o cómo se ríen del mundo del espectáculo en ‘Episodes’, quizá deberíais darle una oportunidad a esta reciente propuesta de HBO.

En ¡Vaya Tele! | 'Hello Ladies', el ligoteo no funciona

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios