Compartir
Publicidad

'The Astronaut Wives Club', siete pasteles con glaseado

'The Astronaut Wives Club', siete pasteles con glaseado
2 Comentarios
HOY SE HABLA DE
Publicidad
Publicidad

La Guerra Fría fue un largo combate que se disputó, de manera indirecta, en los lugares más insospechados. Como, por ejemplo, en el espacio. La carrera espacial era sinónimo del poderío tecnológico y armamentístico. La URSS tomó la delantera en 1958 con el lanzamiento del Sputnik, por eso, desde los Estados Unidos se creó el Proyecto Mercury, en el que siete hombres fueron elegidos después de durísimas pruebas para ser los primeros astronautas de su país.

El canal ABC se ha decidido a contarnos esta historia que yo creo es bastante interesante y que daría para un drama lleno de cliffhangers truculentos, con un pequeño matiz. Las protagonistas son las esposas de esos siete caballeros. Este hecho no tendría, ni mucho menos, que desmerecer el resultado final de una trama que, como decimos, tiene ingredientes de sobra para ser atractiva.

Las mejores amigas

The Astronaut Wives Club

'The Astronaut Wives Club' está basada en el libro homónimo de Lily Koppel. La serie no tiene defectos de forma, es correcta y está bien contada, perfecta para alguien que, de verdad, disfrute con las historias ambientadas en los años 60 y con una puesta en escena primorosa. Todos los eventos que se desgranan tienen su importancia histórica, con lo que, por sí mismos, resultan interesantes.

Pero la serie se queda coja en algunas cosas. Tenemos a siete mujeres, se supone que tienen siete personalidades muy contrastadas (si no, qué sentido tiene hacer esta serie) pero aún no lo sabemos demasiado bien porque lo que hemos podido ver es un grupo de chicas que se quieren, se apoyan y que no representan ningún conflicto las unas para las otras, demostrando un candor un tanto postizo.

La trama no es aburrida (la historia no permite que lo sea) pero todo resulta demasiado suave. Hay conflictos muy potentes como esa imagen pública perfecta que estos matrimonios deben aparentar, que hace que incluso la protagonista deje de lado su dignidad cuando descubre que su marido ha sido infiel; pero otros, como el disgusto por no ir a merendar con Jackie a la Casablanca y no estrenar un bonito vestido amarillo parecen un poquito infantiles. Veremos cómo sigue la serie, pero si no apuesta por tramas un poco más intensas, no sabemos bien por dónde podremos agarrarla.

En ¡Vaya Tele! | Guía rápida de las nuevas series del verano, parte 1

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio