Publicidad

'The Good Fight' sigue siendo una de las mejores series de los últimos años: la temporada 4 arranca con brillantez
Series de ficción

'The Good Fight' sigue siendo una de las mejores series de los últimos años: la temporada 4 arranca con brillantez

Publicidad

Publicidad

Tantos años después todavía recuerdo la curiosa forma con la que los responsables de ‘South Park’ decidieron arrancar la segunda temporada de la serie tras el cliffhanger con el que acabó a la primera. A mitad de camino entre la genialidad y la tomadura de pelo, rompieron por completo las expectativas de los fans y a otro nivel eso es lo que ha hecho ‘The Good Fight’ en el arranque de su cuarta temporada.

Los seguidores de la serie recordarán que el final de la tercera temporada lanzaba la idea de que un equipo SWAT estaba a punto de atacar el apartamento en el que viven Diane y Kurt. Sin duda, todos estábamos deseando saber qué podría salir de ahí, pero los King han optado por salirse por la tangente en un episodio que plantea de forma brillante un universo alternativo, tanto para la serie como en la realidad.

A partir de aquí encontraréis spoilers del primer episodio de la cuarta temporada.

Un comienzo inesperado

Escena The Good Fight

Nada más empezar a ver ‘The Gangs Deals with Alternate Reality’ uno se percata de que todo se está pareciendo más de la cuenta al primer episodio de la serie hasta que se nos plantea un escenario en el que fue Hilary Clinton y no Donald Trump quien triunfó en las elecciones de 2016. Un juego curioso en el que el espectador ha de querer entrar y dejarse llevar para ver qué es exactamente lo que nos va a proponer.

Lo fácil habría sido descartarlo como la opción más razonable porque no vaya a tener peso real en las tramas de la serie, pero tampoco conviene descartar la posibilidad de que en él se hayan introducido algunas ideas que vayan a retomarse más adelante. Sin embargo, lo que realmente importaba aquí es el juego que daba cambiar un hecho tan trascendente para la serie como la presidencia de Trump.

Imagen The Good Fight

Desde sus inicios se ha hablado de ‘The Good Fight’ como una serie profundamente marcada por el actual presidente de los Estados Unidos, dando poco menos que a entender que el mundo habría sido un lugar maravilloso con Clinton al mando. Los primeros minutos apuntan totalmente en esa dirección, pero los King saben manejar muy bien las emociones de Diane para que vayan en consonancia con lo que quieren que el capítulo aporte a la serie.

Por ello, tiene todo el sentido del mundo que utilicen el movimiento #MeToo para ir dinamitando ese aparentemente mundo ideal en el que se encontraba Diane. Incluso han sabido manejar con brillantez la presencia de Harvey Weinstein, uno de mis mayores miedos, ya que en el pasado -pienso sobre todo en varios episodios de ‘The Good Wife’- los King habían demostrado que no siempre manejan bien la utilización de personajes reales, pero aquí resulta impecable y en todo momento al servicio de lo que quieren contarnos.

Entretenido y reflexivo a la par

Diane The Good Fight

Con esto, ‘The Good Fight’ se muestra además sincera y reflexiva en su forma de abordarlo, dejando claro que el escenario en el que nos encontremos sirve para alimentar o no ciertos movimientos y a su manera incluso dice algo a favor de los motivos por los que alguien pueda defender a Trump. Es un episodio que sabe conjugar tanto el entretenimiento por lo juguetón que es, sin duda el que más de la serie en esa faceta hasta ahora, con la necesidad de que uno se pare a pensar un poco en lo realista que es todo lo que sucede en poco menos de 40 minutos.

Esa ajustada duración es otro detalle que me ha llamado la atención. No cuesta pensar en un primer montaje en el que se explayan más en ciertos temas cuando lo que ha llegado a CBS All Access -y Movistar+ en España- es sencillamente redondo y lleva de una forma fluida hacia la resolución del cliffhanger de la anterior temporada. A fin de cuentas, Kurt tampoco existe en ese mundo ideal que acaba tornándose casi en pesadilla, pero sí en el de la serie.

A su manera, el episodio ha servido para ilustrar todo el drama por el que podría pasar el personaje con ese asalto de la SWAT, pero lo ha hecho sorprendiéndonos y con estilo. La única duda que queda es saber qué dirección tomará exactamente ahora la serie que ha perdido el eje que suponía Maia. Ya en la anterior temporada hubo episodios que demostraron que podían seguir adelante sin ella, pero al menos yo la echaba de menos cuando pasó a un segundo plano. Veremos ahora.

En resumidas cuentas

‘The Good Fight’ ha vuelto por todo lo alto con un excelente primer episodio que quizá no nos diga nada de lo que está por llegar, pero a cambio ha servido para recordarnos lo buena que es esta serie y lo mucho que la echábamos de menos. Por delante nos quedan siete capítulos más -deberían ser nueve, pero dos no han podido completarse por la crisis del coronavirus-, así que todavía nos queda mucho por disfrutar con una de las mejores series de los últimos años.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios