Compartir
Publicidad
'The Walking Dead’ 8x15: Juego de Tronos en El Santuario y las cartas de Carl
Series de ficción

'The Walking Dead’ 8x15: Juego de Tronos en El Santuario y las cartas de Carl

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

La recta final de la temporada 8 de ‘The Walking Dead’ no está siendo la hecatombe bélica que se había prometido pese a que en el global de la temporada ha habido suficientes escaramuzas e intercambio de plomo como para triplicar la acción vista en la anterior. Sin embargo, ni el capítulo anterior ni este ‘Valía’ han sido el gran comienzo de la batalla final entre las fuerzas de Rick y los Salvadores, sino que cierran historias más pequeñas que darán otra complejidad emocional a la contienda.

En contraposición, tenemos un ángulo sorprendentemente maduro sobre el enfrentamiento, pese a que el tono de la serie había pasado a tener un agradable aroma a serie B, en el que el drama dejaba de pesar tanto y los conflictos se resolvían con acción. El presente episodio se abre y se cierra con las emotivas cartas de Carl a su padre y a Negan, dando una última inyección de relevancia al personaje que en esta ocasión no se ha notado tan forzada y sirve como perfecto contrapunto de claroscuros morales para la próxima contienda.

Twd Sanctuary 815 1097743

El retorno del rey

En ‘Valía’, la mayor parte de la acción tiene lugar en el Santuario. Jeffrey Dean Morgan ha alcanzado un punto de equilibrio con Negan en el que las motivaciones del villano no eclipsan su capacidad intimidatoria. Los chistes son sustituidos por una habilidad innata de crear tensión invisible gracias a su sonrisa siniestra, que esconde siempre información con la que negociar y manejar psicológicamente a sus hombres o a sus enemigos. Esta idea de que Negan siente que en realidad está salvando personas y creando un mundo mejor hace que crea que su causa es noble, incluso si no beneficia a todos, pero sus métodos son de absoluto bastardo.

Por ello, el episodio se construye sobre el regreso silencioso del “gran hombre” sobre su terreno, que en vez de hacer una vuelta triunfal decide ir elaborando su plan contactando con Dwight y Simon en distintas fases para poner orden entre sus hombres más cercanos a base de retorcer el límite de la confianza, e iniciar un perverso juego de engaños que conforman el núcleo del episodio. Traiciones, emboscadas, y estrategias de liderazgo que hacen que, pese a la falta de acción, sea uno de los mejor estructurados de la temporada.

Walking

El destino de Simon y Dwight dentro de los salvadores se resuelve de forma retorcida, como solo Negan puede hacerlo tras guardarse un par de ases bajo la manga. Todo se narra, mayoritariamente, desde el punto de vista de Dwight, con el que hemos aprendido a simpatizar, pese a su pasado reprobable. Pese a su regreso más o menos triunfal, es también un momento en el que el gran jefe muestra un punto vulnerable, puesto que los dos hombres en quienes depositó su poder han resultado darle la espalda, y eso también es una señal de que no ha sido el gran líder que presume ser.

Cartas por la concordia

Sorprende que el episodio, por otra parte, dedique su grueso a mostrar el barrido de casa de Negan y apenas a la facción de Rick, que tan solo aparece algunos minutos después de que la semana pasada masacrara a un grupo de salvadores que incluso le ayudaron frente un ataque de caminantes. Sin embargo, tan solo se nos muestra leyendo la carta de su hijo, con música emotiva y toda la arquitectura sentimental para que nos afecte su dolor, pero es difícil borrar lo que hizo. Es posible que el texto, que básicamente le pide buscar la paz, sea el punto de giro hacia la redención junto a la ayuda de Michonne.

Walking Dead 8x15 3

Pero no hay gran evolución en este respecto. En su lugar tenemos una pequeña subtrama en la que Daryl y Rosita llevan a cabo el plan que prepararon en el anterior episodio. Eugene es capturado tan solo para escapar con uno de los planes más improbables y ridículos que puedas imaginar. Más allá de hacer ver a Eugene la opinión de su antigua compañera de viaje por lo que ha hecho, la misión fallida no tiene, en realidad, ninguna consecuencia narrativa para el arco principal o el episodio que viene, por lo que se intuye la inutilidad del relleno.

Si echamos cuentas, el camino hacia la confrontación final entre los dos grandes líderes ha sido largo, pero aunque finalmente parece que estamos a punto de ver cómo se desarrolla todo, hay algunos puntos de esta segunda mitad de temporada que solo han servido para estirar la llegada del momento de la confrontación. Sea como sea, ese momento ha llegado y parece que las cosas podrían terminar de la manera en que empezaron: con los salvadores tendiendo una trampa de la que los de la colina no pueden escapar.

The Walking Dead Episode 815 Daryl Reedus 935

No habrá paz para los malvados

La capacidad de engaño de Negan es luciferina y hay que reconocer que la orquestación del plan es digna de aplauso, aunque nos haga mordernos la lengua de tensión y queramos gritar muy alto para avisar a los personajes de lo que les viene encima. Sin embargo, cuando Michonne lee a Negan su carta de Carl al final del episodio, su reacción no acaba de ser del fiel al desarrollo del personaje esta temporada. Negan se transforma de nuevo en el malvado villano y escupe una amenaza fría que suena a bravuconada hueca.

Queda poco para que veamos la gran resolución, en la que se nos ha avisado de posibles muertes. Maggie, Michonne, Ezekiel, Jesus, Carol, Morgan e incluso Rick son vulnerables a un ataque en el que creen llevar la delantera. Veremos quién y cómo salen de esta. Quizá, las escenas sin conexión en Oceanside tienen cierta justificación cuando Aaron vuelva con la caballería, y quizá Jadis y el enigmático helicóptero también hagan acto de presencia. ¿Estará a la altura el episodio final? ¿Será suficiente para cerrar un arco de dos años? En una semana los sabremos y te lo contaremos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos