Compartir
Publicidad
'Training Day' empieza bastante mal en todos los sentidos
Series de ficción

'Training Day' empieza bastante mal en todos los sentidos

Publicidad
Publicidad

Estos últimos años parece que las cadenas estadounidenses están confiando mucho en las adaptaciones televisivas de películas de éxito en su momento. El problema es que en la práctica totalidad de los casos están llegando cuando la popularidad del original es tan baja que a duras penas cuesta creer que alguien estuviera deseando volver a ese universo y aún más a una versión más o menos conectada.

Eso parece ser lo que ha sucedido en el caso de 'Training Day', una película que en su momento incluso hizo que Denzel Washington se llevase para casa un muy merecido Oscar. Sin embargo, han pasado ya más de quince años desde su estreno y la idea de realizar una especie de secuela televisiva no resultaba especialmente prometedora. Habrá que ver cómo evoluciona, pero lo que sí tengo claro es que ha empezado bastante mal en todos los sentidos.

Otro enfoque mucho menos interesante

A partir de aquí encontraréis varios spoilers del primer episodio.
Training Day Protagonistas

Era evidente que esta nueva 'Training Day' tenía que apostar por un enfoque diferente si realmente quería tener alguna posibilidad de ser más que una miniserie. Esto se traduce en cambios importantes en los dos protagonistas, ya que el policía joven recibe directamente la misión de infiltrarse para intentar poner fin a los peculiares métodos del veterano. Ningún problema por ahí, pero sí en cómo afecta a la definición de ambos personajes.

Kyle es insípido y unidimensional, un adalid de la justicia que no está dispuesto a hacer la más mínima concesión, algo que quizá cambie en próximos episodios por la investigación de la muerte de su padre, aunque tampoco soy muy optimista al respecto. Además, bien poco hace Justin Cornwell por matizarlo, optando por abrazarlo de lleno para desesperación mía, que nunca seré capaz de conectar con alguien tan esquemático y aburrido.

Bill Paxton Training Day

La cuestión es que algo así puedes hacerlo para convertir al personaje con dos caras en un villano, pero con el héroe lo aniquilas, sobre todo en una serie de network que cuenta con una serie de límites muy marcados. De poco sirve que esa sea la excusa para que Bill Paxton tenga algo más de libertad de acción si luego su Frank está escrito de tal forma que queda claro que él actualmente también es un defensor de la justicia por mucho que sus diálogos estén algo pasados de vueltas.

Al final lo que nos queda en cuestión de personajes, una de las claves de la película, es que uno tiene cero interés y el otro a duras penas tiene alguno gracias al actor que lo interpreta. Además, los secundarios, tanto los que deben tener más recorrido como los que no pasarán del piloto, tampoco captan nuestra atención debido a su pobre trabajo de desarrollo por parte de Will Beall. Conservo cierta esperanza en Joaquin de Almeida, pero es un tipo de personaje que ha abordado ya tantas ocasiones que dudo que logran trascender la sensación de repetición.

'Training Day', pura rutina

Escena Training Day

Con malos personajes es difícil crear algo que atrape al espectador, pero siempre te queda la posibilidad de perfilar un universo propio que te deje con ganas de más. Aquí por lo pronto te lo sitúan de mala manera -no basta con mencionar a Alonzo Harris en una conversación- como una secuela de la película y luego su acabado visual la sitúan como un thriller promedio sin ningún tipo de mordiente.

No esperaba que esta nueva 'Training Day' conservase ese toque más o menos realista del original, pero sí al menos que diera la sensación de haber algo realmente en juego a diario. El sacrificio de la antigua compañera de Kyle no me sirve como tal y la investigación de largo recorrido no deja de ser el toque serializado para limitar su toque procedimental. Más allá de eso veo un vacío que no podría motivarme menos.

En el día a día parece que se va a vivir de la desconfianza y necesidad mutua entre los dos protagonistas... y ahí reaparece el problema con sus personajes. Más allá de eso no veo nada que hayan presentado aquí que me haga querer ver más, y la lamentable audiencia que tuvo su primer episodio -4,73 millones de espectadores y un 0.9 en las demos son sinónimo de cancelación prácticamente segura emitiéndose en CBS- me hace pensar que tampoco va a tener muchas opciones para mostrar una posible mejoría.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos