Publicidad

RSS Lance Henriksen

James Cameron: 'Piraña 2. Los vampiros del mar', no es Cameron, tampoco cine

16 Comentarios
James Cameron: 'Piraña 2. Los vampiros del mar', no es Cameron, tampoco cine

No voy a entretenerme mucho en esta primera entrada del especial que le voy a dedicar a James Cameron por la simple y llana razón de que este engrendro de producción NO es una película de James Cameron. El realizador norteamericano ha renegado de ella desde el mismo momento que se estrenó, y si su nombre figura en los créditos es por un oscuro asunto contractual que impedía al productor, un tal Ovidio G. Assonitis —al parecer un tipo de armas tomar— quitarlo a su antojo. En palabras del propio Cameron:

Fui reemplazado después de dos semanas y media de rodaje por el productor italiano de la cinta. Simplemente me despidió y tomó el las riendas, que era lo que estaba deseando hacer desde que me contrató. No fue hasta mucho después que pude descubrir qué había pasado. Mientras tanto, la sensación fue algo así como "Y yo que pensaba que estaba haciendo un buen trabajo". Pero cuando vi lo que estaban montando, era horrible. Y entonces el productor no podía quitar mi nombre de la película porque, contractualmente, no podían presentarla con un nombre italiano. Así que dejaron el mío, aunque yo no hubiera hecho nada. Carecía de poder legal para poder influir en esa decisión desde Pomona, California, donde estaba durmiendo en el sofá de un amigo. Ni siquiera tenía un abogado. Para ser honestos a la verdad, algo dirigí, pero no siento que esta fuera mi primera película.
Leer más »
Publicidad

Vampiros de verdad: 'Los viajeros de la noche' de Kathryn Bigelow

38 Comentarios
Vampiros de verdad: 'Los viajeros de la noche' de Kathryn Bigelow

Primero de los cuatro posts que quedan para terminar este ciclo vampírico que me he permitido el lujo de realizar por aquello de acordarnos de vampiros verdaderos únicos e intransferibles, antes de que las nenazas que brillan a la luz del sol se apoderen de las pocas neuronas que quedan en el planeta. Empezamos con la que, a mi juicio, se trata de la mejor película de vampiros que parió el cine moderno —si es que tal acepción puede darse—, la verdadera ópera prima de Kathryn Bigelow, directora de intensa mirada fílmica, que ha entendido el mundo masculino mucho mejor que otros compañeros de profesión siendo hombres. ‘Los viajeros de la noche’ (‘Near Dark’, 1987) compitió aquel año con ‘Jóvenes ocultos’ (‘The Lost Boys’, Joel Schumacher, 1987) por recuperar el cine de vampiros, en una década en la que el cine destinado a un público juvenil marcaba las pautas a seguir.

Films como el mencionado, o la excelente ‘Noche de miedo’ (‘Fright Night’, Tom Holland, 1985), sobresalían dentro del género fantástico, de entre toda la retahíla de productos que inundaban las salas de cine. La sombra de Steven Spielberg, uno de los realizadores más “copiados” en aquellos años, planeaba sobre muchos de esos films, pero en el caso del trabajo de Bigelow, la cosa apunta otras maneras. A pesar de que su reparto está lleno de actores jóevenes en su mayoría, ‘Los viajeros de la noche’ parece pasar olímpicamente de las pautas marcadas en este tipo de cine, y propone una historia llena de suciedad, violencia, muerte y desolación. Una película por la que su directora recibió el apodo de “Sam Peckinpah femenina”, algo exagerado sin duda, pero no del todo descabellado.

Leer más »

James Cameron (VI): La madre de todos los monstruos

24 Comentarios
James Cameron (VI): La madre de todos los monstruos

Aquí se ha venido a sufrir. Es la sensación que le asalta al espectador de ‘Aliens’ cuando, a los pocos minutos del comienzo, somos testigos de una terrible pesadilla (una de muchas, probablemente) que sufre la aguerrida Ripley, después del calvario que vivió a bordo de la Nostromo. Es tremendamente interesante que la primera secuencia en la que ella habla sea una pesadilla, aunque nosotros no lo sabemos hasta poco después. Nos traslada violentamente al momento más aterrador de la primera película, y nos pone a todos los pelos de punta. Mejor comienzo imposible. Cogiendo el toro por los cuernos, Cameron se propuso hacer mucho más que una secuela. Para él la única superviviente de la primera aventura merecía ser la razón de una secuela, y convertirse en un icono del género. Su éxito contra el alienígena fue mucho más que suerte.

Pero ahora que la teniente Ripley ha regresado a “casa”, no va a tener un recibimiento precisamente caluroso. Nadie cree su historia (lo cual es muy inteligente por parte de Cameron), y la compañía que la tenía bajo contrato prácticamente la somete a un consejo de guerra. Ella se muestra vigorosa, pero no tiene nada que hacer. La retiran su permiso de vuelo. Aún peor, ignoran sus advertencias de la criatura que conoció, y de los miles de huevos que esperan convertirse en eso. De hecho, una colonia de terraformadores (docenas de familias) se encuentra en ese planeta. Como a menudo dice Cameron, lo más importante es meter a tu personaje en el agujero más hondo imaginable, a ver cómo sale de ahí. Otorgando el protagonismo absoluto a Ripley (interpretada con grandísimo talento por Sigourney Weaver, que fue nominada al Oscar), Cameron construye su historia, una vez más, bajo el punto de vista de una mujer superlativa.

Leer más »

James Cameron (III): Huir o morir

6 Comentarios
James Cameron (III): Huir o morir

'The Terminator' comienza con el infierno sobre la Tierra (seguido por unos créditos inquietantes) y termina con una tormenta negra como boca de lobo, que crepita sobre unas montañas escarpadas. Entre una y otra imagen no hay apenas espacio para la retórica, el lucimiento o el descanso. Se trata de huir o morir, sin los discursos existencialistas que adornan a la sci-fi más conocida. Las razones de que esta historia sea una cumbre del cine norteamericano de las últimas décadas, que rejuvenece a cada año, las exploraremos en este texto. Ya hemos dado algunas claves del universo oscuro de los dos terminators. Hablemos ahora del primero de ellos.

Excepcional obra maestra, muy intrincada, pero resuelta con sencillez y claridad insuperables. James Cameron deslumbra al mundo con su verdadera primera película (después de lidiar con pirañas voladoras), que afortunadamente ya para muy pocos es sólo un divertimento frenético a mayor gloria de una incipiente estrella austríaca, aunque desde luego no goza de todo el prestigio que merece. Realizada con escaso dinero (6,4 millones de dólares, una producción muy modesta aún en aquellos tiempos), pocos sabían, aquel 26 de Octubre de 1984 en que se estrenó, que nacía una leyenda. Mil veces imitada, mil veces acusada de plagio, ahí quedó esta joya.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos