Publicidad

RSS secuencias magicas

Mis secuencias mágicas de cine: 'Monstruos S.A.', la montaña rusa de las puertas

9 Comentarios
Mis secuencias mágicas de cine: 'Monstruos S.A.', la montaña rusa de las puertas

Toda serie tiene un final, o se lo determina su autor, por variados motivos, y a ésta, después de 27 entregas, más aquellas que comente en una línea alternativa a la que denominé las películas de mi vida, llega a su fin en blogdecine. Dado que el mundo de la animación ha sido uno de los temas que más me han llamado la atención en esta página, y en concreto Pixar, creo que debe ser una de sus películas quien marque el final de las misma. Cierto que el nombre que le dio notoriedad al estudio, durante un tiempo, fueron las dos películas de ‘Toy Story‘, y que el triunfo mundial vino con ‘Buscando a Nemo‘. Sin embargo, creo que el momento en el que Pixar demuestra todo lo que puede llegar a hacer sucede en ‘Monsters S.A.‘, y sobre todo en la espectacular secuencia de la montaña rusa de las puertas.

Pixar aprendió dos cosas con ‘Monsters, S.A’, que el éxito vendría acompañado de litigios, la película estuvo a punto de no ver la luz por problemas de plagio e infracción de derechos de autor, y que cada nueva película supondría un desafío tecnológico en cuanto a diseños y desarrollo de algoritmos para dar vida a lo que imaginaban las mentes claras de sus guionistas y animadores. Las pautas como se harían las futuras películas en Pixar tuvieron su climax aquí, sobre todo por el trabajo de storyboard: Sully empezó siendo Johnson, no habia un Mike Wachoski, y la niña fue un niño, luego una adolescente problemática, hasta llegar a la niña pequeña, encantadora e inocente, a la que se llegó desde su original nombre, Boo… Entre otras cosas, el monstruo de un solo ojo tuvo sentido, cuando se entendió que estaban ante una película de colegas, de esa “buddy movie” que tratan siempre de retratar, de contraste entre dos personajes diferentes, pero que se necesitan, y todo porque un animador se le ocurrió hablar del gordo y el flaco, y de Abbot y Costello, pero a su manera, con matices diferentes.

Leer más »

Mis secuencias mágicas de cine: 'El padrino II', la soledad de Michael Corleone

11 Comentarios
Mis secuencias mágicas de cine: 'El padrino II', la soledad de Michael Corleone

No es el caso con el ejemplo que ahora vamos a tratar, pero la idea de esta serie de entradas radica en destacar un hecho particular perteneciente a una secuencia de una película, que puede no te esté gustando en líneas generales, pero que en un instante te hace ver la luz por lo que se dice o lo que se ve. Es decir, a no todo el mundo le gustan las mismas películas, y en realidad algunas de las películas aquí comentadas no son de aquellas que uno pondría en los altares, pero si se recuerdan es por algo en concreto que nos llama la atención, instantes de cine en esencia, perteneciente a la memoria selectiva de cada uno. Así, a Gabriel, por ejemplo, hay un instante en 'El retorno del rey' que le marca, por lo que se dice o como se dice, y que para él, a pesar de que el conjunto de la película le aburre, significa un momento mágico, digno de mencionar. Cuando yo hablé de 'Atlantic City' (quisiera saber cuántos de esos "opinadores" que se dignan en atacar a mi compañero por decir la verdad de lo que pocos valientes pensamos sobre la tercera entrega de 'El señor de los anillos', han visto o conocen esta maravilla con Burt Lancaster), lo hacía recordando una única secuencia, cuando la obra en conjunto es enorme, y no por lo que se veía, al contrario, por lo que no se veía, porque durante un momento en esa película pasábamos de ser espectadores a "voyeurs", a sentir lo que podría llegar a suponer ver a un mujer limpiarse desnuda con un limón. Ambos llegamos a la misma conclusión por dos caminos diferentes, mágicos en ambos casos.

Entrando en 'El Padrino II', que es de lo que va esta entrada, mi memoria selectiva sólo piensa en el final. En toda la última secuencia, sin duda, esos más de siete minutos donde vemos pasear a toda la familia, para terminar en la imagen de Michael Corleone solo, trágico destino del que no ha podido huir. La historia de Norteamérica, no es más que un tragedia de Shakespeare, la soledad del poder. Sobre todo de esto último. Mi memoria se fija justo después del sonido de un disparo, Michael Corleone sentado en una sillón y la cámara acercándose a su rostro.

Leer más »
Publicidad

Mis secuencias mágicas de cine: Anton Chigurh y el poder del miedo

14 Comentarios
Mis secuencias mágicas de cine: Anton Chigurh y el poder del miedo

Suelo comentar con frecuencia una obviedad, pero que encierra mucha mala leche detrás. ¿A quién pertenece realmente al autoría de una película? ¿Al director o un actor que en absoluto estado de gracia llena con su presencia todos los poros de los fotogramas en los que aparece elevando la calidad de la película?

Hace aproximadamente un año, en la ceremonia de los Oscar del 2008, la Academia coronó a los Hermanos Coen sobre la base de un personaje memorable como es Anton Chigurh, que tuvo el añadido de poner a todo el mundo de acuerdo con la interpretación realizada por Javier Bardem... La preparación del personaje fue una oda a los detalles: los andares, la forma de contar las cosas y el acento para hablar, el manido corte de pelo… Sin embargo, lo que vengo a hablar en estas entradas es de secuencias determinadas, y en ‘No es país para viejos‘, la que se lleva la palma es la conversación en la gasolinera con el asesino, de un dependiente cuyo error es ser demasiado observador y agradable con sus clientes.

Leer más »

Mis secuencias mágicas de cine: Charlot cantando en 'Tiempos modernos'

4 Comentarios
Mis secuencias mágicas de cine: Charlot cantando en 'Tiempos modernos'

En la biografía novelada ‘Yo, Fatty‘, el propio ‘Fatty’ Arbuckle al referirse a Charles Chaplin lo hace siempre como ese pequeño cómico inglés de gran talento, que le impresionaba por la cantidad de veces que ensayaba hasta tener perfecta sus secuencias. Y es que era un perfeccionista. Cuando Chaplin se metió de lleno en la realización de películas, el tiempo de preproducción, rodaje y montaje del mismo le llevaba bastante tiempo, algo fácil de entender cuando era creador absoluto de todo lo que tuviese que ver con su película. Y como también era productor, sabía jugar con ese tiempo de espera de una manera tan beneficiosa, como para despertar ansiedad entre sus seguidores de cara a un nuevo estreno.

Tiempos Modernos‘ es de 1936, y cuantos la han calificado de crítica social sobre el sueño americano, no es más que un canto al optimismo frente a los duros momentos de la época. En realidad, con el auge del sonoro, lo que quería Chaplin era rendirle un homenaje sentido a su gran creación, a ese Charlot que nunca dijo una palabra en pantalla, y que pese a las penurias siempre trataba de salir adelante con alegría. Representaba, y eso lo llevaba el propio Chaplin sobre sus espaldas, la ilusión del hombre bueno y con un corazón noble que siempre se reponía de las desgracias. Así que no es de extrañar, que con todo el tiempo que dedicaba a preparar sus películas, unido a su inmenso talento, ‘Tiempos modernos’ tengan tantas secuencias a destacar, empezando por la de la fábrica, la crisis del Charlot obrero, y ese viaje por las tripas del capitalismo que suponen su tránsito por los engranajes de la máquina…

Leer más »

Mis secuencias mágicas de cine: Charles Chaplin y Buster Keaton juntos en 'Candilejas'

12 Comentarios
Mis secuencias mágicas de cine: Charles Chaplin y Buster Keaton juntos en 'Candilejas'

Charles Chaplin y Buester Keaton surgieron en un momento en que la idea del sin sentido burlesco se impuso en la pantalla. Tomando esa gran certeza, ocurrió que algunos acusaron a Chaplin de sentimental y consideraron a Keaton más cercano al espíritu de su tiempo, refiriéndose a la época del cine mudo que ambos vivieron. Sin embargo, con el pasar del tiempo, y la llegada del sonoro, el prestigio de uno creció y el del otro se apagó, lo cual no quita para que se reconozca la grandeza de ambos cineastas (leáse con mayúsculas).

Una de las claves del éxito de Charlot fue la pantomima, sus movimientos automatizados... la certeza de que el cuerpo habla, como también pensaba el propio Keaton, pero no al nivel de Chaplin, con menos pantomina, pero ambos con altas dosis de planificación para los gags visuales. Y pese a su predisposición, el problema fue que nunca llegaron a coincidir en pantalla cuando ambos estaban arriba, en el auge del cine mudo.

Esta falla iba a quedar para siempre, salvo que en una ocasión, y a mayor capricho de Charles Chaplin, éste quiso rendir homenaje a la figura del cineasta que nunca sonrió en pantalla en una de sus películas. El instante privilegiado ocurrió en 'Candilejas', en la escena final en la que Chaplin y Keaton comparten el mismo escenario. Con una idea en la cabeza de Chaplin, recordar al público que hubo un tiempo en que la subversión por lo cómico fue la esencia del mundo del espectáculo.

Leer más »

Mis secuencias mágicas de cine: William Hurt robando la autoría de 'Una historia de violencia'

1 Comentario

Seguramente existen otras escenas en 'Una historia de violencia' que llamarán más la atención a los fetichistas y amantes de secuencias tórridas, pero la idea de esta entrada no va por ahí. Busca hablar más de los actores secundarios, de aquellos que sin ser los protagonistas de la historia, se apropian de la película, y llegan a discutir la autoría de la misma.

Entre los más jóvenes (aunque ahora que lo pienso, no tanto), por repetido en muchos programas de televisión y cursos de formación comercial, siempre sale a relucir Alec Baldwin con su interpretación en Glenngarry Glenn Ross con su monólogo sobre técnicas a emplear en la venta (el famoso ABC), lleno de abusos y crueldad hacia los empleados de la oficina que está bajo su supervisión. Es una aparición intensa y no muy extensa, pero se hace con la película. John Ford tenía bajo su mecenazgo la 'Compañía Estable de John Ford', los secundarios de sus películas, que casi siempre eran los mismos: su hermano Francis Ford, Ward Bond, Ken Curtis, Victor McLaglen, Mae Marsh, Woody Strode y alguno más... Les proporcionaba papeles que les iban siempre al pelo, con lo que era complicado que en la réplica a las estrellas de entonces no destacasen sobre ellos, en especial Ward Bond y Victor McLaglen. Así, en esta ley no escrita de roba pantallas, se elaboró por parte de A.V. Club, una lista "moderna" (no entra de lleno en la historia del cine), con los actores que con una sola aparición o cameo en una película habían hipnotizado a los espectadores y se habían hecho casi con la autoría de la película. Dentro de esa selección de cameos especiales, se encuentra la interpretación de William Hurt como el hermano mafioso de Viggo Mortensen al final de 'Una historia de violencia'.

Leer más »
Publicidad

Mis secuencias mágicas de cine: Paul Newman será siempre Eddie 'Relámpago' Felson

10 Comentarios

"Siempre ha sido mi actor favorito", recordó ayer mi madre cuando la confirmé su muerte. "Llegó a un punto que daba igual la película que fuese, si él estaba en el reparto sabías que era imposible que te aburriese", y mi madre hablaba de 'La gata sobre el tejado de zinc', con Elizabeth Taylor o 'El coloso en llamas'. Como recuerda Maruja Torres, guapo hasta morir, y era algo que le traía al fresco. Se sentía comprometido con la figura que representaba y actor, no un rostro bello, por eso mismo compró su contrato con Warner, se alejó de los estudios, y decidió interpretar y escoger sus papeles, como los grandes actores, aquellos que mejoraban con el paso de los años, ante todo independientes. Era un fenómeno en todos los campos, creó unas salsas de barbacoa que se hicieron tan famosas que fundó la empresa Newman's Own, cuyos beneficios, y los tenía, los dedicaba a la filantropía. Hasta era un gran piloto de carreras, con escudería propia y todo.

El color permitió descubrir la belleza que ya se le intuía en blanco y negro, y sus perennes ojos azules. Sin embargo el buscó el camino contrario. Los textos de Tennessee Williams le dieron fama hasta que en su vida se cruzó el personaje de Eddie Felson, y Robert Rossen, a quien tuvo que convencer para el papel, El gordo de Minnesota, y 'El buscavidas' (The Hustler). Y dejó al mundo con la boca abierta, porque en blanco y negro no podía engatusar con su belleza, no hacía de guapo, aunque no tenía que esforzarse para serlo, porque entre sus manos sabía que manejaba un personaje deslumbrante.

Leer más »

Mis secuencias mágicas de cine: Jessica Rabbit por encima de Roger Rabbit

7 Comentarios
Mis secuencias mágicas de cine: Jessica Rabbit por encima de Roger Rabbit

Ahora que pienso en Pixar, se debería recuperar la película de Robert Zemeckis '¿Quién engañó a Roger Rabbit?' (Who framed Roger Rabbit, 1988), para revisarla, principalmente. Para comprender y saborear la gran cantidad de homenajes que realiza la película. Fue una obra adelantada a su tiempo, al que dio un puñetazo en el mentón. Hoy, sin embargo, es toda una película de culto, como 'La princesa prometida'.

Habrá secuencias predilectas, pero la que se ha convertido en inolvidable, no sólo es la de su número musical, sensual en dibujos y movimientos, sino aquella en la que Jessica Rabbit le espeta a Bob Hoskins el famoso "No soy mala. Me han dibujado así" (I'm not bad. I'm just drawn that way), ajustándose el vestido y dibujando con sus manos su propia silueta.

Leer más »

Mis secuencias mágicas de cine: 'Peter Pan', You Can Fly! (¡Tú puedes volar!)

Comentar
Mis secuencias mágicas de cine: 'Peter Pan', You Can Fly! (¡Tú puedes volar!)

Una de las cumbres del cine de animación de Disney, en cuanto a realización es 'Peter Pan' (1953). Se podría decir que musicalmente hablando la cumbre es 'El libro de la selva' (1967), pero tiene algo que le falla con respecto a Peter Pan, lo mismo la historia, un guión más trabajado por parte del estudio o que la figura del propio Walt Disney se hacía sentir (esta película fue una apuesta suya, la última). Con esto no quiero decir que para mí Peter Pan sea su mejor película, no alcanza la altura de Pinocho, pero es un clásico del cine de animación.

Lo que sí me produce recuerdos es la secuencia que aquí os traigo, ese 'You can fly! You can fly! You can fly!' (¡Tú puedes volar!), en el que se ponen Peter Pan, Wendy y sus hermanos, rumbo al País de Nunca Jamás, mientras sobrevuelan un Londres magistralmente dibujado (¿se fijó Pixar en Peter Pan para hacer ese París tan al detalle? ¿Se fijó la gente de Harry Potter en Peter Pan para rodar la secuencia de las escobas voladoras por Londres? Yo creo que sí). A lo que iba, esta secuencia es mágica, porque me hace tararear de nuevo la música, como con Lee Marvin y 'La leyenda de la ciudad sin nombre'. Porque me hace regresar a ese momento de mi niñez en la que vi la película por primera vez.

Leer más »

Mis secuencias mágicas de cine: Lee Marvin y 'Wandering Star'

2 Comentarios

Mi descubrimiento del cine fue más de videoclub que de las propias salas. Por eso, cuando encontré una película con Lee Marvin y Clint Eastwood, y con la belleza de Jean Seberg, la alquilé sin dudar, era poco más o menos que esperar un disfrute de acción y entretenimiento. Y más con un western. ¿Musical? Sí, pensé, pero seguro que está bien, dejándome lllevar por los nombres de los actores protagonistas.

Me confundí, pero que bien vino. Se trata, el cine que perdura nunca vive en el pasado, de ‘La leyenda de la ciudad sin nombre', un musical, diferente sin grandes bailes, socarrón, al que uno regresa siempre que puede para tararear ese glorioso tema que es ‘Wandering Star' (aquí la versión en español), y a poder ser, con la voz ronca de Lee Marvin.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos