Compartir
Publicidad

Christian Bale, intenso e interesante actor de culto

Christian Bale, intenso e interesante actor de culto
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad


Su rostro y presencia se antojan imprescindibles para hacerse cargo de papeles intensos, héroes duros de gran carga psicológica y papeles de esos para los que parece no tener competencia. Y es que los rasgos de Christian Bale está insoldablemente unido al nuevo Bruce Wayne y eso lo ha encumbrado, junto a la ola devastadora de ‘El caballero oscuro’, a una categoría de actor de culto.

Pero hasta llegar al actor reconocido y admirado de la actualidad, Christian Bale ha superado varias etapas como actor, desde sus inicios como niño prometedor, hasta la sólida y prometedora edad de 35 años, que hoy, precisamente, cumple este extraordinario actor británico.

Con sangre de cine en sus venas, todo parecía predestinado para que un niño galés con sueños de gran actor encontrara el camino adecuado. Y lo logró. Todo gracias a la mano de Steven Spielberg, que lo seleccionó para el papel de Jim Graham, el protagonista de la épica ‘El imperio del sol’, basada en la novela del gran J.G. Ballard. Fue una de esas oportunidades que te pocas veces te brinda la vida y que no desaprovechó. Aunque continuó su carrera como actor, en apariciones televisivas y producciones británicas de cierto prestigio como ‘Enrique V’ de Kenneth Branagh o ‘La isla del tesoro’, logró crecer en todos los sentidos. Siempre con criterio, sin tambalearse, con paso firme y bastante discreción. Algo que quizás sea muy necesaria para que el futuro prometedor no acabase por corromper el presente de un joven actor con mucho recorrido por delante.

A pesar de no ser ajeno a la soleada California, Bale parecía más empeñado en explorar papeles con fuerte base literaria, quizás originado por su inconfundible estirpe británica. Así participa en ‘La leyenda del príncipe’, ‘Mujercitas’ y en ‘Retrato de una dama’.

Actor versátil, interesante de fuerte presencia física, se fue haciendo un hombre más popular gracias al arriesgado y polémico papel de Patrick Bateman, en ‘American Psycho’, ideado por el escritor Bret Easton Ellis, y que se llevase a la pantalla con desigual acogida. Con este trabajo supo exponer las que serían sus señas de identidad como actor en los años siguientes. Bale demostraba su sobriedad, su carácter comedido, sin extridencias y capaz de atreverse con trabajos muy exigentes y complejos.

christian bale 2

Así, en un momento crítico en su vida (casi arruinado) y su carrera (parecía tendente a cierto estancamiento), le faltaba un despegue definitivo. Le llegó una extraordinaria y peculiar oportunidad, para meterse en el complejo y turbador papel de ‘El maquinista’ (anecdótica producción española), para lo que tuvo que perder treinta kilos. Lució un físico escuálido y demacrado, que acentuaba su intensa interpretación de un obrero sumido en una (pretenciosa) pesadilla.

Este trabajo no pasó desapercibido, y quizás de tratarse de una producción norteamericana y con mayor presupuesto, le hubiese valido el pasaporte para alguna alfombra roja con premios resplandecientes al fondo. Pero al menos logró demostrar hasta donde era capaz de llegar y que se trataba de un actor de características muy peculiares. Poco después tendría, de nuevo, otra dorada oportunidad al ser elegido para encarnar al nuevo Batman, ese hombre murciélago rediseñado por Nolan, que devolvería al superhéroe toda la fuerza, garra y personalidad (así como nuevas perspectivas) que tanto le hacía falta.

christian bale 3

Todo un éxito que le llevaría a una carrera de primera línea, y en el que quedaría ya olvidadas su participaciones tan dispares como la de Jesucristo en un telefilme de 1999 (‘María, madre de Jesús’) o en la evocadora ‘Velvet Goldmine’. Christian Bale alcanzó el favor del público, lo que convertiría en una estrella, además de un actor bien considerado. Tras participar en ‘The Prestige’, concatenó dos grandes y diferentes trabajos. En ‘El tren de las 3:10’, con un brillante resultado y de nuevo como Batman en la popular ‘El caballero oscuro’. Quizás su trabajo haya quedado eclipsado por la enorme promoción de una película que ha establecido nuevos límites de popularidad, y sobre todo, por la trágica a la par que sublime interpretación de su antagonista, el Joker a manos del desaparecido Heath Ledger.

Su futuro es prometedor. Continuando con este camino, encarnado con solvencia y sobriedad a nuevos héroes (lo veremos como John Connor en ‘Terminator Salvation’), así como metido en papeles dramáticos que requieran las virtudes de un actor tan intenso (como parece apuntar en ‘Killing Pablo’).

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio