Compartir
Publicidad

El imprescindible Richard Widmark

El imprescindible Richard Widmark
4 Comentarios
Publicidad

"La verdad es que la única persona que puede interpretarse a sí mismo es un bebé."

Un 26 de diciembre nacía Richard Widmark, uno de los actores más capacitados para bordar personajes de villano, en numerosas películas de toda índole. Como muchos empezó en el teatro, incluso en la radio, hasta que Henry Hathaway hizo que el actor saltase a la fama con su primera película interpretada, dando vida al mítico y perverso Tommy Udo. De gran versatilidad, hizo incluso sus pinitos detrás de las cámaras, dirigiendo la mitad de 'Caminos secretos' ('The Secret Ways', Phil Karlson, 1961). Uno de sus más célebres personajes, el detective Madigan de 'Brigada homicida' ('Madigan', Don Siegel, 1968), provocaría una miniserie de televisión muy exitosa protagonizada por él.

Películas imprescindibles para un homenaje: 'El beso de la muerte' ('Kiss of Death', Henry Hathaway, 1947), por reir más malvadamente que nadie en lo alto de unas escaleras; 'Cielo amarillo' ('Yellow Sky', William A. Wellman, 1948), por ser el perfecto antagonista de Gregory Peck; 'Noche en la ciudad' ('Night and the City', Jules Dassin, 1950), por dar vida al perdedor por excelencia, al lado de Gene Tierney; 'La ley del talión' ('The Last Wagon', Delmer Daves, 1956), como hombre blanco criado entre indios que protege a una familia de un ataque de comanches, comprobando el racismo del ser humano; 'Dos cabalgan juntos' ('Two Rode Together', John Ford, 1961), por acompañar a James Stewart —en su personaje más difícil— a rescatar a prisioneros en manos de comanches.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio