Compartir
Publicidad
Publicidad

Rueda de prensa con Susan Sarandon II: política

Rueda de prensa con Susan Sarandon II: política
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

En una entrada anterior transmití los comentarios que había hecho Susan Sarandon en la rueda de prensa que siguió a la presentación de su última película 'Aritmética emocional'. En aquella ocasión me limité a reproducir lo que opinaba sobre el cine, sobre esta película de Paolo Barzman y sobre otros de sus papeles. Pero, como sabréis, Sarandon es una mujer muy involucrada en política y una gran parte de la rueda de prensa versó sobre este tema. Aquí incluyo todo lo que se dijo acerca de la situación de Estados Unidos, de la del mundo en general y sobre Barak Obama y Hillary Clinton.

Se le preguntó a Susan Sarandon si su activismo pacifista había repercutido en su carrera. Bromeó diciendo "todavía no me han metido en Guantánamo. Ha habido momentos dolorosos y solitarios. Lo peor fue cuando iba llegando la guerra con los chistes de odio que salían en la radio y los artículos falsos sobre mis hijos en los periódicos de derechas. Lo peor es el sentimiento de estar separada de los hijos y que pocos se interesen, la sensación de soledad. Se cancelaron eventos por mí, por haber cuestionado al presidente. Mi teléfono estaba pinchado… No sé si he llegado a perder trabajos, se supone que Hollywood no es político, pero somos pocos los que hicimos protestas y era fácil aislarnos. Para los políticos era importante castigar a los que hacían preguntas para que nadie hiciese más. Fue una época de miedo en Estados Unidos y querían mantener ese miedo para reducir los derechos civiles y la prensa cooperó con ese miedo."

Sarandon declaró que cree "que es fantástico que haya salido Obama, que es un signo de que las cosas pueden cambiar como lo de Paraguay, que era alguien sin dinero y que no era nadie. Clinton tenía el dinero, era la máquina. Obama salió de la nada". La actriz admitió que ella originariamente apoyaba a Edwards, pero que "como había una mujer y un negro, la prensa se centró en ellos dos y no le dieron espacio a Edwards".

Nos contó que había conocido "a Obama hace poco y la forma en la que ha hecho campaña indica el tipo de presidente que será: escucha, ve a la gente como gente y no como amenazas, tiene curiosidad, ha viajado, sabe del mundo, está dispuesto a hablar… Esto cambiará mucho con respecto a lo que se venía haciendo en los últimos años. En ellos sólo se usaba la diplomacia como premio a quienes están de acuerdo. Con quien no lo está, no se habla porque se les consideran amenazas."

Se le preguntó si Obama debía aceptar a Clinton como vicepresidenta. Sarandon respondió que "ella no ha propuesto eso. Si la idea de Obama es el cambio, no la debería aceptar porque ella no está por el cambio". Clinton fue senadora de Nueva York, del Estado donde vive Sarandon. La actriz cuenta que allí "había muchas mujeres que la apoyaron, pero luego fue un desastre, no dijo nada en contra de la guerra, y perdió estos apoyos. Y lo peor es cómo ha llevado la campaña. No es cuestión de que elijamos a una mujer, sino de que sea la mujer adecuada. No me gustaría nada que Condoleezza Rice fuese presidenta y nunca me gustó Margaret Thatcher. Hay mujeres más válidas en el partido demócrata con las que Obama puede contar. Hay muchos países con mujeres increíbles a la cabeza. Por ejemplo, hay muchos en Latinoamérica".

"Los políticos de Estados Unidos", continuaba Sarandon, "y los ciudadanos del país deberían saber la influencia que tienen sobre el resto del mundo. Estaría bien que viajasen fuera del país. Es un país muy grande y ahora, con la subida de la gasolina, ya casi no viajan dentro del país, mucho menos a otros. Ellos creen que se está ayudando a los iraquíes y que éstos están contentos de tenernos allí. Salvo que busques una fuente alternativa de noticias, eso es lo que escuchas. Es más cómodo creer una mentira que saber la verdad. Las elecciones que se avecinan en Estados Unidos son muy importantes y tengo fe en mis compatriotas".

Se habían tergiversado unas declaraciones de Sarandon en las que se publicó que había dicho que se marcharía de Estados Unidos si salía elegido John McCain. Lo que dijo fue que "la forma de ser y la política exterior de McCain son muy peligrosas y que si él salía electo, me plantearía si mi familia y yo vamos a estar seguros en Nueva York. Pero no me voy a ir por estar descontenta porque me habría tenido que ir hace ocho años. A mis hijos, además, les encanta Nueva York. Ellos no quieren vivir en Canadá".

Cuando habló sobre su pequeño papel en el film 'En el Valle de Elah', de Paul Haggis, también hizo declaraciones que tienen que ver con la política, aunque éstas ya las incluí en la otra parte de la rueda de prensa. Sarandon dijo que la película "no era una crítica a Estados Unidos. Es una historia real. Lo triste es que envías a personas brillantes a la guerra y eso las cambia. La crítica era contra la guerra. En Estados Unidos hay una gran distancia entre los políticos que deciden hacer la guerra y el frente en sí. Había cuatro actores en el reparto de 'En el Valle de Elah' que habían estado en la guerra. Y lo bueno fue que en la promoción hablaban de ello. Como ahora no ha habido reclutamiento, que sí hubo cuando Viet-Nam, esto sólo afecta directamente a un 1% de la población. Y a los que vuelven no les dejan hablar en los medios. Seguimos mandando jóvenes y nadie habla de cómo les afecta. Hay un altísimo porcentaje de suicidio, de violencia contra quienes los rodean, etc… Quienes vuelven de la guerra llegan a un mundo en el que la guerra parece que no ha existido y tienen que vivir con los recuerdos de lo que les ha obligado a hacer: matar a niños, ancianos, mujeres embarazadas… Vuelven a Estados Unidos y nadie entiende lo que les pasa. 'En el Valle de Elah' quería decir que la gente no vuelve de la guerra igual de cómo se fue".

Retomando otras cosas de la anterior entrada que están relacionadas con el tema político, podemos reiterar que cuando se le preguntó por su método para interpretar, Sarandon dijo: "soy buena escuchando, lo cual ayuda a desarrollar la empatía y a estar presente, lo que también es un paso hacia el activismo”. Hablando sobre sus hijos, comentó que "cuando empezaron a crecer, dejé de llevarlos a manifestaciones. Antes, les explicaba lo que me podría pasar. Por ejemplo, si me iban a detener. Ahora ellos tienen sus propias ideas y son muy pro-Obama”.

Más información en Blogdecine sobre Susan Sarandon.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos