Compartir
Publicidad
Publicidad

Cinco realities shows que fracasaron en Antena 3

Cinco realities shows que fracasaron en Antena 3
Guardar
32 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El fracaso de ‘La vuelta al mundo en directo’, previsible desde los primeros minutos de su estreno, es sólo uno más que añadir a la larga lista de Antena 3 en su experiencia en los realities. Mientras que otras cadenas han encadenado aciertos y errores, Antena 3 parece gafada en el género y casi ninguno de sus estrenos han conseguido sus objetivos.

Por eso hoy en ¡Vaya Tele!, queremos recordar a cinco realities que no cumplieron esas expectativas de la cadena. O mejor dicho, a cuatro que no lo hicieron y a uno que sí lo logró pero que nunca podrá repetirse. Bienvenidos al horror:

05. El Bus

Hoy en día sus cifras no serían un fracaso (24% de media en todo el programa, nada menos), pero a Antena 3 no le salió del todo bien la idea de contar con un producto similar a ‘Gran Hermano‘, que había arrasado en su primera edición.

Doce concursantes viajaban por toda España en un autobús durante 100 días, sin contacto con el exterior. El reclamo era el premio: 50 millones de pesetas, superior al de GH por aquel entonces. Pero la apuesta resultó fallida.

Tiene su explicación: ‘El Bus’ era aún más aburrido que el primer Gran Hermano, tenía un desarrollo más confuso, los concursantes no dieron juego y, además, el resto de cadenas no le siguieron el juego a A3 como sí habían hecho con GH.

04. Estudio de actores

Siempre a rebufo, esta vez a Antena 3 le tocó tratar de imitar a Operación Triunfo. Y si Telecinco ya había demostrado con ‘Popstars’ que en el ámbito musical había poco que rascar, la cadena de San Sebastián de los Reyes quiso probar suerte con aspirantes a actores.

Ya en el estreno, con sólo un 11,3% de share (apenas un millón y medio de espectadores), el programa se dio el batacazo. Claro que, supuestamente, iba a contar con grandes estrellas para enseñar interpretación a sus participantes, pero se debieron de quedar por el camino.

Era la apuesta primaveral de Antena 3 en 2006 y un par de semanas después desapareció para siempre de la programación. ¿Su mayor éxito? Conseguir que Woody Allen mandase un saludo de apoyo a los concursantes.

03. El castillo de las mentes prodigiosas:

Un hito de la falta de buenas ideas televisiva. 10 supuestos brujos se encierran en un castillo gótico para demostrar que tiene poderes sobrenaturales y retarse entre ellos. La alineación era de las históricas, con Paco Porras o la Pitonisa Lola como cabecillas de un grupo con el que quedaba claro que lo paranormal existía: no había más que verlos.

Enseguida se comprobó que aquello no tenía mucho futuro y se le dio un final precipitado, aunque por lo menos hubo un final.

¿Quién era el mejor mago del mundo? Pues ganó el mexicano Astyaro, pero el título de honor debe llevárselo quien vendiese la idea a Antena 3: seguro que fue fruto de una apuesta en una noche de juerga. “¿A que no te atreves a decirles a los de Antena 3 que produzcan esto?” “¿Qué me das?”

02. Xti

Otro producto pensado para comerse el mundo que acabó en la basura de manera anticipada y el antecedente “lujoso” de ese horror llamad ‘Mujeres, hombres y viceversa’. Tres chicos convivían durante 92 días en una casa con doce chicas, entre las que debían decidir con quién se emparejarían. Presentado por Antonio Hidalgo y Paula Vázquez, el escenario era una casa-plató en Sevilla La Nueva.

Xti, que debía relanzar la audiencia de la cadena los viernes por la noche, cayó rápidamente en merecida desgracia y no superó el 15% de share, por lo que Antena 3 decidió que a ligar, a la discoteca.

De paso, con la cancelación, la cadena se ahorró el premio de 600.000 euros que prometía a la pareja ganadora. Pese a lo chusco del programa, tuvo sus fans y todo, pero nada comparable a…

01. Confianza Ciega

Éste ni se canceló antes de tiempo ni muchos de los que lo vieron podrán olvidarlo jamás. ‘Confianza Ciega’ tenía la extraña fascinación que a veces producen las cosas que de puro malas no parecen reales. Hasta la llegada del inenarrable ‘Granjero busca esposa‘, este realitie era responsable de emitir las imágenes más bochornosas y/o directamente imbéciles de la televisión española.

El lema era “Tres parejas ponen a prueba su fidelidad”.Los concursantes pasaban 16 días en un complejo turístico portugués, chicos y chicas separados, y eran sometidos a pruebas de fidelidad, con ganchos carnales llamados “seductores”. No había ni premio ni ganador, sólo la recompensa de saber que sus parejas eran fieles contra viento y marea.

La mejor parte era “el cine”, donde el programa hacía un alarde de manipulación de imágenes para calentar los ánimos de los concursantes. Francine Gálvez ejercía de torturadora psicológica de unos concursantes con reacciones infantiloides.

Propiamente ‘Confianza Ciega’ no fue un fracaso: durante gran parte del programa sí que tuvo audiencia mediocres, pero hacia el final remontó gracias a lo ridículo de sus concursantes. Momentos míticos como “¿Quién ese esa chica?” o “Jo tía…creo que me gusta Jorge. ¡Y encima sin secador!” hoy serían pasto de grupos de fans en Facebook.

Pese al gran resultado de la final (31,9 % de share, nada menos, y un ¡50%! en el debate posterior), Antena 3 no pudo repetir la experiencia: aquello fue un ejercicio insuperable de tontería televisada (y televisiva).

En ¡Vaya Tele! | ‘La vuelta al mundo en directo’ sigue por contrato

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos