Compartir
Publicidad

Cuatro diferencias entre el 'Top Chef' español y el original

Cuatro diferencias entre el 'Top Chef' español y el original
13 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Cuando se adapta en España un formato tan conocido y tan veterano como 'Top Chef' es inevitable que aparezcan las comparaciones entre las dos versiones. Después del éxito de 'Masterchef' Antena 3 vio la oportunidad de resucitar a los programas de cocina y eligió un formato tan similar como 'Top Chef' para hacerlo. Desde un principio pensé que iba a ser un error porque los programas son demasiado similares y aquí no tenemos tanto público variado, pero los datos de audiencia me están dando un tortazo en toda la cara.

Aún así ¿ha acertado Antena 3 en la adaptación de 'Top Chef'? Es complicado decirlo. Es lógico que se adapten cosas en las versiones ya que los públicos son diferentes, pero Antena 3 ha intentado meterle demasiado su mano que a veces ni siquiera se ve resquicios del programa original y sí de otros que emite la cadena. Hoy hacemos una lista de esas que tanto nos (y os) gustan y os traemos cuatro diferencias entre el 'Top Chef' español y el original.

El presentador, Padma contra Chicote

Padma y Chicote
No vale juzgar sólo el físico... o sí

Estaba claro. Una de las principales diferencias en el programa iba a estar en el presentador. En el original tenemos a la estupenda Padma introduciéndonos todas las partes del programa, desde las diferentes pruebas, pasando por las eliminaciones y las despedidas. Padma es una veterana presentado el programa, lleva desde la segunda temporada (y van 11 sin contar los spin-off) y domina a la perfección tanto el tempo como el estilo del programa. Es correcta, aséptica y sabe dar a los concursantes lo que necesita, tanto en lo bueno como en lo malo.

En el otro lado tenemos a Chicote, conocido chef español por intentar emular a Ramsay en su 'Pesadilla en la cocina'. En este 'Top Chef' patrio Chicote hace de presentador la mayoría de las veces. Y digo mayoría porque en ocasiones tenemos una voz en off que lo sustituye y en otras no, con lo que el espectador se encuentra despistado por saber a quién tiene que hacerle caso para seguir el programa. Pero Chicote tiene además otro problema: es Chicote lo mires por donde lo mires y tiene que hacer de él mismo. A saber, criticar todo lo criticable, ser el más agresivo del mundo y creerse un cocinero superior a los concursantes. Esa imagen (porque sé que él no es así) funcionaba en 'Pesadilla en la Cocina' pero no vale para 'Top Chef'. En este reality los protagonistas son los concursantes, no tiene que venir ningún cocinero a robarle la luz, ya que si quisiéramos eso haríamos un "Chicote contra todos" o algo parecido.

La realización de andar por casa

Los estadounidenses son los reyes de la realización, y punto. Son capaces de coger cualquier contenido y editarlo de tal manera que puede parecer emocionante, decepcionante, emotivo y hasta divertido, todo con las mismas imágenes. 'Top Chef' es un ejemplo de ello donde vemos, en la mayoría de ocasiones, una realización ágil y sencilla, sin muchos artificios pero que es capaz de transmitirte esa tensión que sienten los cocineros cuando están en las diferentes pruebas.

La versión patria ha intentado emular la realización americana sin mucho éxito. No porque aquí no sepamos hacer estas cosas (que sí que sabemos), si no porque el programa dura demasiado, con lo que aunque la realización coge ritmo en muchas ocasiones, a los dos minutos la pierde gracias a la necesidad de que el programa dure más de una hora y media sin anuncios. Es el mal de nuestra televisión y el que consigue que un servidor, acostumbrado a ver realities, prefiera ver el final al día siguiente que esperar veinte minutos más a que les apetezca decirnos quién se va.

La tensión del momento de expulsión

Momento expulsión

Este punto está íntimamente relacionado con el anterior. Los que habéis visto la versión original me entenderéis. Cuando es el momento de expulsar a un concursante el programa prepara todo a la perfección: una cocina ligeramente iluminada, el jurado sentado mirando fijamente a los concursantes y estos, de pie, esperando entre sudores a que les digan quién se va. ¿Qué ocurre en la versión española? Pues un intento de lo mismo pero sin mucho acierto. En la primera expulsión hemos visto como el omnipresente Chicote llamaba a los que estaban en la cuerda floja, los ponía en la misma cocina donde habían estado y ahí, sin tensión ni nada, les decían el veredicto.

Personalmente no comprendo cómo no han copiado el modo de expulsión del programa original. Consiste simplemente en coger otra sala aparte y darle un aspecto poco iluminado para conseguir la tensión necesaria. Desconozco si fue cosa de la primera expulsión "oficial" o es que lo harán siempre así, pero creo que deberían cambiar de idea y darnos esa tensión que todo reality necesita, ya que el momento de expulsión es la cumbre de todo programa.

Los invitados especiales

No todo iba a ser negativo en las diferencias entre las dos versiones, en cuestión de invitados especiales la versión patria gana a la original. ¿Por qué? Muy sencillo. En Estados Unidos los invitados ilustres que aparecen se dedican, en la mayoría de los casos, a ser jurado de lo que hacen los concursantes, nada más. En la versión de Chicote... digo, Antena 3, estos invitados son muy similares a los que pudimos ver en 'Masterchef', ya que se dedicarán a enseñar a los concursantes platos y curiosidades de su trabajo personal.

Aunque esta actividad se parece peligrosamente a lo que se hace en 'Masterchef' creo que es un acierto. Pese a que alarga más el programa ver como los diferentes chef y críticos de cocina se pasan por el programa para hablar con los concursantes y el jurado le da un tono diferente que a mí personalmente me gusta. Y qué demonios, tenemos grandes cocineros reconocidos mundialmente así que ¿por qué no aprovecharlos al máximo?

¿Quiere decir esto que la versión original es mejor que la española? Sí y no. Podemos decir que sí porque la versión actual del formato original tiene muchos detalles pulidos, detalles que se han ido corrigiendo a lo largo de once temporadas y unos cuantos spin-off. La versión española aún acaba de empezar y está aún buscando su identidad, por lo que decir que es mala sería mucho decir. A mí personalmente me gusta, me entretiene y creo que es un buen reality de cocina pero claro, como dijimos al principio, las comparaciones son odiosas.

En ¡Vaya Tele! | 'Top Chef', lo que necesitas saber

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio