Compartir
Publicidad

'2 Guns', un buen entretenimiento para adultos

'2 Guns', un buen entretenimiento para adultos
22 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace apenas tres días realicé una pequeña reflexión en la que os comentaba lo mucho que me gustaría que cinco cómics concretos contasen con una adaptación cinematográfica en el futuro. Está claro que hablo de versiones realizadas con cuidado y cariño hacia el material original, ya que no son pocas las que acaban siendo un completo despiporre que en nada o muy poco se parecen a la obra en la que dicen basarse, y es que estoy completamente a favor de hacer cambios en una adaptación, pero no si es para hacerlo peor.

También es evidente que han surgido largometrajes muy estimables e incluso grandes películas del salto a la gran pantalla de determinados cómics, pero últimamente los casos que apuestan por alejarse de la tiranía de los superhéroes cada vez tienden más hacia lo disparatado. Por suerte para nosotros, '2 Guns' (Baltasar Kormákur, 2013) no pertenece a este grupo, siendo un buen ejemplo de cine de entretenimiento pensado para un público más adulto, algo que no abunda demasiado últimamente en Hollywood.

La extraña pareja de '2 Guns'

Los protagonistas de

Tengo que admitir que no tenía demasiada confianza en que Denzel Washington y Mark Wahlberg tuviesen química como pareja, ya que el tono que suelen dar a sus personajes está muy alejado no terminaba de ver que fuesen a encajar. Pues bien, estaba completamente equivocado, ya que uno de los puntos fuertes de '2 Guns' es lo bien conjuntados que están en dos personajes perfectamente diferenciados y en los que tanto Washington como Wahlberg demuestran pasárselo de lo lindo, una sensación que se transmite con claridad al espectador y resulta decisiva para engancharnos durante su vigoroso arranque.

No deberíamos quitarle mérito a la ágil puesta en escena del islandés Baltasar Kormákur, que ya había trabajado con Wahlberg en 'Contraband' (2012), pero es el guión de Blake Masters, creador de la televisiva 'Brotherhood' (Varios directores, 2006), a partir del cómic de Steven Grant donde se encuentran las principales fortalezas y sus evidentes debilidades de '2 Guns'. Es obvio que la trama está muy lejos de ser revolucionaria u original, pero tampoco reniega de ello —hay varios homenajes a la notable 'La gran estafa' ('Charley Varrick', Don Siegel, 1973)— y sabe jugar muy bien sus cartas durante la mayor parte del relato.

Una de las claves de '2 Guns' es que aprovecha satisfactoriamente el hecho de contar con dos protagonistas con idéntica importancia, ya que se van saltando de las tramas encabezadas por Wahlberg a las lideradas por Washington con inesperada eficacia, algo que se replica a la perfección cuando se ven obligadas a confluir por la interacción entre sus dos protagonistas. Además, el cóctel mezclando comedia y acción a partes casi iguales funciona como un perfecto mecanismo de relojería —grandiosa la presencia en un rol secundario de Bill Paxton—, sólo mostrando pequeños síntomas de agotamiento cuando el drama ha de ganar peso, siendo ahí donde subtramas como la de Paula Patton dejan claro que no todo va a ser un entretenimiento de primera.

De más a menos

Escena de la película

El tramo final es, de largo, lo menos logrado de '2 Guns', ya que se deja de lado el realizar un pasatiempo que se aleje de lo más manido de este tipo de producciones y se cae en varios lugares comunes, algunos tópicos ya cansinos del cine de acción actual y una notable bajada de la carga cómica del relato. Además, el ingenio para ir introduciendo giros de guión más o menos sorprendentes ya se ha disipado entonces y no sólo el espectador está más pendiente de este punto, sino que las soluciones del guión de Masters rozan la mediocridad en varias ocasiones.

Resultaría exagerado decir que el último acto destroza '2 Guns', ya que incluso ahí hay suficientes detalles para que la diversión no desaparezca por completo, pero sí que hay un agotamiento evidente y una tendencia a lo rutinario por muy alocado que sea el plan ideado por un Denzel Washington que derrocha carisma por los cuatro costados incluso en esa parte de la película, en la cual ha de mostrar más sus cualidades dramáticas. Sí que sufre más Mark Wahlberg aquí, aunque era algo que ya se venía divisando —la visita a su “jefe”— y que no llega a resultar excesivamente molesto.

El carismático Denzel Washington

'2 Guns' es un pasatiempo muy por encima de la media y que acierta de lleno al orientarse hacia un público más adulto —y no solamente por detalles como el desnudo de Paula Patton que ella mismo promovió— cada vez más olvidado por Hollywood. Además, sus defectos no son, ni mucho menos, tan pronunciados como para derrumbar toda la diversión que nos había dado hasta entonces. Mejorable, sí, pero también bien disfrutable.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos