Compartir
Publicidad

‘Hotel Tívoli’: un guión curioso al que no acompaña la estética

‘Hotel Tívoli’: un guión curioso al que no acompaña la estética
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Mañana, día 4 de mayo, se estrena en cines ‘Hotel Tívoli’, cuyo tráiler podéis ver aquí y de la que ya os adelanté algo de información durante el Festival de Cine Español de Málaga.

Con ‘Hotel Tívoli’, Antón Reixa apuesta por una trama de historias cortas que tienen como hilo conductor un mechero cortesía de un hotel. Con un gran despliegue actoral, Reixa demuestra una gran capacidad narrativa, imaginación y buena mano para el guión, pero el film se queda muy pobre en cuanto a su aspecto estético y a su dirección. En concreto son los efectos de postproducción lo que más estropea una idea nada desechable de comienzo.

En el reparto están Mikel Erentxun, Cristina Piaget, Luis Tosar, Marta Larralde, Nancho Novo, Adolfo Fernández, Enrique Piñeyro, Ginés García Millán, José Ángel Egido, Judith Diakhate, Julieta Venegas, Luis Zahera, Mabel Rivera, Valeria Bertuccelli, etc…

La colaboración de numerosos guionistas consigue dotar a la película de la suficiente variedad como para que su premisa no se haga mecánica. Así y todo, la película consigue mantener un tono ligero, con cierto surrealismo y sin que casi ninguna situación se le haga tediosa al espectador. Muy al contrario, llega a tener momentos divertidos o que incluso son hilarantes, como la intervención de Nancho Novo. Por contra, igual que ocurría con ‘Corrupción en Miami’, el momento más bajo y aburrido lo marca Luis Tosar. ‘Hotel Tívoli’ nos demuestra que los gallegos están en el mundo entero.

En la introducción mencionaba los efectos de postproducción. En concreto se trata de la antiestética aparición de una Julieta Venegas, que se incrusta periódicamente sobre la imagen en un horrendo choma declamando pobremente unos textos no muy inspirados. En momentos como esos, ‘Hotel Tívoli’ se regodea en una pobreza visual que le podría hacer perder el favor que la ligereza y humor de las historias había logrado.

Por supuesto, a Reixa se le nota sumamente más cómodo cuando aborda las historias más profundamente gallegas: se nota que sabe de lo que habla y disfruta de ello. La historia del taxista es un espectáculo actoral que produce más de una carcajada. No olvidemos que Antón Reixa, con su serie ‘Mareas vivas’, de la televisión de Galicia, logró que, en aquella comunidad autónoma, ni siquiera el futbol pudiese derrotarle en la guerra de las audiencias.

En definitiva, pese a sus defectos, cierta fealdad visual en ocasiones y que, necesariamente, toda película de episodios está abocada a cierta irregularidad, es difícil decir que, con ‘Hotel Tívoli’ no se pasa un buen rato. Existe, sin duda alguna, algún momento del día en el que a muchos no les importaría pasar un rato divertido con las siempre poco comunes ocurrencias de Antón Reixa.

El film anterior de Antón Reixa fue ‘El lápiz del carpintero’, la adaptación de la novela de Manuel Rivas.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos