Compartir
Publicidad
'Aquaman': un espectáculo con corazón y sin miedo al ridículo, a medio camino entre 'G.I. Joe' y 'Power Rangers'
Críticas

'Aquaman': un espectáculo con corazón y sin miedo al ridículo, a medio camino entre 'G.I. Joe' y 'Power Rangers'

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Ya está. Ya ha pasado. 'Aquaman', a pesar de ser un nadador de primera, aterriza en las salas del mundo dispuesto a recuperar el prestigio dilapidado después de que 'Liga de la justicia' fuera el hazmerreír de la temporada pasada.

Diciembre aún es verano en DC

Cuando nos enteramos de que James Wan sería el encargado de llevar las riendas de ese caballito de mar desbocado que prometían ser las aventuras de Arthur Curry, mitad humano, mitad atlante, saltaron todas las alertas de la esperanza. Wan, especialista en otras lindes que poco a poco (bueno, más bien de golpe) ha ido pasando al blockbuster sin artificios, era la última esperanza para recuperar el terreno perdido merecidamente por sus compañeros de estudios.

El resultado es tan sorprendente y deslavazado que es imposible no caer rendido ante sus encantos. Eso sí, sus casi dos horas y media pasadas por agua digital se hacen un poco pesadas y tu cerebro corre el riesgo de quedar tan arrugados como tus dedos tras el mismo tiempo a remojo.

Jason Momoa, al fin, consigue ese papel protagonista que tanto tiempo llevaba acariciando con la punta de los dedos. Tras muchos vaivenes y productos condenados al olvido, se desmelena y disfruta de cada segundo de su Arthur Curry en pantalla, un granuja encantador con una serie de poderes y conocimientos que irá utilizando a medida que la trama avanza. El resto del reparto está francamente bien, destacando el carisma de Nicole Kidman por encima de resto.

Aquaman: Ragnarok on the rocks

A Warner le va la marcha. No contenta con haber dejado herido de muerte a su universo superheróico, con 'Aquaman' da un paso adelante hacia el abismo de la insensatez que fue 'El destino de Júpiter' para terminar realizando una entrada elegante y llena de técnica. Es de agradecer que en tiempos de 'Black Panther' la gravedad del asunto sea siempre la antesala de la fiesta.

El responsable del Universo Warren pone toda la carne en el asador y no se olvida de sus orígenes: el primer plano de la película podría ser el de una cinta de terror clásica. Además, Wan no abandona del todo ese mundo de horror y regalará un par de momentos de género más. Todo tiene cabida aquí. Hasta el recuerdo de universos como el de los episodios I-III de Star Wars o los cielos de 'Blade Runner'.

Precisamente ese es su punto fuerte... pero también su punto débil. 'Aquaman' es fea y es hermosa. Es ridícula y es magistral. Pero también es muy larga y esa bipolaridad no siempre funciona, como en el caso de uno de los villanos, que parece estar protagonizando su propia película de superhéroes de la Cannon. Mientras la película es capaz de colarnos las mejores secuencias de acción del año y alguna brillante idea que deja en ridículo recientes aproximaciones aventureras más clásicas, Wan no sabe poner el freno en los momentos menos afortunados. Como vamos sin spoilers, solo os diré que hay un par de ellos que serán memes de tu whatsapp en menos que canta un gallo.

Un soplo de agua dulce

Hay mucho que destacar y mucho bochorno en este remolino de diversión. La banda sonora de Rupert Gregson-Williams puede ser su mejor trabajo y la mejor banda sonora en su género de los últimos años, con esos aires a las sinfonías marcianas underground de Wojciech Golczewski.

Aquaman

El toque ecologista, con esos informativos recordando que los verdaderos villanos de la trama somos nosotros, también es interesante y pone el dedo en la llaga con el tema de la contaminación de nuestros océanos. Pero como siempre en estos casos, no es el único toque: en su desenlace asistiremos perplejos al lado más choni de Mera, con un discurso y unas maneras que parecen salidas de una concursante macarra de Gran Hermano VIP.

Parafraseando al ilustre Roy Orbison que suena en la parte siciliana de la película, epicentro de la misma y que se convierte en la secuencia de acción del año si no fuera porque estamos ante el año de 'Misión: Imposible - Fallout', "Aquaman is a mistery to me". Viva el rey.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio