Compartir
Publicidad
'Liga de la Justicia': una puñalada directa al corazón para los fans del Universo Cinematográfico DC
Críticas

'Liga de la Justicia': una puñalada directa al corazón para los fans del Universo Cinematográfico DC

Publicidad
Publicidad

"Don't imitate, innovate" —"no imites, innova"—. Esta acertada e inspiradora frase, utilizada como eslogan en la campaña publicitaria de una marca de perfumes hace prácticamente dos décadas, confirma que los mejores consejos pueden llegar de las fuentes más inesperadas y, de haber sido escuchada por los mandamases de Warner y los artífices del Universo Extendido DC, podría haber evitado la tremenda decepción que ha supuesto la torpe e irregular 'Liga de la Justicia'.

A estas alturas de la película huelga decir que la sombra de Marvel y su Universo Cinematográfico es alargada. La multimillonaria saga de la Casa de las Ideas, extendida a lo largo de diecisiete filmes hasta la fecha, parece haber encontrado una fórmula perfecta para arrasar en taquilla a base de carisma y de un cariz distendido y amable en el que la comedia se eleva como pieza fundamental y no deja cabida para la gravedad excesiva.

En contraposición a esto, en el año 2013 Zack Snyder puso en marcha el proyecto superheróico de Detective Comics con una fantástica 'El hombre de acero' que, a pesar de polarizar hasta el extremo las opiniones, nos cautivó a muchos con su mustia propuesta tonal, con su realismo y con la solemnidad que envolvió el primer viaje existencialista de Superman. Una sombría seriedad que se repetiría en la igualmente estimable y violenta 'Batman v Superman: El amanecer de la justicia' y que seguiría presente, aunque diluida en el carácter naíf e idealista de su protagonista, en la imprescindible 'Wonder Woman'.

Perdiendo el estilo propio, perdiendo el alma

La reunión del supergrupo por excelencia de DC en 'Liga de la Justicia' ha traído bajo el brazo una ruptura con este estilo que ha diferenciado la franquicia de la propuesta de la competencia durante los últimos cuatro años para, precisamente, tratar de mimetizarla. El resultado, como era de esperar tras los sonados problemas en su producción, ha terminado dando lugar a un crispante y acelerado monstruo de Frankenstein en el que la mezcla de tonos y su irritante esfuerzo por aportar comicidad al conjunto es sólo la punta de un iceberg fabricado de problemas.

Liga4

La base del éxito de todo relato recae directamente sobre sus personajes; máxima que cobra aún más importancia en un largometraje coral como 'Liga de la Justicia'. En ella, los viejos conocidos brillan como de costumbre —especialmente una Wonder Woman que conforma lo mejor de la película—, pero se muestra incapaz de desarrollar en condiciones y aportar un mínimo de profundidad y encanto a unas nuevas incorporaciones entre las que destaca inesperadamente un correcto Cyborg.

El trabajo realizado para dar forma y trasladar a la gran pantalla a dos insignias de la editorial como Aquaman y Flash puede definirse como un atentado que desvirtúa a ambos superhéroes, reduciendo al futuro Rey de Atlantis a un chulo de playa con dejes barriobajeros cuya historia se presenta a brochazos excesivamente gruesos, y utilizando vilmente al Velocista Escarlata como un insoportable bufón que personifica el ansia de Warner por inyectar la comedia de un modo artificial e intentar confrontar de tú a tú al eterno rival.

Sin noticias de Zack

Liga1

No obstante, el personaje de Ezra Miller no es la principal herramienta empleada por los responsables de 'Liga de la Justicia' para abrazar el humor en su ejercicio de réplica, ostentando la posición un Joss Whedon cuyo fichaje para pulir el producto resulta tan descarado como ineficiente. Sin duda, la labor del director de 'Los Vengadores' podría haberse centrado en enmendar los numerosos y gigantescos agujeros que adolece el guión antes que en dar alas a la broma sin gracia y al labio deforme del Henry Cavill post afeitado digital.

Junto a su narrativa torpe, caótica y tan genérica como su desdibujado villano, esclava de la condensación en 120 minutos de un proyecto ciertamente ambicioso, duele especialmente ver como la figura de Zack Snyder se va desvaneciendo progresivamente conforme avanza el metraje. Sus tics habituales y su grandilocuencia a la hora de trabajar la cámara y representar a sus héroes perfectos se muestra presente en contados momentos para, poco a poco, dar lugar a una vulgar aproximación a la acción que invita a añorar la salvaje oda a la destrucción de la pelea entre Zod y Kal-El en 'El hombre de acero'.

Liga5

Y es que, a excepción de un par de secuencias aisladas concentradas en la primera mitad de la cinta, 'Liga de la Justicia' no consigue brillar ni tan siquiera en lo que respecta al más puro y simple sentido del espectáculo, entregándose al CGI rancio en unas batallas multitudinarias y embrolladas en las que, al menos, pueden vislumbrarse atisbos de una dinámica de grupo que, de ser tratada con mimo, podría funcionar en un incierto futuro.

'Liga de la Justicia' constituye un entretenimiento vacuo, rutinario y carente de alma propia que se traduce en una puñalada directa al corazón de todos los que hemos disfrutado sin miramientos de las anteriores producciones del Universo Extendido DC. Sin duda, sabrá satisfacer al público que busquen un divertimento efímero que invite a la risa fácil y al exceso sin pies ni cabeza, pero quien busque la solemnidad que puede —y, en ocasiones, debe— rodear la figura del superhéroe, será invadido por la más profunda indiferencia.

En Espinof: ‘Liga de la Justicia’, tímidos brotes verdes en la juguetería fetichista de Zack Snyder

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos