Compartir
Publicidad

'Café solo o con ellas', para unas risas, pero nada más

9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

‘Café solo o con ellas’ nos cuenta las peripecias de un grupo de amigos y sus distintas formas de afrontar el ligue. Está dirigida por Álvaro Díaz Lorenzo y protagonizada por Alejo Sauras, Asier Etxeandia, Lucía Jiménez y Terele Pávez.

La película presenta, con cada uno de sus personajes, una manera diferente de enfocar la vida y la difícil (para algunos) cuestión de encontrar pareja. Difícil especialmente para Hugo (Diego París), gordito, muy poco agraciado y con una personalidad un tanto débil. Por si esto fuese poco, Hugo vive con su abuela (Terele Pávez), una mujer huraña y peculiar que siempre piensa lo peor de su nieto. Ocurrirá entonces algo inverosímil: Hugo conseguirá ligar con Bea, a la que da vida la actriz Lucía Jiménez (‘La caja Kovak’, ‘Proyecto Dos’).

Los amigos de Hugo no lo tienen tan difícil. Javi (Asier Etxeandia) liga todo lo que quiere hasta que conoce a Alma (Elena Ballesteros) y decide sentar la cabeza. Pedro (Alejo Sauras) está hecho polvo desde que ha descubierto que su novia, Ana (Pilar Abella), le quiere dejar para irse a vivir con su jefe. Y Dani (Javier Godino) tiene novia de toda la vida, Sonia (Inma Cuesta) con la que quiere casarse.

Sin nada demasiado original en cuanto a historia o personajes, ‘Café solo o con ellas’, que se acerca más a una serie televisiva que a un film, consigue bastantes momentos de humor, de los que ya se puede ver una buena muestra en el trailer que se incluye más arriba. Ésta es su única virtud, aunque tendría que decir que no es poca, sobre todo después de ver tantos films que se califican como comedias y que no hacen ni pizca de gracia.

Sin embargo, este humor con el que comienza se va desinflando según avanza el film. Un síntoma común a muchos productos del género cómico es que, cuando se introduce de manera forzada la cuestión de las relaciones sentimentales e incluso un mensaje a favor de la estabilidad emocional, la comicidad se pierde. Esto podría ser soportable si el film funcionase en el aspecto romántico, creando emociones y empatía en los espectadores, pero en absoluto es así. Creo que incluso el hecho de haber intentado incluir estos ingredientes románticos ha sido un error pues, ni se adecuan al tono general del film ni el autor tiene suficiente habilidad como para logarlos. Por lo tanto, habría sido preferible que la comedia fuese gamberra y desvergonzada de principio a fin sin más pretensiones que las de hacer reír.

Aparte de las risas que produce, la película es muy pobre en cuanto a su imagen y a todos los aspectos de su producción. Los actores jóvenes protagonistas dan lo justo de sí mismos y, salvo por encontrarse en personajes muy adecuados para su forma de comportarse, no se puede decir que lleven a cabo interpretaciones particularmente llamativas. Sí que cabría destacar, cómo no, a Terele Pávez, que consigue algunos de los momentos más divertidos de la película. El personaje de su nieto también es el más entrañable de los cuatro protagonistas.

Álvaro Díaz Lorenzo, el director de ‘Café solo o con ellas’ presentó esta cinta en el Festival de Cine Español de Málaga. Allí contó durante la rueda de prensa que sus intenciones no eran otras que hacer reír. Lo ha conseguido, como se demostró con la concesión del Premio del Público en este festival.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio