'La calle del terror - Parte 1: 1994' es una sangrienta gozada: Netflix inicia por todo lo alto la trilogía con una heredera sobrenatural de 'Scream'
Críticas

'La calle del terror - Parte 1: 1994' es una sangrienta gozada: Netflix inicia por todo lo alto la trilogía con una heredera sobrenatural de 'Scream'

En agosto del año pasado nos enterábamos de que Disney había llegado a un acuerdo con Netflix para venderle 'La calle del terror', una trilogía de películas basada en la popular franquicia literaria de R. L. Stine, también autor de la más mítica 'Pesadillas'. Ya entonces supimos que la idea de Netflix era convertirla en todo un evento de cara a verano de 2021

Finalmente será este mes de julio cuando llegue de forma consecutiva: 'La calle del terror - Parte 1: 1994' este viernes 2 de julio, la segunda entrega el día 9 y el desenlace el 16. Yo ya he tenido la ocasión de ver la primera y he disfrutado bastante con este slasher de corte sobrenatural que tiene en la imprescindible 'Scream' a su principal referente. Algo que seguramente también explique que la banda sonora corra a cargo de Marco Beltrami.

Buenos ingredientes

Desde el primer momento se notan los intentos de 'La calle del terror - Parte 1: 1994' por conseguir una ambientación noventera convincente, tanto en aspectos como ese uso primitivo de Internet hasta la actitud de los personajes o sus looks. Más allá de algún uso quizá demasiado obvio de ciertos temas musicales -aunque su integración dentro de la película es bastante acertada-, se nota que es algo que está al servicio de la historia en lugar de convertirlo en un mero festival de referencias.

Esa confianza en el material también se traslada a una galería de personajes adolescentes que son lo suficientemente genuinos para que el espectador pueda conectar. Ojo, no hay ningún personaje realmente memorable, pero sí un delicado equilibrio solo presente en las producciones de corte juvenil más inspiradas y con un buen trabajo de casting. Eso lo tenemos aquí.

También ayuda que los personajes actúen con sentido para intentar derrotar esa fuerza sobrenatural que les amenaza. En el guion firmado por Leigh Janiak, también directora de la película, y Phil Graziadei no encontraréis estupideces solamente justificables porque hagan falta para que la trama avance. Esa sensación de respetar lo que está contando y al espectador también ayuda mucho a que uno se meta de lleno en la historia.

Ahí conviene destacar que puede que 'Scream' sea el referente principal en algunos aspectos -especialmente obvio es durante su arranque-, pero aquí ese componente metacinematográfico desaparece en beneficio de un giro sobrenatural al que la película sabe sacar partido. Aquí no estamos ante un uso rozando lo pueril del mismo como sucedía en varias novelas de 'Pesadillas', ya que se opta por darle un toque algo más adulto que le sienta muy bien.

Sin racaneos ni excesos innecesarios

La Calle Del Terror Maya Hawke

Por ahí ya llamaba la atención que 'La calle del terror - Parte 1: 1994' hubiese recibido una calificación R en Estados Unidos, lo cual garantiza mucha más libertad en términos de mostrar la violencia en pantalla. Hay ocasiones en los que eso equivale a un festival de excesos más o menos afortunado, pero aquí es la base para un uso ajustado del gore para que la amenaza a la que se enfrentan los protagonistas se sienta como un auténtico peligro.

Por ese lado, es fácil pensar en obras como 'It' o 'It Follows' por ciertos detalles a la hora de construir ese gran mal que asola Shadyside, pero 'La calle del terror - Parte 1: 1984' sabe tener la suficiente criminalidad para no acabar siendo la nueva tal o una mera mezcla entre otras películas que funcionaron bien en su momento.

A eso ayuda un preciso trabajo de puesta en escena de Janiak, quien no solamente consigue que todo fluya, incluida una trama romántica para nada habitual en este tipo de propuestas -es ahí donde más se nota que está hecha hoy en día y no hace 25 años-, sino dar con el tono adecuado para que los personajes respiren, la película mantenga la tensión en todo momento y el espectador se divierta con ella. Ojo, con esto no me refiero a que sea cómica, sino a que tiene una clara vocación de entretener al espectador sin por ello aligerarla más de lo debido.

Por último, no me olvido de su reparto, repleto de actores poco conocidos (aunque a Fred Hechinger pudimos verle hace poco en la discreta 'La mujer en la ventana') que saben cómo desenvolverse en el escenario que plantea la película. No voy a decir que espero que alguno de ellos se convierta en una gran estrella, pero sí que están todos bien elegidos para aportar esa credibilidad necesaria a sus personajes.

En resumidas cuentas

La Calle Del Terror 1994

Sigue quedando la duda de si la historia que plantea la trilogía 'La calle del terror' da realmente para dividirlo en tres sin estirar demasiado chicle, pero la primera entrega ya es una de las mejores películas de Netflix de lo que llevamos de año, y también, aunque ya os digo que muy aprensivos tenéis que ser para sentir miedo viéndola, de lo más destacable que el cine de terror nos ha dado en este 2021.

Temas
Inicio