Compartir
Publicidad
'Campeones': un inspirado reparto sirve a Javier Fesser para crear una simpática película de superación
Críticas

'Campeones': un inspirado reparto sirve a Javier Fesser para crear una simpática película de superación

Publicidad
Publicidad

El humor fue la base de los primeros trabajos en el mundo del cine de Javier Fesser. Imposible no acordarse de la irrepetible ‘El milagro de P. Tinto’, pero ojo también a cortometrajes como ‘Aquel ritmillo’ o ‘El secdleto de la tlompeta’. Aún siguió por esa vía con la divertida ‘La gran aventura de Mortadelo y Filemón’, pero luego demostró estar interesado en otros temas con el corto ‘Binta y la gran idea’, algo que confirmaría poco después con ‘Camino’, la gran triunfadora de la gala de los Goya de 2009.

Han pasado ya diez años desde el estreno de ‘Camino’ y en todo ese tiempo apenas había estrenado una película, la estupenda ‘Mortadelo y Filemón contra Jimmy el cachondo’, amén de realizar varios cortos y de rodar un puñado de escenas para ‘Al final todos mueren’. Ahora regresa a la gran pantalla con ‘Campeones’, en la cual une su devoción por el humor con su interés por el drama de una forma algo desigual pero con un bagaje positivo.

Va algo más allá del tópico

Javier Gutierres Campeones

No culpo a aquellos que muestren ciertos recelos hacia ‘Campeones’ tras leer su premisa. Y es que el hecho de que un entrenador de baloncesto se vea obligado a entrenar a un equipo formado por personas con discapacidad intelectual parece la excusa perfecta para vendernos otro drama hueco en el que importe más el mensaje que se transmite que la necesidad de cuidar todo lo demás para ofrecer una película con algún tipo de entidad propia.

Es verdad que la estructura planteada por Fesser, también guionista de ‘Campeones’ junto a David Marqués, no se aleja demasiado de lo que uno esperaría: un protagonista algo antipático de entrada que va cambiando progresivamente contagiado por el optimismo y las ganas de vivir de sus nuevos jugadores. Hasta la parte cómica es más potente de entrada para luego ir perdiendo algo de presencia en beneficio un cruce entre ternura y lección vital.

¿Qué es entonces lo que evita que ‘Campeones’ sea una más? Lo primero es lo bien elegido que está todo su reparto. Ya daba por sentado que Javier Gutiérrez iba a regalarnos otra notable interpretación sin recurrir en ningún momento a ser más de lo mismo respecto a trabajos anteriores suyos, pero es que los miembros de su equipo están elegidos de forma tan cuidadosa que encajan de maravilla en el rol asignado a cada uno de ellos.

‘Campeones’, agradable y divertida pese a sus limitaciones

Javier Gutierrez y sus campeones

Es verdad que hay elementos de superación que resultan un poco forzados –pienso en la forma de lidiar con la fobia al agua de uno de ellos- y que la banda sonora de Rafael Arnau, colaborador habitual de Fesser, llega a resultar algo irritante por lo machacona que es en su intención potenciar ese aspecto de ‘Campeones’ durante no pocas escenas, pero como norma general se consigue que tengan cierto encanto por el buen tratamiento de personajes y el agradecido sentido del humor de Fesser.

Es cierto que aquí no entra en esa comedia excéntrica en la que tantas alegrías nos dio en su momento, pero el guion de ‘Campeones’ sabe cómo introducir píldoras de humor aquí y allá en la trama principal. Algo menos afortunado está en las secundarias -aquí pienso principalmente en todo lo concerniente a la mujer en la ficción de Gutiérrez-, pero nunca llega a resultar tan molesto como para que uno desconecte de la película.

Donde sí que está más atinada es en su necesidad de dotar de un toque humano a la historia, algo que al principio puede dar la sensación de estar encaminado a una simple sucesión de tópicos presentados de forma más o menos agradable. Algo de eso hay, y no en una dosis precisamente pequeña, pero la conjunción de los actores con la buena mano de Fesser para no excederse en los sentimentalismos resulta esencial para que uno les coja algo de cariño y llegue a implicarse con ellos.

En definitiva, ‘Campeones’ no es una película que te vaya a cambiar la vida y tampoco te va a contar nada especialmente memorable, pero sí que da con las teclas adecuadas para que su visionado resulte entretenido. Te ríes en varias ocasiones y sigues con interés lo que sucede pese a que todo lo ajeno al relato central funcione por debajo, quizá en parte también por no tener más tiempo para desarrollarlo.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos