Publicidad

'Chantaje': buen ejemplo de cómo no debe concluir un thriller

'Chantaje': buen ejemplo de cómo no debe concluir un thriller
2 comentarios

Publicidad

Publicidad

Otra cinta que nos llega con excesivo retraso, lo que ya parece una tónica habitual en muchos títulos recientes, ya que 'Chantaje' data del año 2007, y después de ver el resultado, parece como si la causa de la demora en su estreno fuera provocada por las dudas sobre su posible funcionamiento en taquilla. Y a tenor del resultado final, es posible que fuese éste uno de los motivos.

Parte con un trío de actores que pueden ofrecer garantías para llevar a cabo este thriller con trasfondo familiar y cuya intención de sorpresa queda descafeinada por el abuso de tópicos, y especialmente, con un giro en el final que intenta ser la perla del filme y que viene a demostrar lo que se va intuyendo a lo largo del metraje. Gerard Butler y Maria Bello junto a Pierce Brosnan forman el trío de protagonistas, que se esfuerzan por dar lo mejor de sí mismos y otorgarle a los diálogos y a la trama una cierta credibilidad. Y, francamente, son de lo más destacable positivamente. Sus interpretaciones están correctas, sin llegar a brillar, pero dejando buena muestra de un buen hacer.

Por un lado, Brosnan, que se nos presenta como el malo de la función y que otorga a su papel de la frialdad y astucia necesarias para llevar el peso de las escenas en las que interviene (y sabe sacudirse su encasillamiento como agente 007). Por su parte, Bello demuestra que es una actriz a tener en cuenta (aunque sigue sin despuntar) y resuelve bien su papel de esposa guapa y feliz, mientras que Butler (que filmó esta cinta antes de catapultarse como estrella con '300') demuestra buena aptitud para la acción y eso que su personaje es el menos agraciado y creíble (se nos presenta como ambicioso y resolutivo, para acabar siendo un tipo blando y cobarde). La historia que nos plantea la película se basa en la aparición de Tom Ryan, un sociópata que tiene como finalidad fastidiarle la vida al matrimonio feliz y bien situado, formado por Neil y Abby. A través de la extorsión, a modo de cruel juego, y con la garantía de mantener a la hija de la pareja secuestrada, les obliga a seguir sus instrucciones en distintas situaciones, poniéndolos a prueba y llevándolos al límite. Los hace sufrir con pruebas marcadas por el tiempo y la presión constante de saber que si no cumplen con lo cometido, la vida de su hijita corre grave peligro.

Se suceden escenas vibrantes (algunas muy bien resueltas por parte de Mike Barker, como la de la habitación del hotel), que aumentan el ritmo y la tensión de la narración, pero en la que los protagonistas, dos personas bien consideradas e inteligentes, no parecen actuar con la perspicacia necesaria para soportar la maliciosa intención de su extorsionador, que maneja psicológicamente la situación a su entero antojo. Todo nos es mostrado con un cierto suspense, vagamente sostendido en una historia con pequeñas lagunas, que son sorteadas con tal de sorprender en el desenlace.

El relato, sin llegar a aburrir, nos lleva a un forzado final rocambolesco, una pirueta con triple mortal que intenta, a la vez justificar todo lo sucedido y ofrecer una explicación de forma infantil (obra del guionista William Morrisey). Sin dejar que extraigamos nuestras propias conclusiones, la película saca a relucir su mayor mediocridad con una serie de flashbacks explicativos, que destrozan el interés de la historia. Donde debía haber un cénit en el suspense de la trama, hay una resolución absurda e inverosímil que menosprecia la inteligencia del espectador y que se deja intuir fragrantemente, siguiendo los tópicos de los thrillers al uso.

Resulta una auténtica pena como se desinfla la cinta. Aunque es meritorio reseñar como Barker logra en un arranque veloz, con una presentación breve y bien resuelta, plantearnos muy pronto la tensa situación. El resto de escenas están correctamente rodadas, con el punto de intriga y tensión necesarios, pero a pesar de mantener un cierto tono vibrante, cae en un final burdo, simplista, obvio y que defrauda a todas luces lo que podía haber sido un interesante thriller.

En Blog de Cine | 'Chantaje' | Maria Bello | Pierce Brosnan | Gerard Butler

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios