Publicidad

'Cobra': una serie de catástrofes que se disfruta a pesar de navegar entre clichés del género
Críticas

'Cobra': una serie de catástrofes que se disfruta a pesar de navegar entre clichés del género

Puede que uno de los géneros con los que se puede ser más abocados a caer en clichés y no saber muy bien cómo trabajarlos sea el de "catástrofes", graves crisis gubernamentales y demás. Es por eso que propuestas como 'Cobra', la nueva serie original de Sky, hay que recibirlas con algo de cuerda a la hora de intentar disfrutarlas.

Y es que en los primeros dos episodios de la serie (los que hemos podido ver hasta el momento) tenemos un avión chocándose contra una autopista, un grave apagón general en todo Reino Unido (y España y Francia por lo que cuentan), incendios y explosiones en hoteles urbanos, motines en una cárcel... un cóctel en el que no sabes qué será lo siguiente.

Pero vayamos al comienzo. 'Cobra' es como se llama el gabinete de crisis del gobierno británico (Cabinet Office Briefing Room), presidido por su primer ministro Robert Sutherland (Robert Carlyle). El motivo de la activación una tormenta solar que ha despedido una nube de plasma que afecta a la red de telecomunicaciones y electricidad terrestre.

El guion de la serie corre a cargo de Ben Richards, responsable de series como 'Outcasts' y 'The Tunnel' entre otros. En el reparto tenemos a Victoria Hamilton como Anna Marshall, la jefa de gabinete del primer ministro; Richard Dormer como Fraser Walker, responsable de la Secretaría de Contingencias civiles y David Haig, como Archie Glover-Morgan, secretario de interior y rival político de Sutherland.

Catástrofes y política se dan la mano

Así 'Cobra' se muestra con dos vertientes: por un lado está el tema catastrofista y, por el otro, tenemos su fuerte que es el de ver cómo se intenta gestionar la crisis. En estos primeros episodios se nos presenta a un gobernante decente, con sus problemas familiares, enfrentándose a decisiones difíciles entre lo malo y lo menos malo.

Cobra

Quizá lo que peor llevo de 'Cobra' es su capacidad para forzar mi escepticismo. Es verdad que, como digo al principio, hay que recibir estas propuestas de catástrofes y desastres con la "mente abierta" sin intentar buscar mucha lógica a lo que pasa pero hay detalles que se hacen difíciles de aceptar.

Como el hecho de que medio país esté a oscuras, la navegación por satélite falle y las telecomunicaciones hacen que un avión acabe teniendo un accidente, pero luego los móviles e Internet parecen ir medianamente bien. Me encanta un detalle que hablan de cómo iban los militares a transportar los transformadores sin navegación GPS como si el ejército no supiese usar un mapa en papel.

Todo esto acompañado de un ingente número de situaciones límite que toca resolver. Cosas que en el fondo, no dejan de servir al propósito de que la serie pueda fluir. Y, en este sentido, creo que lo hace. 'Cobra' cae en los clichés del género, sí, y a veces tanto que es ridículo.

Pero la serie se llega a disfrutar. Es de estas que, a pesar de sus defectos, si entras en ella te entra el gusanillo para ver cómo continúa episodio a episodio.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios