'Cómo meterse en un jardín (Landscapers)': una pintoresca dramedia criminal de HBO Max que confía de más en una brillante Olivia Colman
Críticas

'Cómo meterse en un jardín (Landscapers)': una pintoresca dramedia criminal de HBO Max que confía de más en una brillante Olivia Colman

Estamos llegando a un punto en la ficción en la que las series basadas en crímenes reales tienen que buscar su sitio, destacar de algún modo. Es el caso de ‘Cómo meterse en un jardín (Landscapers)’, la miniserie británica coproducida entre Sky y HBO Max y que cuenta, de modo bastante peculiar su escabroso caso.

La sinopsis es sencilla: la vida, algo anodina, del matrimonio Edwards (interpretado por Olivia Colman y David Thewlis) es interrumpida cuando en el jardín de su casa aparecen dos cadáveres. A partir de aquí tenemos la investigación de qué pasó realmente, adornada por la enriquecida imaginación (peliculitas) de Susan, la esposa que se refugia en su pasión por el cine y la memorabilia.

Entrar en lo que proponen Will Sharpe como director y Ed Sinclair como guionista es como meterse sin saber nada y de repente en la habitación roja de ‘Twin Peaks’ (solo que sin el genio de David Lynch). Sabes que ahí escondida está la verdad de lo que se nos está contando, pero el tono enigmático y confuso prevalece.

Un juego entre realidad e imaginación

El problema radica en que el juego narrativo rashomoniano, del narrador no fiable al que estamos ya acostumbrados, está presentado de forma que enmaraña algo más de lo necesario la serie. En este aspecto, falta bastante fluidez, sobre todo en la presentación, de tal manera que la ficción no termina de sentirse cómoda.

En la forma de presentar se nota, por un lado, cierta influencia de ‘Fargo’. A la inversa, eso sí. Puesto que, si la saga de los Coen y Hawley nos muestra como real un caso ficticio, ‘Landscapers’ muestra como ficticio (fantasía) un caso real. De esta manera, tenemos un juego de metaficción en el que, mediante los testimonios de Susan y Christopher se va reconstruyendo lo que pudo pasar esa fatídica noche.

Es una narrativa un tanto atrevida (desde luego es una rareza en televisión) que incluso decide en algún que otro momento romper la cuarta pared y llevarnos entre escenarios en lo que vemos salir de un plató para meterse en otro. Esto, siguiendo el hilo de hacer fantasía de un caso real, se recalca aún más cuando al terminar cada episodio escuchamos fragmentos de reportajes reales en lo que vemos desmontar el set de rodaje.

Todo esto está aderezado con humor (negro) británico, una banda sonora y una fotografía estupenda, absorbiéndonos en esa línea entre la realidad y la imaginación con un vistazo a la mente de Susan. Olivia Colman está absolutamente brillante en su interpretación, esa mirada ida, esa sonrisa inocente propia de alguien cuyo mundo es diferente al nuestro. Es hasta tétrico.

Landscapers David

Sin embargo, uno siente que la propuesta se apoya demasiado en sus protagonistas. Tanto Colman, David Thewlis como Kate O'Flynn en su papel de detective Emma Lancin cogen sobre sus hombros un guion que se pierde en sus artificios más a menudo de lo conveniente.

En definitiva, 'Cómo meterse en un jardín (Landscapers)' gana puntos gracias a su condición de atípico y pintoresco true crime posicionándose como una opción bastante peculiar e interesante.

Temas
Inicio