Compartir
Publicidad
'Criminal': un estupendo thriller para Netflix que exprime el procedimental gracias a un inspirado reparto
Críticas

'Criminal': un estupendo thriller para Netflix que exprime el procedimental gracias a un inspirado reparto

Publicidad
Publicidad

‘Criminal’ es una de las series más ambiciosas de Netflix hasta la fecha. Situada en cuatro países europeos -España, Francia, Alemania y Reino Unido- y con personajes diferentes en cada uno de ellos, el formato se convierte en el verdadero punto de encuentro. Una decisión arriesgada que podría volverse en su contra. A fin de cuentas, la empatía con los personajes suele ser esencial para que el público siga adelante con las series y en este caso va a tener que empezar de cero cada tres episodios.

Además, eso también provoca que no haya mucho espacio para desarrollar a los personajes recurrentes de cada país -no esperéis más que pequeños detalles, pero, afortunadamente, suficientes para darles un poco de fondo, al menos en el caso español-. Por ello se opta por potenciar más la figura del rol episódico, en concreto, el sospechoso que está siendo interrogado, permitiendo a los actores invitados lucirse.

Concisa y efectiva

Criminal Netflix

En Espinof hemos tenido la ocasión de ver los tres episodios situados en España y uno de los que acontece en Reino Unido. Lo primero que salta a la vista es que se utiliza la misma sala de interrogatorio, por lo que el factor diferenciador pasa a ser el método utilizado para intentar que la persona interrogada confiese la verdad y, sobre todo, la forma de abordar todo por parte de los agentes de la ley.

Y es que cada nuevo criminal es un caso aparte para el que no van a funcionar los mismos métodos. Obviamente, el factor cultural puede influir en su forma de enfrentarse a las preguntas, pero el caso acaba imponiéndose siempre por encima de eso. Eso desemboca en que la construcción de los interrogados resulte esencial, estando ahí el primer punto fuerte de la serie. Se nota que los actores invitados se lo pasan bomba con sus personajes y ‘Criminal’ logra esquivar la sensación de repetición propia de un procedimental de estas características.

Imagen Criminal

Ahí también ayuda contar con actores de la talla de Eduard Fernández, David Tennant, Carmen Machi e Inma Cuesta, pero lo cierto es que todos ellos aportan algo diferente a sus personajes para enganchar la atención del público y no perderla nunca durante los 40 minutos que tienen a su disposición. Incluso uno se olvida que están condenados a desmoronarse o a que la verdad salga a la luz pase lo que pase, ya que está disfrutando tanto con el interrogatorio que todo lo demás pasa a un segundo plano.

Por su parte, los personajes fijos también aportan su granito de arena, en especial una estupenda Emma Suárez en el caso español. Sus métodos pueden no ser del gusto de todos, pero sabe cómo ir tirando de los hilos para ser la mejor en su trabajo. Eso sí, no todo va a ser un camino de rosas, ya que en el caso español sí que se introduce una trama con continuidad que acaba resultando esencial. Deseando te deja saber cómo continúa todo en una segunda temporada que espero que Netflix confirme más temprano que tarde.

Evita el toque teatral

David Tennant Criminal

Otro aspecto clave que logra esquivar ‘Criminal’ es la posibilidad de que cada capítulo resultase demasiado estático y recordase más a una obra de teatro que a una serie de televisión. Obviamente, los responsables de la serie no tienen mucho margen, ya que el máximo margen que tienen es salir a los pasillos de la sala de interrogatorio. Eso es algo que Mariano Barroso, director de los tres situados en España, aprovecha para reducir el número de cortes en esos momentos, dando así una sensación de mayor fluidez.

Dentro de la saga de interrogatorio sí que se consigue transmitir el dinamismo necesario para mantener interesado al espectador a través de un preciso trabajo de puesta en escena, siempre más atento a potenciar el talento interpretativo pero sin caer nunca en el error de confiarlo todo a ello. Se busca así un equilibrio en el que siguen destacando más los actores, pero que da más motivos al espectador para sumergirse de lleno en el caso.

Además, resulta básico para la tensión creciente que va desarrollando cada episodio, sea por ir desvelando qué es lo que ha hecho el criminal en cuestión -modélico al respecto el capítulo protagonizado por Tennant- o por las tácticas utilizadas para sacar la verdad. Ahí es donde más se ve el cambio de mentalidad según el país, ya que nada tiene que ver lo que se hace en el tercero español con el único británico. También son situaciones distintas, claro está. Poco interés tendría que cada caso se solucionase igual.

En resumidas cuentas

No creo que ‘Criminal’ pueda llegar a ser nunca la mejor serie de Netflix por sus propias particularidades, pero sí que ha sabido estar a la altura de su ambiciosa propuesta dándonos con un estupendo thriller en el que sobresalen sus actores, en especial los que dan vida a los interrogados en cada episodio.  Una serie muy a tener a cuenta.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio