Compartir
Publicidad

Dame 10 Razones

Dame 10 Razones
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Primera: a pesar de su repelente trailer, la película no es lo que parece. Y ya tendríamos que habernos dejado llevar por el hecho de que su director, Brad Silberling, lo hace mucho mejor rodando un film intimista que una superproducción. Y si no, ahí está 'El Compromiso', un particular homenaje a su novia, que fue brutalmente asesinada, algo que le mantuvo obsesionado hasta que realizó tan magnífico film.

Segunda: la historia es sencilla, que no simple, y en unos ajustados 75 minutos tenemos la agradable sensación de que nos habla de muchas cosas, con un conciso guión, que rehuye en todo momentos los tópicos, y nos aleja de lo ya visto en este tipo de films, algo verdaderamente difícil en los tiempos que corren.

Tercera: Morgan Freeman es un grandísimo actor, algo demasiado obvio para decirlo, pero aquí logra estar más cercano que nunca, olvidándose que es una estrella, y ofreciéndonos otra de sus maravillosas interpretaciones, que parece no le cuesta nada hacer. Su personaje es el de un actor famoso que lleva cuatro años sin hacer una película, e investiga el intervenir en un film pequeño, para lo que decide mezclarse entre la gente normal para preparar su papel. En ningún momento se dice su nombre, pero bien podría estar interpretándose a sí mismo.

Cuarta: Paz Vega normalmente me saca de mis casillas, no la suelo aguantar, pero aquí está simple y llanamente IMPRESIONANTE. No desmerece al lado de Freeman en ni una sola de las escenas que comparte con él, con son bastantes, y su química con el actor es perfecta. Vega logra algo a lo que todo actor o actriz debe aspirar: que veamos al personaje y no al que lo interpreta.

Quinta: el sentido del humor que desprende el film es maravilloso. Atención a las situaciones protagonizadas por Freeman en dos supermercados distintos, sencillamente hilarante y original.

Sexta: al tratar de un actor famoso que se mezcla entre la gente, hay chistes acerca del mundo del cine, y ninguno tiene desperdicio, como las bromas con Ashley Judd, que trabajo más de una vez con Freeman; cierto consejo dado por Clint Eastwood, o una situación con Danny De Vito. Aunque todo podría parecer forzado, está inteligentemente metido en la película.

Séptima: una vez más, y al igual que en 'El Compromiso', la selección musical es extraordinaria, jugando aquí con algo de música latina, por razones más que evidentes. Pero el director va más allá haciendo que sus dos personajes canten en algún momento del film, y oir cantar a Morgan Freeman (imprescindible la versión original) cierta canción típica española, simplemente no tiene precio.

Octava: Silberling pretende en todo momento ser realista, acercarse al lado humano de los personajes, y al mismo tiempo es muy consciente de estar haciendo cine, ago ficticio al 100%. Ese realismo lo consigue de forma inaudita: con algún que otro momento poético, o casi de cuento, totalmente alejado de cualquier tipo de realismo. Pocos directores logran esa mezcla y salen airosos.

Novena: el director demuestra una vez más lo endiabladamente fácil que le resulta moverse entre distintas emociones, sin cargar las tintas en ningún aspecto. El espectador puede llegar a reir y llorar al mismo tiempo, es partícipe en todo momento de todo lo que sucede delante de él, queriendo acompañar de muy buena gana a sus dos protagonistas en su singular viaje.Y cuando la película termina, en un final rematadamente maravilloso, no queremos que esto suceda, queremos más.

Décima: no sé por qué leches seguís leyendo esta crítica, y no estáis reservando ya dos entradas para el estreno.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio