Publicidad

'En el Punto de Mira (Vantage Point)', intragable atentado en Rachomón Tv

'En el Punto de Mira (Vantage Point)', intragable atentado en Rachomón Tv
17 comentarios

El pasado 29 de febrero se estrenó en España 'Vantage Point', cuyo título se vio modificado por el de 'En el Punto de Mira', un comodín ya usado otras veces (sin ir más lejos, fue el subtítulo que le pusieron a la infumable 'Shoot ´Em Up'). La película ha tenido bastante repercusión porque la acción se supone que transcurre en Salamanca, durante una visita del Presidente de los Estados Unidos, cuando en realidad casi todo se ha rodado fuera de este país (concretamente, en México). Tan inverosímil como la abundante cantidad de banderitas es el resto de lo que ocurre en este producto, casi una miniserie televisiva estrenada en cines, lo que impide hacer zapping, una vez comprobado que el espectáculo es una pérdida de tiempo.

El argumento de 'En el Punto de Mira' ('Vantage Point', 2007) gira en torno a un atentado contra el Presidente de los Estados Unidos durante un acto que tiene lugar en Salamanca, España (ejem). El suceso es vivido por una serie de personajes, desde sus diferentes puntos de vista, lo que forma una especie de puzzle para el espectador que revelará los secretos del crimen.

Parecía que 'En el Punto de Mira' tenía la misma estructura que 'Rashomon', ese famoso clásico de Akira Kurosawa que todo el mundo dice haber visto; es decir, el mismo suceso contado desde diferentes puntos de vista. Ni de lejos. Aquí no vemos las versiones de varios personajes sobre el mismo atentado, ni siquiera vemos la misma acción desde varios puntos de vista; lo que nos proponen es ver qué hacen varios personajes unos minutos antes, durante y después del atentado. Así, tenemos una especie de miniserie donde cada episodio está protagonizado por un personaje. Hasta que se cansan.

Porque lo más gracioso del asunto es que esta estructura, este ir y venir de una historia a otra, se abandona en un punto de la película (no sabría decir si mucho más allá de la mitad), sin motivo aparente, para dejar el resto de la acción en modo lineal, mezclando a todos los personajes y todas las acciones, de forma corriente. Entonces, ¿para qué todo lo anterior? ¿Es que se dieron cuenta demasiado tarde que no podían estar así todo el tiempo? ¿Se manchó de café la mitad del guión y tuvieron que improvisar? Por cierto, menuda chorrada de recurso el tener que ver, durante unos instantes, todo lo acontecido en los minutos previos como si nos estuviesen rebobinando una cinta. El olor a televisión impregna toda la mala película de Pete Travis. Mucho ruido, muchos gritos, muchos primeros planos y muchos giros sorprendentes a cual más inverosímil. Han llevado la televisión al cine. Lástima que no den la posibilidad de cambiarte de sala una vez empezada la película, como si de zapping se tratase...

Por otra parte, ¿habéis analizado el atentado planteado en la película, una vez fuera del cine? ¿Y la persecución o el recorrido que hacen todos los personajes hasta llegar al mismo maldito sitio en el mismo maldito momento? Resultaría interminable enumerar la cantidad de tonterías que se incluyen en el guión escrito por Barry Levy. Por señalar algunas especialmente ridículas, ¿qué hace la madre de la niña de Rajoy buscando a su hija tan lejos? ¿El personaje de Dennis Quaid es un Terminator? ¿Cómo es que dos coches a toda leche por el centro de una ciudad no se paran ni un momento y no atropellan a nadie? ¿Cómo es que el personaje de Forest Whitaker llega hasta Eduardo Noriega cuando los policías no pueden seguirle? ¿Por qué el Rambo de los malos se vuelve tan torpe disparando contra Quaid (y por qué nadie dispara a las ruedas)? Pero lo mejor: ¿¿cómo llega la niña al mismo sitio (y tan rápido) donde están todos los demás??

Destaca de 'En el Punto de Mira' el reparto, lleno de nombres conocidos, algunos incluso son buenos actores. De este modo, en este aburrido show televisivo tendremos la posibilidad de ver a gente como al serio Dennis Quaid, como el típico veterano que todos creen que la va a cagar pero luego resulta ser el más listo y el más duro, el gran William Hurt, que tiene dos papeles, uno serio y otro idiota, "nuestro" Eduardo Noriega, que aún no sé porqué sigue en esto del cine, la gran Sigourney Weaver, a la que apenas le dejan unos minutos para lucirse, el casi siempre estupendo Forest Whitaker, que aquí parece compañero de interpretación de Noriega, el "perdido" Matthew Fox, que hace lo que puede con un personaje sencillamente ridículo, o el inexpresivo Edgar Ramirez, que hace exactamente lo mismo que cuando se enfrentó a Bourne. Basta decir, creo, que con otros actores en lugar de éstos, más populares, la cosa habría sido, al menos, igual. No interesan las interpretaciones (sean malas o buenas), sino hacer mucho ruido.

Definitivamente, si 'En el Punto de Mira' hubiese sido una miniserie, no habría pasado del primer capítulo. No interesa en ningún momento. Desde el principio, nada resulta creíble, empezando por los reporteros o la localización, y terminando por los actores, donde sólo Hurt (en sólo uno de sus dos papeles, el que no es idiota) y Weaver mantienen el tipo. Una mala película.

  • Otra crítica de la película en Blogdecine:

'En el punto de mira', entretenimiento desde todos los puntos de vista (por Beatriz Maldivia)

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios