Publicidad

'El escándalo': Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie brillan en una película que no exprime a fondo la potente historia real
Críticas

'El escándalo': Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie brillan en una película que no exprime a fondo la potente historia real

Publicidad

Publicidad

El movimiento #MeToo ha servido, entre otras muchas cosas, para limpiar Hollywood de aquellas personas que habían abusado sexualmente de otras y la industria del cine a buen seguro acabará llevando uno de los múltiples casos conocidos a la gran pantalla más temprano que tarde. Sin embargo, hubo muchos escándalos sexuales antes, destacando el de Roger Aisles por cercanía en el tiempo.

Aisles fue el principal impulsor de Fox News, un titán entre los medios norteamericanos, y también estuvo detrás de las campañas de importantes figuras políticas como Richard Nixon o Ronald Reagan, pero todo eso quedó en un segundo plano cuando fue acusado de abuso sexual hacia varias de sus trabajadoras. ‘El escándalo’ aborda esa historia, prestando especial atención a los tres personajes interpretados por unas estupendas Charlize Theron, Nicole Kidman y Margot Robbie.

Potenciando la figura de la víctima

Escena El Escandalo

‘El escándalo’ está planteada de una forma que permite ilustrar diferentes etapas en la forma de abordar los abusos de Aisles por parte de los personajes: Kidman es la veterana que no está dispuesta a tolerar más, Theron se encuentra en la cima de su carrera y hace mucho que parece haber dejado atrás lo sucedido como empezaba como periodista y Robbie es la recién llegada que todavía no sabe muy bien cómo reaccionar ante lo que le acaba de suceder.

De esta forma, la película incide en el rol de la víctima por encima de cualquier otra cosa, permitiendo ver a tres personajes como una especie de evolución, un detalle interesante en lo dramático que también tiene sus consecuencias negativas. El primero de ellos es que esto da pie a cierta dispersión, impidiendo que ninguna de las tres consiga el nivel de profundidad necesario para que la poderosa historia real brille en todo su esplendor.

Imagen El Escandalo

Ahí habría que valorar hasta qué punto es acertado la inclusión del personaje de Robbie, ya que es una invención del guionista a partir del caso de muchas otras mujeres que sufrieron abusos por parte de Aisles. Por momentos incluso parece que su presencia está más supeditada a poder contar con una “reproducción” en tiempo real de los métodos de Aisles en una escena muy bien ejecutada y con unas interpretaciones excepcionales tanto por su parte como de la mano de John Lithgow, quien sabe conectar con los rasgos de su personaje más allá del increíble trabajo de maquillaje para potenciar su parecido físico con Aisles.

Entiendo que poder incluir algo así resulta más jugoso en lugar de echar mano de pequeños flashbacks que ilustren las vivencias de los personaje con los rostros de Kidman y Theron, y también que poder contar con Robbie, que esta semana también estrena en España ‘Aves de presa’, era demasiado tentador, pero a veces hay que prescindir de cosas que funcionan en lo individual para que lo colectivo se vea beneficiado.

Luces y sombras de ‘El escándalo’

Escandalo Imagen

Un buen ejemplo de ello lo tenemos en el caso de Theron, quien durante buena parte de la película está más centrada en su rivalidad con Donald Trump que en cualquier cosa, algo que sirve para conectar la película de forma más clara con el clima político actual y para incidir en otros rasgos de su personaje, pero a cambio todo lo concerniente a los abusos sexuales sufridos quedan relegados al tramo final sin entrar nunca de forma satisfactoria en ellos. Los sufrió, le queda claro que sigue sucediendo -cosa que seguramente ni siquiera dudase- y “palante”.

Ya no es solamente que tener que centrarse en dos personajes habría dado mas tiempo a mejor ese punto, pues también hubiese permitido incidir más en los vaivenes de Kidman para sacar adelante lo que se antojaba como una misión casi imposible. En su caso al menos no queda esa sensación de cierta superficialidad, pero sí que la película te deja pensando que ojalá hubiesen entrado más en eso en lugar de acabar convirtiéndose en un motor narrativo para Theron.

Escandalo Escena

Por su parte, Jay Roach sabe cómo hacer que la historia fluya y da los actores las armas necesarias para lucirse en sus papeles sin dar la sensación de que la película esté a su servicio, pero parece como si estuviera más interesado en darnos una película con buen ritmo que una visión más profunda de lo sucedido, como si la importancia de lo que cuenta ya sea suficiente para poder entender realmente sus repercusiones.

Es cierto que parece que esa es también su forma de potenciar la intensidad de la historia, pero ahí ‘El escándalo’ parece más una gran película de lo que lo es realmente. A cambio resulta más accesible y entretenida, pero no tengo claro que esa fuese la intención o, sobre todo, que debiera serlo.

En resumidas cuentas

Fotograma Escandalo

‘El escándalo’ podría haber sido perfectamente una de las aspirantes al Óscar de este año y se ha “conformado” con serlo en las categorías interpretativas. En esa faceta estamos ante una película muy disfrutable que además cuenta con otras virtudes, pero desgraciadamente no termina de exprimir la potentísima historia real que adapta.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios