Publicidad

'La noche de los girasoles', muy recomendable comedia negra, absurda y rural

'La noche de los girasoles', muy recomendable comedia negra, absurda y rural
26 comentarios

Publicidad

Publicidad

Ancohe se celebró el preestreno con todas las estrellas y los artífices de ‘La noche de los girasoles’, la opera prima de Jorge Sánchez-Cabezudo que competirá en la 3ª Edición De las Giornati Degli Autori - Venice Days, dentro del marco del próximo Festival Internacional De Cine De Venecia. Una comedia negra que juega a despistar al espectador y a mostrar el absurdo ante el que cualquiera puede encontrarse. El trailer ya se puede ver. Cine español de calidad, con mucho que ofrecer, de factura más que correcta y con un curioso, pero bien hallado tono entre lo grave y lo risible.

Pedro y Esteban son dos espeleólogos que llegan a una zona montañosa para estudiar el hallazgo de una cueva y determinar si tiene interés científico. Les acompaña Gabi, la novia de Esteban, que les espera al pie de la montaña. Pero cuando los espeleólogos salen de la cueva, encuentran a Gabi aterrorizada: ha estado a punto de ser violada por un vendedor de aspiradoras. Aún bajo los efectos del shock, Gabi cree reconocer en un campesino a su agresor, lo que desencadenará la ira de Esteban y Pedro, que no dudan en atacar a este hombre solitario. Los protagonistas son Carmelo Gómez, como Esteban; Judith Diakhate, en el papel de Gabi; Mariano Alameda interpretando a Pedro. Cesáreo Estébanez es Cecilio, el campesino que sufrirá el ataque, y Walter Vidarte, Amós el loco, el único enemigo de Cecilio. O su único amigo. Una de las grandes aportaciones de la película: el descubrimiento de Vicente Romero como un guardia civil de lo más cómico, por su forma práctica de ver las cosas. Celso Bugallo será Amadeo, el "Grissom" de esta historia. Y por último, Manuel Morón como el malo de la película: el violador.

Todos los actores hacen una gran labor y resultan creíbles y adecuados en sus papeles. Además de al guardia civil que ya he mencionado, cabría destacar a los dos únicos habitantes de la aldea semiabandonada: Walter Vidarte y Cesáreo Estébanez, que no sólo están muy auténticos, sino que muestran, además, una compenetración entre ellos digna de ser vista.

‘La noche de los girasoles’ comienza con un interesante juego estructural. Cada fragmento, encabezado por un rótulo que nos dice qué personajes que lo van a protagonizar: el hombre del motel, los espeleólogos, el hombre del camino, etc… viene a completar información que nos faltaba en el anterior y para ello se remonta en el tiempo. Así, vemos los sucesos desde casi todos los puntos de vista y vamos comprendiendo qué hacen esas personas en un pueblo de pocos habitantes. Antes de todo esto, una pequeña presentación de la situación que nos despista un poco a modo de McGuffin de Hitchcock.

Han llamado thriller a esta película que sí que tiene una pequeña parte de investigación policial, pero no es el género en el que realmente cabría englobarla. Es más una comedia negra rural, con bastantes aspectos sociales, costumbristas y, sobre todo, una muestra del absurdo de las cosas que ocurren. El guión, tal como se desarrolla, podría perfectamente haber tenido una sorpresa final que nos añadiera una información que desconocíamos los espectadores y que podría haber redondeado toda la acción al estilo de los thriller. Pero no es ése el camino que buscaba el director y guionista. Que todo acabe sin tener mucho sentido es parte de lo que quería contar.

La ambientación en el pueblo y el retrato de la vida rural también es otro de los logros del film que no quiere quedarse en la parte de suspense o cómica únicamente, sino que también busca hacer su cuadro de una sociedad que toca a su fin. La producción de la película, a pesar de tratarse de una opera prima, está bastante cuidada. Enrique González Macho, presidente de Alta Films y propietario de los cines Renoir y Princesa, es el inversor principal.

Hay que conceder muchas cosas al azar y a la casualidad para que el guión encaje. No lo explico a fondo porque destriparía la película, pero lo digo por encima y cuando la veáis ya comprobaréis a qué me refiero: lo de que ellos hayan venido a explorar una cueva y lo de que el vejete esté loco resulta muy conveniente para los protagonistas. Quizá todo se explica por esa sensación de absurdo que domina el metraje.

En este enlace pueden leerse muchas declaraciones del director que describe a la perfección su primera película.

Sánchez-Cabezudo había dirigido el cortometraje ‘La gotera’, junto con Grojo, y ‘Mustek’. Y había participado en el guión de ‘Código natural ‘, de Vicente Pérez Herrero.

girasoles cartel.jpg
Ficha técnica:

Guionista y director: JORGE SÁNCHEZ-CABEZUDO Productor: ENRIQUE GONZÁLEZ MACHO Coproductores: LUIS GALVÃO TELES (por FADO FILMES, Portugal) y MICHAEL GENTILE (por THE FILM, Francia) Productora ejecutiva: BELÉN BERNUY Director de fotografía: ÁNGEL IGUACEL Directores artísticos: DIEGO MODINO y ALBERTO SÁNCHEZ-CABEZUDO Figurinista: SILVIA GARCÍA-BRAVO
Montador: PEDRO RIBEIRO Jefe de sonido: VASCO PEDROSO Maquilladora: LOLA LÓPEZ Peluquería: ITZIAR ARRIETA Directora de producción: SANDRA HERMIDA

Ficha artística:

Esteban: CARMELO GÓMEZ Gabi: JUDITH DIAKHATE Amadeo: CELSO BUGALLO Vendedor: MANUEL MORÓN Pedro: MARIANO ALAMEDA Tomás: VICENTE ROMERO Amós: WALTER VIDARTE Cecilio: CESÁREO ESTÉBANEZ Beni: FERNANDO SÁNCHEZ-CABEZUDO Marta: PETRA MARTÍNEZ Raquel: NURIA MENCÍA Julián: ENRIQUE MARTÍNEZ Rovira: MARIANO PEÑA Rosa: AMALIA HORNERO

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir