Publicidad

'Ocho apellidos vascos', la tentación vive al norte

'Ocho apellidos vascos', la tentación vive al norte
3 comentarios

Tras una discusión que termina en frustrada noche de sexo, Rafa (Dani Rovira) decide perseguir a la chica de sus sueños allá donde ella va: al País Vasco, a una pequeña localidad donde trabaja de taxista e intenta superar el plantón de su boda. Pero Amaia (Clara Lago) tiene otros planes: mantener la farsa de la boda para lograr reconciliarse con su padre, Koldo (Karra Elejalde), un testarudo y duro pescador.

Comedia romántica que cuenta con el aderezo del contraste costumbrista como motor de bromas. Las risas son fáciles, pero abundantes y algunas ciertamente irresistibles: la dirección de Emilio Martínez Lázaro es prácticamente nula, y no parece tener cierto manejo en los planos aéreos ni preocuparse por armar transiciones visuales decentes. Pero el guión de Borja Cobeaga y Diego San José es perfectamente servicial y los actores llenan la película de brío.

Pude ver 'Ocho apellidos vascos' (id, 2014) en las mejores condiciones posibles. Una sala absolutamente llena y entregada y con la compañía de amigos. Las risas fueron generalizadas y puedo decir que, en muchos casos, catárticas. El rostro más serio era el de personas mayores sonriendo ante el espectáculo, a veces eléctrico, de humor verbal y físico que ofrecen sus intérpretes. Estoy más cerca de mi compañero Sergio que de Mikel: creo que la película, de vocación comercial, ofrece una dosis de risa lo suficientemente respetuosa y festiva.

Esta es una comedia de buenos sentimientos, pero esta vez la cursilería y las trampas están escamoteadas lo suficiente, acierto que atribuyo al talento inestimable de San José y Cobeaga cuya labor como guionistas bien merece una mirada autoral.

Mentiras arriesgadas

142

Los lugares comunes, entendidos como parte de la vida, han servido siempre como premisa a las comedias que han escrito San José y Cobeaga. 'Pagafantas' (id, 2009) era poco menos que la representación de una pesadilla de la masculinidad occidental más reciente.: la ansiedad frente al rechazo. Por supuesto, las posibilidades más dramáticas de la idea - la apatía y el narcisismo que no conciben el rechazo en una psique - eran convenientemente aisladas para crear una comedia lo suficientemente desmadrada. Se trataba del debut en la dirección de largometraje de Cobeaga y, siendo justos, era suficientemente ágil como para no reclamar severidad y aceptar sus condiciones de partida.

La segunda (y en mi opinión subestimada) colaboración fue 'No Controles' (id, 2011) donde no solamente mostraron interés también por el personaje femenino sino que crearon una pareja de desorientados a pequeña escala del todo adorables. En su vindicación final de la familiaridad había un halo de dulce derrota del todo apreciable, pues ninguno de los dos enderezaba su destino profesional y entendía el amor bajo una luz nueva.

san1

Hay más de un parecido estructural en esta comedia, también centrada en un enredo que comienza y termina con una mentira al padre, aunque aquí estamos en terreno familiar desde el inicio, una vibrante escena de pelea que deriva en deseo. Cobeaga y San José no se molestan en explicar como estos polos opuestos se atraen y me parece un acierto pues dinamiza los gags y facilita, curiosamente, la verosimilitud de la propuesta.

De nuevo, el personaje más complicado es otra vicotria. La vasca encarnada por la (madrileña) Clara Lago es un excelente contrapunto cómico y dramático al entrañable y desfasado andaluz pijo que da vida un tremendo Dani Rovira, cuya confidencia hace presagiar una feliz andadura en cine. Dos secundarios gigantescos, Karra Elejalde y Carmen Machi ejercen sus papeles secundarios con un huracán de comicidad: el primero, aportando amenaza y extraña ternura, y la segunda, convirtiendo a una pueblerina castiza en feliz hada para cenicientos.

En última instancia, la historia se preocupa por la manera en la que ella negocia con sus propias mentiras para dirigir al espectador a su clímax final. Pudiera parecer que el final convirtiera en idílico un personaje basado en el alboroto, pero la película gira alrededor de una identidad frágil y de la transigencia.: el final es poco menos que otro peaje más para el esperado cierre.

1422

Más allá de eso, no creo que la película busque representar áreas simbólicas de problemas sociopolíticos españoles: precisamente, la posibilidad de imaginar la kale borroka como fuente de humor blanco es su mayor declaración de intenciones. Este es un cuento de hadas, pero con una peculiaridad muy notable: que aquí tanto la vida como el amor son increíblemente horteras.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios