'Odio, de Dani Rovira': Netflix devuelve al escenario al cómico español con un divertido y extenso monólogo, sin filtros y con mucho corazón
Críticas

'Odio, de Dani Rovira': Netflix devuelve al escenario al cómico español con un divertido y extenso monólogo, sin filtros y con mucho corazón

HOY SE HABLA DE

El cómico malagueño recupera las tablas con casi hora y media de material original donde diseccionar su mundo con la gracia que lo ha popularizado hasta convertirlo en un referente. Lo hace para Netflix y en su casa, en Málaga. Todos contentos.

La risa es lo primero

Dani Rovira no pasó un 2020 de ensueño y así lo resume en los primeros minutos de su monólogo sobre el escenario del Teatro Soho Caixabank de Málaga. Rovira, uno de los más exitosos monologuistas del país y protagonista de alguna de las películas más taquilleras de la historia de nuestro cine, fue diagnosticado con un serio problema de salud a comienzos del año pasado, una enfermedad que lo puso a prueba y de la que ha salido con energías renovadas. Ese optimismo, esa vitalidad, alumbra el escenario más que la propia puesta en escena del espectáculo.

Como no podía ser de otro modo, el humorista aporta su visión más sincera, delirante y sin filtros sobre el ser humano en estos tiempos. El concepto de la risa primigenia, los vegano, las mascotas, las redes sociales, las apps para ligar y el odio desmedido (desde el más absoluto cariño) son el eje central de un discurso que nunca cae en el tedio pero al que no le habría venido nada mal un poco de tijera.

Y es que por momentos Rovira no puede evitar tropezar en lugares comunes o bromas demasiado extendidas ya a lo largo de la cultura popular de la guasa. Pero lo que es digno de aplauso es que esos 82 minutos están escritos por el propio actor. Recordemos que hay vida más allá de 'El club de la comedia' y demás lugares con guionistas al servicio del cómico, el actor o el que sea que se ponga sobre el escenario. Recordemos que Kiko Rivera estuvo ahí una vez.

El azúcar en los labios

A pesar de esos altibajos, nunca demasiado pronunciados pero algo desgastados y casi de dominio público, cuando Rovira mete la directa es imparable y enormemente carismático. Su talento y su gracejo se mantienen intactos a pesar de sus años en el cine y de unos papeles donde uno ya no veía al cómico del micrófono en la mano y sí al actor de comedia que se encontraba en pleno proceso de conquista nacional.

Odio De Dani Rovira

Rovira sabe ofrecer un material notable intercalando anécdotas y humor puramente observacional con lecciones de vida que, tranquilos, nada tienen que ver con la situación que estamos atravesando ni con su caso personal.

El simple hecho de comentar la razón por la que su perrita se quedaba parada en la calle en pleno paseo y lo que extrae de ahí es material emocional de primer nivel, imposible no sorprenderse con el corazón encogido y la empatía por el techo.

Al final esto es lo que hay, ni más ni menos. El protagonista busca por todos los medios a su alcance que el público se ría, que es a lo que ha ido al teatro y por lo que tú habrás visto su espectáculo esta semana.

Con subtítulos o sin ellos (y es que cuando mejor lo hace y más cómodo se encuentra es riéndose de sí mismo), y seas del equipo que seas, en el fondo todos queremos tener a alguien como él en el nuestro. Viva el humor y viva la vida.

Ahorra más de un 20% en la suscripción anual (69,99€) o mensual (6,99€) a Disney+ antes del 23 de febrero.

Ahorra más de un 20% en la suscripción anual (69,99€) o mensual (6,99€) a Disney+ antes del 23 de febrero.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio