Compartir
Publicidad

'París a toda costa', una it-girl inmigrante

'París a toda costa', una it-girl inmigrante
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace unos días os hablaba de como en Francia también se hace muy mal cine con la crítica de '20 años no importan' ('20 ans d'écart', Davir Moreau, 2013), uno de los últimos estrenos del cine vecino. Hoy os traemos otra comedia francesa que llega a nuestras pantallas 'París a toda costa' ('Paris à tout prix) de Reem Kherici, aunque muchísimo más digna, algo más original y sin duda, con mucho más encanto. La cinta supone el debut como directora de la también actriz Reem Kherici, de origen tunecino e italiano y es algo así como un 'Sexo en Nueva York' ambientado en París y con la inmigración con tema central.

En 'París a toda costa', conocemos a Maya, de origen marroquí, pero que vive en París desde hace 20 años. Es una it-girl de la moda. En pleno ascenso, está preparada para conseguir su primer contrato fijo como estilista en la casa de alta costura para la que trabaja. Pero un control policial rutinario en el que descubren que su permiso de estancia ha caducado la envía en menos de 24 horas directamente a Marruecos. Vuelta al país y a la familia que quería olvidar. Choque de culturas, choque de prejuicios, Maya hará cualquier cosa por volver. Literalmente cualquier cosa. Cuando el futuro de una parisina trendy se convierte en el horror de una inmigrante sin papeles.

Una it-girl inmigrante

paris à tout prix

No voy a negar que 'París a toda costa' suena a tópico por todas partes, pero aún así, el debut en la dirección de Reem Kherici funciona a la hora de tratar un tema tan serio como el de la inmigración y las deportaciones con sentido del humor y respeto. Y es que el debut como directora de Kherici es sobre los contrastes y los choques culturales, los mundos tan diferentes de una 'it-girl' que se dedica al mundo de la moda de alta costura en París y el de su familia en Marruecos y su casa en pleno desierto.

Pero 'París a toda costa' se adentra, sobre todo, en los orígenes, en el '¿de dónde venimos?' y hasta que punto nuestras raíces nos convierten en lo que somos o es lo que deseamos lo que nos hace ser como somos y siempre usando con el telón de fondo la inmigración, las fronteras y todas las dificultades burocráticas y políticas que eso conlleva. Pero Reem Kherici lo tiene muy claro y no quiere hacer cine social al uso y lo transforma en una comedia amable, con tintes de comedia romántica y de apariencia muy comercial.

Aunque el título de 'comercial' puede sonar muy grande y hasta tener una connotación negativa con respecto a su factura estética, lo cierto es que el tono amable y cómico de 'París a toda costa' le resta importancia al tema, pero sin dejarlo de lado y convirtiéndose en un cine social cercano, simple y para todos los gustos.

¿Demasiada frivolidad?

paris a toda costa

Una pena que 'París a toda costa' pueda pecar y parecer demasiado frívola bajo su aspecto de 'Sexo en Nueva York' a la francesa con una Carrie Bradshaw marroquí, y lo cierto es que su puesta en escena plana y casi de serie de televisión no ayuda a que la cinta pueda tomarse con la seriedad justa y necesaria para entender que hay mucho más que las ganas por triunfar en el competitivo mundo de la moda de una chica marroquí en París.

'París a toda costa' es la película perfecta para todos aquellos a los que les apetezca ver algo ligero y sencillo, pero que no esté vacío en contenido y dé algo en lo que pensar.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio