'Sin pudor': el nuevo éxito sorpresa de Netflix mezcla 'Castle' con telefilm de sobremesa y una pizca de thriller erótico con poca fortuna
Críticas

'Sin pudor': el nuevo éxito sorpresa de Netflix mezcla 'Castle' con telefilm de sobremesa y una pizca de thriller erótico con poca fortuna

Uno de los grandes objetivos de Netflix es que su catálogo ofrezca algo para todo tipo de público para conseguir así el máximo número posible de clientes. Eso es algo que va siendo cada vez más evidente y con 'Sin pudor', su nuevo éxito sorpresa, vuelve a demostrar que a la plataforma también le interesan los amantes de los telefilms de suspense de sobremesa.

Por mucho que se trate de una adaptación de la novela de Nora Roberts, 'Sin pudor' no deja de ser un vehículo para el lucimiento de Alyssa Milano ('Embrujadas'), quien también ejerce como productora ejecutiva de una cinta que se convirtió en la película más vista de Netflix durante la semana pasada. Virtudes para justificarlo no es que tenga precisamente muchas.

Incompetencia

'Sin pudor' cuenta la historia de una exitosa escritora de novelas de misterio que se empeña en participar en la investigación del asesinato de su hermana, hasta el punto de que es imposible tomarse la película en serio, ya que la gran justificación para que no le paren los pies es una ridícula subtrama romántica entre su personaje y el encargado de la investigación.

Ese punto ya hace saltar por los aires la credibilidad del guion firmado por Edithe Swensen, Donald Martin y Suzette Couture, pues aquí no se hace ningún tipo de esfuerzo para sentar las bases de esa relación más allá de un encuentro más o menos fortuito, más centrado en justificar una tensión romántica entre ambos que nunca engancha que para cualquier otra cosa. Vamos, jugar un poco a 'Castle' sin ofrecer nada interesante a cambio.

Eso sí, el hilo central es ver cómo el personaje interpretado por Milano va avanzando en la investigación mucho más que los cuerpos de seguridad. Por desgracia, 'Sin pudor' no ofrece nada que justifique tanto la aparente inacción policial como los diferentes progresos de la protagonista. Simplemente hace falta que suceda para que la historia avance, lo compras o lo dejas.

Perezosa

Sin Pudor Netflix

Supongo que podría decirse que Milano aporta cierta convicción a su Grace, pero es una sensación que queda más por la alarmante inoperancia de todo lo que la rodea que por ofrecer una interpretación con algún tipo de gancho. Pensemos por ejemplo en el resto del reparto, todos ellos lidiando con personajes a caballo entre lo vacío y lo conveniente. No esperéis ningún tipo de naturalidad, ya sea en su forma de actuar o en cómo evolucionan a lo largo del, menos mal, ajustado metraje de 'Sin pudor'.

Eso lleva a que 'Sin pudor' es una película en la que resulta imprescindible desconectar el cerebro si no quieres que el sentimiento de incomprensión ante lo que sucede en pantalla acabe resultando desesperante. Lamentablemente, el trabajo de dirección de Monika Mitchell no ayuda a que la película encuentre algún tipo de redención gracias a su acabado, ya que pocas veces ha sido más cierto ese tópico de que se limita a poner la cámara por ahí y ya está. Y visualmente tampoco aporta nada en términos de fotografía.

La cosa tampoco mejora cuando los engranajes argumentales ofrecen más argumentos para provocar la curiosidad del espectador, porque además de que su presencia es muy reducida, todo lo relacionado con el thriller erótico está neutralizado hasta el punto de acabar siendo la versión más amigable posible para verlo en familia. Teniendo en cuenta que se trata de una producción para Netflix, no deja de ser una limitación autoimpuesta con la que 'Sin pudor' parece querer añadir algo de pimienta al asunto pero sin ensuciarse las manos lo más mínimo. Es como si hubiesen tirado de algoritmo para mezclar cosas que saben que funcionan, pero sin prestar atención alguna más allá de eso.

En resumidas cuentas

Sin Pudor Pelicula Netflix

'Sin pudor' es el resultado de aplicar la ley del mínimo esfuerzo a una película que podría haber sido al menos un pasatiempo llevadero para cuando uno no quiere complicarse demasiado la cabeza. Por desgracia, la realidad es que oscila en todo momento entre lo aburrido, lo absurdo y lo previsible, pues también juega muy mal la carta del misterio. Espero que Netflix no tome note de su éxito y haga más películas así, o al menos que se esfuercen un poco más, que hace unos meses lanzó 'Mudanza mortal', título que jugaba en la una liga similar al título que nos ocupa y que, sin ser para nada destacable, era una maravilla en comparación.

Temas
Inicio