Compartir
Publicidad
'Tabula rasa': un adictivo y perturbador thriller psicológico que viene de Bélgica
Críticas

'Tabula rasa': un adictivo y perturbador thriller psicológico que viene de Bélgica

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Aunque Netflix no es pionera en cuanto a traer a nuestro país producciones alejadas de los mercados ingleses, norteamericanos e incluso escandinavos, sí que cumple una gran labor al potenciar el alcance que pueda tener una serie de un mercado pequeño como es el de Bélgica. Pero resulta que de ahí viene 'Tábula Rasa' que, con sus nueve episodios es todo un imprescindible en su género.

Y su género no es otro que el del thriller psicológico. Además, uno literal ya que se juega, hasta perversa y macabramente, con la psique y los funcionamientos de la mente de Mie, su protagonista a la que encarna Veerle Baetens. Baetens, además, es la creadora junto a Malin-Sarah Gozin de una serie magnífica y perturbadora.

Conocemos a Mie siendo ingresada en un hospital psiquiátrico, centro al que accede en los días posteriores a la desaparición de un hombre. Desaparición de la que ella es principal sospechosa al ser la última persona en verle y sospechar que habría una relacion sentimental. La investigación no será fácil, ya que Mie tiene una amnesia anterógrada producida meses antes en un fatídico accidente de coche.

A medida que pasan los capítulos de 'Tabula Rasa' nos adentramos en la reconstrucción de los recuerdos de Mie posteriores al accidente: cómo se mudan a la antigua casa familiar y cómo mientras ella está intentando lidiar con su amnesia, el resto de su familia y sobre todo el marido parecen querer sabotear su recuperación.

Así tenemos una gran serie en la que ya no es el hecho de que todos sepan más sobre lo ocurrido que la propia protagonista, sino que no interesa que Mie conozca más de la cuenta. Esto hace que nos identifiquemos (y lo pasemos hasta mal) con las frustraciones de la protagonista en una serie narrada entre el presente y el pasado inmediato.

Tabula Rasa Baetens

A pesar de que con el modelo Netflix tenemos las nueve horas de la serie a nuestra disposición inmediata, 'Tabula Rasa' no es para verla de una tacada (sobre todo si decidís verla en su flamenco original) sino que pide un visionado relajado para que dé tiempo a asumir y digerir los entresijos de a mente de Mie.

A medida que avanzamos en 'Tabula Rasa' vamos además cambiando nuestra lectura de lo que va pasando, planteándonos incluso si lo que hemos estado viendo hasta ahora es del todo real. Todo esto unido a una gran potencia visual llena de imágenes icónicas y una misteriosa arena roja marca de la casa.

Tabula Rasa Romy

A un exelente guion se le une una sobresaliente actuación de Veerle Baetens, a la que hemos visto en 'Alabama Monroe' y cuya labor ensombrece a sus compañeros de reparto, aun estando también brillantes: Stijn Van Opstal como Benoit, el marido de Mie, o Hilde Van Mieghen como Rita, su madre, son dos grandísimos ejemplos de buena actuación.

'Tabua Rasa' arrasó en su emisión original en Bélgica y extraña el poco ruido que ha hecho Netflix con ella. Sobre todo cuando nos encontramos con uno de los mejores thrillers de los últimos tiempo. Duro, cruento, adictivo y que nos involucra como espectadores en la búsqueda de la verdad oculta a la protagonista.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio