Publicidad

'Teddy Bear', comprar el amor

'Teddy Bear', comprar el amor
15 comentarios

Con motivo de la hueca 'Un amor entre dos mundos' ('Upside Down', Juan Solanas, 2012) os decía que hay una tendencia entre los aficionados al cine a buscar historias inusuales, posiblemente como respuesta a la abusiva cantidad de remakes, secuelas y modernas adaptaciones de obras ya trasladadas a la gran pantalla que llegan a las carteleras con regularidad. Sin embargo, lo habitual es que esas propuestas con planteamientos aparentemente originales o rompedores no tienen un desarrollo satisfactorio, revelándose la peculiaridad como simple fachada, poco más que una estrategia publicitaria.

Es la mirada única del cineasta, su capacidad para expresar y narrar, aprovechar los recursos disponibles y el trabajo de sus colaboradores, lo que realmente debería ser valorado y buscado con interés por los amantes del séptimo arte. No negaré que una premisa insólita o una superproducción de Hollywood también consiguen camelarme, a todos nos gustan los fuegos artificiales. Pero cuando uno encuentra algo tan sencillo y tan complicado al mismo tiempo como es un trozo de vida filmado con talento, sutileza e imaginación, la experiencia resulta más gratificante. Por ello, os recomiendo a todos la comedia dramática 'Teddy Bear' ('10 Timer til Paradis', 2012), por la que el danés Mads Matthiesen fue premiado en el festival de Sundance.

El entrenamiento como refugio

Elsebeth Steentoft encarna a la madre de Dennis

'Teddy Bear' es la adaptación al largometraje de un corto titulado 'Dennis' (M. Matthiesen, 2007) --se puede ver aquí--, sobre un veterano culturista que vive con una madre posesiva y trata de superar su timidez con las mujeres. Matthiesen parte de la historia original y la extiende desarrollando la asfixiante situación doméstica y los esfuerzos de Dennis por conectar con alguna chica. No solo por tener pareja sino porque le daría el impulso necesario para salir de casa. Que alguien como él necesite fuerzas para superar el chantaje emocional al que lo somete su progenitora es uno de los muchos aciertos del guion --firmado por el realizador y Martin Zandvliet--.

Dennis es el primer papel que ha interpretado el gigantesco Kim Kold, un exfutbolista que tras una lesión descubrió el culturismo, llegando a ser campeón en Dinamarca. Sus casi dos metros de altura y 140 kilos de peso le otorgan una presencia imponente, pero Kold aporta mucho más que físico a un entrañable personaje que le ha abierto las puertas de Hollywood: a sus 47 años se ha colado en un éxito seguro como 'Fast and Furious 6' (Justin Lin, 2013). Actores musculosos como Arnold Schwarzenegger o Dwyane Johnson han creado una serie de prejuicios que Kold logra derrumbar en apenas unos minutos. La naturalidad con la que resuelve las primeras escenas del film --que en cierto modo resumen el corto-- crean a un personaje del que necesitamos saber más.

Dennis busca esposa en Tailandia

Por supuesto, cuenta con la ayuda de un inteligente director que le saca partido, pero no se puede restar mérito a Kold, hay escenas en las que la cámara necesita a un actor, a alguien que aporte humanidad y credibilidad a lo que se está representando, y lo encuentra. De pocas palabras y vestido con un agradable sentido del humor, Dennis resulta tan creíble y cercano que en ocasiones 'Teddy Bear' parece un documental --sensación reforzada por la puesta en escena--. Está sensacional en todo momento pero cabe destacarse la emocionante escena --ya en el tercer acto-- en la que Dennis vuelve a su dormitorio tras el último enfado de su madre. Elsebeth Steentoft borda ese personaje, atormentado por las heridas del pasado y el miedo a la soledad.

Mercancía sexual

Aparte de un formidable reparto y un realizador que maneja con inspiración el ritmo de una trama sin demasiadas complicaciones pero construida con mucha eficacia --capaz de renovar el interés con nuevos conflictos--, 'Teddy Bear' ofrece un crudo y lúcido retrato de las relaciones románticas en la actualidad. Tras una cita que acaba en fracaso --la muchacha ni siquiera le saluda después--, Dennis decide seguir los pasos de su tío y buscar esposa en Tailandia. Pero es un hombre tradicional que no encaja con el perfil del cliente que acude al negocio de mujeres que encuentra allí. Busca una relación seria, honesta, con alguien que le trate con respeto y cariño, no como un tío más o una atracción de feria. Os animo a descubrir si tiene suerte en esa complicada misión.

4 estrellas
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios