Compartir
Publicidad
La temporada 4 de 'Unbreakable Kimmy Schmidt' recupera su genialidad y nos regala uno de los mejores episodios de 2018
Críticas

La temporada 4 de 'Unbreakable Kimmy Schmidt' recupera su genialidad y nos regala uno de los mejores episodios de 2018

Publicidad
Publicidad

Nota de Espinof

Las aventuras de Kimmy Schmidt están llegando a su final. La primera parte de la cuarta y última temporada de la serie se estrenó el pasado 30 de mayo y todo en ella huele a cerrar la gran historia vital de nuestra protagonista. Un final definitivo que llegará el próximo enero y que tiene toda la pinta de estar lleno de genialidad.

La verdad es que estaba algo reticente a ver estos nuevos episodios ya que la temporada 3 de 'Unbreakable Kimmy Schmidt' me dejó un poco frío. Sin embargo fue que empezara a sonar "Little Girl... Big City", la sintonía con la que abre esta cuarta temporada y tener la sensación de que me lo iba a pasar en grande.

Así, la temporada 4 de 'Unbreakabe Kimmy Schmidt' nos presenta a Kimmy (Ellie Kemper) intentando encajar en la startup tecnológica en la que ha sido contratada por ser la única con habilidades sociales (es, junto con el robot C.H.E.R.Y.L. la única mujer). Algo que tardará en hacer debido a su modo de ser y a un melón en torno a su vida en el búnker y el reverendo Wayne (Jon Hamm) que no será capaz de controlar.

Mientras, Titus (Tituss Burgess) se plantea un plan para conquistar a Mike y empieza a fingir que es el protagonista de una serie random de las miles que hay en antena. Aquí entrará Jacqueline (Jane Krakowsky), que abrirá (de okupa) "White Talent", para representarle. Algo que empezará a crecer cual bola y llevará a decisiones y escenas brillantes.

Es seguro decir que 'Unbreakable Kimmy Schmidt' ha vuelto con algunos de los mejores episodios de su historia. No solo de la serie en sí, sino que 'Party Monster: Scratching the Surface' es, probablemente, el mejor episodio de comedia de lo que llevamos de año: un falso documental en el que DJ Fingablast busca al mejor DJ para su boda.

Unbreakable Kimmy Schmidt Party Monster

Él quiere a DJ Slizzard (aka Wayne), pero cuando descubre que está en la cárcel éste convierte el documental en uno en el que intenta demostrar la inocencia del infame reverendo. Un episodio desternillante que está puesto en el momento perfecto tanto de la temporada como de la serie y por el que vemos que el final de esta está próximo de verdad.

Meredith Scardino, guionista habitual de la serie, le da el tono justo para que un episodio tan atípico logre conservar la identidad de la serie mientras que Rhys Thomas lo encapsula con su mano experta. No en vano es un veterano de los falsos (y no tan falsos) documentales teniendo en su filmografía series como 'Documentary NOW!'. El resultado es como si 'The Jinx' y 'American Vandal' tuvieran un hijo.

Unbreakable Kimmy Schmidt Titus Capist

Si 'Unbreakable Kimmy Schmidt' tiene el episodio del año, el resto de la temporada no se queda atrás. La serie de Tina Fey y Robert Carlock ha recobrado, en parte, esa genialidad de sus primeras temporadas y la frescura con la que Kimmy llegó a nuestras vidas.

A igual que con '30 Rock', la serie no escatima en sus referencias y en sus miradas críticas y exageradas hacia la parafernalia del mundo del entretenimiento. Y, en la gran mayoría de los casos, aciertan tanto por el tono como en la intención.

Unbreakable Kimmy Schmidt

Lo malo de esta primera mitad de la temporada 4 de 'Unbreakable Kimmy Schmidt' es, precisamente, que sus seis episodios se ven un un suspiro. Tanto que una parte de mí se enfadó porque Netflix no me reproducía automáticamente el, todavía inexistente, séptimo episodio.

Ahora toca esperar a finales de enero para ver el final de la serie. De momento, lo visto hasta ahora es de un nivel sobresaliente, por lo que espero que no bajen y nos regalen un último tramo tan delicioso como promete.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos