Compartir
Publicidad
'The Sinner', un sorprendente drama de personajes bajo la apariencia de thriller criminal
Críticas

'The Sinner', un sorprendente drama de personajes bajo la apariencia de thriller criminal

Publicidad
Publicidad

Desde el primer episodio de ‘The Sinner’, es obvio que hay algo oscuro acecha en los recovecos de su historia. Comienza como un thriller de misterio estándar, no lleva mucho tiempo hasta que se nos muestra a una madre normal, joven, llamada Cora Tannetti (Jessica Biel), apuñalando a un hombre en una playa por ninguna razón aparente. Con el crimen cometido y mostrado con detalle, a la luz del día, la pregunta clave que impulsa la historia hacia adelante es ¿por qué lo mató y qué la llevó a cometer este crimen?

Una variación al clásico esquema Whodunit por el Whydunit en el que la pregunta se cierne sobre la serie como una nube de tormenta. Cuando el investigador Harry Ambrose (Bill Pullman) comienza a cavar en lo más profundo del caso, aparece una caja de rompecabezas llena de otros rompecabezas que van arrojando luz lentamente, a medida que se van descubriendo mentiras y verdades que desenredan un misterio con un ritmo metódico, con el suspense en alto hasta su final culminante.

Ritmo de best seller

Sinnerbill

En sus ocho episodios sobra muy poco y no falta nada. Algo difícil de encontrar en el panorama de series mecánicas y prescindibles que llenan y llenan de contenido fresco los canales de cable y de pago. Las expectativas pueden jugar a favor, puesto que no deja de ser un entretenimiento de misterio ligero, pero el desarrollo sorprende, los personajes te acompañan al acabarla y la historia completa tiene más detalles y subtramas interesantes de las que uno puede imaginar en un principio.

Quizá es porque, bajo su apariencia de thriller, todo funciona como un drama de personajes. No hay ninguna escena de acción intensa, y su ritmo lento, al principio, se hace efímero al mantener la atención exclusivamente fijada en Cora y Harry. Aunque la historia sea la que mueva todo, son ellos la razón por la que todo funciona tan bien. Su relación tiene un punto común en el trauma que va haciéndose más fuerte, explicando su química imposible.

Thesinnerportadajpeg

El trabajo de la actriz como asesina logra reunir una extraña mezcla de empatía y aversión por el crimen que nos hacen caminar por una cuerda floja de conexión: no es demasiado simpática pero también experimentamos su sufrimiento conforme vamos entendiendo el calado de los problemas relacionados con su pasado. Aunque el resto del elenco está bien, quedan a la sombra de Pullman y Biel, que destacan por darnos versiones más oscuras y desesperadas de sus estereotipos.

Nuevo gótico americano

El desarrollo va goteando una mezcla psicodélica de flashbacks e imágenes repetidas cíclicamente de eventos del pasado de Cora que crean ocasionalmente una atmósfera turbia, extraña, casi fantastique, gracias al buen uso de efectos sonoros y visuales. Además, su fuerte base de trasfondo de fanatismo y represión sexual en el medio rural la adentran plenamente en los terrenos del american gothic.

El nombre de Stephen King aparecerá en la memoria al recordar ‘Eclipse total’ (Dolores Claiborne, 1995) o cualquiera de sus personajes obsesionados y cegados por el fervor religioso, pero en última instancia, ‘The Sinner’ es un drama siempre centrado en sus protagonistas, con la intención de administrar el misterio de la mejor manera posible. Su ritmo pausado, bailando entre acontecimientos pasados y la investigación actual, mantiene su enfoque en los motores de interés, es decir Cora y Harry.

Al final, el trabajo detrás de esos dos pilares principales, hacen que ‘The Sinner’ flote en medio del mar de infinitas series de misterio que aparecen constantemente. No es perfecta y, a veces, ciertas subtramas como la vida personal del detective se alargan más de la cuenta, pero eso no permite que la intriga decaiga en ningún episodio hasta su conclusión final, en la que un epílogo sencillo y emocionante conecta el resto de puntos para darle un sentido satisfactorio a todas las líneas de fuga, incluidas las emocionales.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio