Publicidad

'Una mamá en apuros': fallida comedia sobre la maternidad

'Una mamá en apuros': fallida comedia sobre la maternidad
6 comentarios

Publicidad

Publicidad

Katherine Dieckmann cuenta las dificultades por las que pasó cuando sus hijos eran pequeños en 'Una mamá en apuros' ('Motherhood'). En el papel de la madre está Uma Thurman, acompañada en el reparto por Anthony Edwards como su marido, y Minnie Driver como su mejor amiga. El viernes, 28 de agosto, se estrenará en cines.

La película está bien resuelta en todo lo que atañe la interpretación, la dirección, la producciónUma Thurman no solo es una gran actriz, también es alguien que aporta carisma y originalidad a sus papeles, así que este film, por lo que a ella se refiere, no merece reproche. La ambientación neoyorquina, la fotografía y los encuadres de 'Una mamá en apuros' forman un conjunto agradable de ver.

Por otro lado, las dificultades para compaginar trabajo con maternidad y la posible frustración de una persona que se ve obligada abandonar una interesante carrera profesional son un buen material de partida con el que hacer una película que contenga crítica social y que además profundice en los sentimientos de su protagonista. Sin embargo, la manera en la que la autora afronta estos temas en 'Una mamá en apuros' es la peor de las posibles. Dieckmann nos aburre con una serie de momentos de un día cotidiano, que carecen de interés de manera aislada. Esos apuros que la directora sufrió en su día y que se le antojaron tan insalvables como para convertirlos en la base de una película son, por ejemplo: encargar una tarta de cumpleaños para su hija y que le escriban mal el nombre, no encontrar dónde aparcar o que se dirijan a ella como "señora".

Además de que estas anécdotas son aburridas por sí mismas, es difícil percibirlas como algo relacionado con el hilo central del argumento. Deberían funcionar como obstáculos que la protagonista encuentra en su camino para lograr un objetivo que se ha planteado al inicio. Pero, tal como están narradas, da la sensación de que no están entorpeciendo nada —especialmente si uno de ellos es irse voluntariamente de compras—. Con los mismos elementos, se podría haber conseguido el propósito y haber dado la sensación de prisa y de dificultad para alcanzar la meta, pero esto no se ha sabido orquestar en el guión.

Por si fuera poco, Dieckmann trata de dejar claro su mensaje con unos diálogos verborreicos, obvios y sumamente pretenciosos. Mientras veía el film, me preguntaba si estaría basado en un blog, posibilidad aún peor que la de extraer un guión de un libro de autoayuda.

Es muy exagerado llamar a este film "comedia", y si ya delante se añaden adjetivos como "desternillante" entonces podríamos estar hablando de publicidad engañosa. Aunque en otros casos podría ser positivo que el film sea diferente y difícil de encasillar en un género, en 'Una mamá en apuros' encontramos esa falta de definición como el principal inconveniente.

Para el personaje protagonista es imposible despertar empatía, ya que es una mujer que se ahoga en un vaso de agua. No es mi intención implicar que sea fácil sacar adelante una familia, ni muchísimo menos, pero esta mujer se muestra como alguien torpe y desorganizado a quien todo se le escapa de las manos. Para sentir una identificación con ella, tendríamos que comprender que lo que le ocurre es culpa de los demás: su situación, la sociedad, su marido… o quien fuese. Pero si es suya, el único sentimiento que nos transmitirá su historia es el de desear que espabile de una vez por todas. Encuentro acertado tomar elementos autobiográficos para, partiendo de ahí, crear un personaje que guste. En este caso, tendría que haber sido alguien torpe, pero entrañable, al estilo de Bridget Jones. Sin embargo, parece que la creadora, ya que se ha basado en sí misma, no ha querido ser demasiado destructiva con su alter-ego y, por ese miedo, lo que ha conseguido es lo contrario de su propósito: en lugar de que nos caiga mejor el personaje, resulta más deplorable.

Mamá en apuros

Dieckmann quiere dárselas de feminista con este alegato sobre la maternidad. Para que no se le escape a nadie, coloca esa declaración en un diálogo. Sin embargo (SPOILER), el final del film da una resolución que consiste en la ayuda monetaria y el apoyo del marido de la protagonista, es decir, proclama la nula independencia de esta mujer con respecto a su situación. Si, desde el principio, ese marido hubiese tenido un papel más significativo en la historia y se tratase de cómo ambos afrontan la paternidad, esta solución encajaría en la película. O quizá si se hubiese mostrado como uno de los problemas la falta de implicación del hombre, con esta resolución, veríamos que ha cambiado. Pero se ha tratado siempre de la mujer, así que la desenlace también debería venir de ella (FIN DEL SPOILER).

El título español, 'Una mamá en apuros', es penoso y da la impresión de que correspondiese a otro tipo de película, pero me parece, aunque sólo sea por esta vez, que incluso esa película a la que nos remite sería mejor. Hasta algo como "las locas aventuras de una mamá chalada en la ciudad" nos haría concebir un film más entretenido que el que tenemos entre manos.

Todo lo que se presenta en el film podría haber dado lugar a algo divertido y que lograse fácilmente la empatía, pero la autora no ha sabido contarlo con gracia o interés porque se ha despegado muy poco de la realidad. Como otras veces, nos encontramos ante una película cuyo único aliciente es la presencia de una actriz de renombre. Sin Uma Thurman en el cartel, este film ni siquiera se habría estrenado. Y habría sido preferible.

Mi puntuación:

0,5
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir