"El público va al cine a desconectar y eso no es lo que pretendemos". Las Wachowski afirman que las secuelas de 'Matrix' fueron innovadoras buscando un cambio en el espectador

"El público va al cine a desconectar y eso no es lo que pretendemos". Las Wachowski afirman que las secuelas de 'Matrix' fueron innovadoras buscando un cambio en el espectador
20 Comentarios

Mucho ha llovido desde que en 1999 se estrenara una de las películas que pasaría a la historia como un clásico moderno del cine de ciencia ficción. 'Matrix' se convirtió en un referente dentro de su género y no tardó en tener continuidad con dos secuelas, (y una cuarta entrega que nos ha llegado más recientemente). Lilly y Lana Wachowski explican la gran apuesta que supuso para ellas embarcarse en las continuaciones.

A partir de aquí, spoilers de las tres primeras películas de 'Matrix'.

Reinventando Matrix

Las Wachowski siempre se han caracterizado por la honestidad con la que se vuelcan de lleno en aquellos proyectos en los que creen firmemente. Así lo hicieron con 'Matrix Reloaded' y 'Matrix Revolutions', la segunda y tercera parte respectivamente.

Tal como explicó Lana Wachowski, la cinta de 1999 mostraba un esquema más clásico mientras que la segunda ponía en tela de juicio todo lo visto anteriormente y la tercera resultaba mucho más ambigua:

La primera película tiene un acercamiento más clásico. La segunda es deconstruccionista y le da la vuelta a todo lo que era cierto en la primera (...) (La tercera película) te invita a participar en la construcción del significado.

Las directoras comparan esto con su experiencia en 'El atlas de las nubes', en la que había muchos elementos sutiles que necesitaban de un espectador activo para leer entre líneas y extraer sus propias conclusiones. Según Lilly, era exactamente lo que querían hacer con 'Revolutions': convertir a las audiencias pasivas en activas:

El público va al cine a desconectar y eso no es lo que pretendemos. No queremos dar una experiencia cinematográfica pasiva... queremos participar. No queremos que lo que amamos del cine continúe contrayéndose y encogiéndose, que es hacia donde se está dirigiendo.

Al igual que Neo

'Matrix' muestra una estructura más tradicional y las dos consecutivas secuelas pretendían hacer que la audiencia experimentara el mismo proceso por el que pasa Neo. Así como el personaje de Keanu Reeves empieza 'Matrix' siendo arrancado de su normalidad, 'Reloaded' arranca a los espectadores de la cómoda situación en la que les deja la primera entrega.

Del mismo modo, el final de 'Matrix' transforma a Neo de peón pasivo a constructor del significado de su propia vida y así lo hace también 'Revolutions' con la audiencia, según Lana:

Lo que queríamos con toda la historia era conseguir un cambio, el mismo tipo de cambio que experimenta Neo, que pasa de estar en ese mundo protegido y programado a participar en la construcción del significado de su vida.

Otro movimiento con el que las hermanas intentaron cambiar la forma en que los espectadores vieran el cine fue en la propia concepción de las dos secuelas, que se planificaron como un todo, más que como dos entregas. Se rodaron a la vez y en un principio se esperaba estrenarlas con dos o tres meses de diferencia (que al final fueron seis), para que la experiencia cinematográfica fuera todavía más compacta.

Por otra parte, también desarrollaron 'The Animatrix', un filme de animación japonesa que reunía nuevo cortos complementarios con el universo de 'Matrix' y aportaban mayor información sobre el contexto de las secuelas.

Así pues, al margen de que estas dos secuelas nos gusten más o menos, es innegable que las Wachowski se lanzaron al vacío con un proyecto de lo más ambicioso y que, desde luego, lograron hacer algo diferente a la película que las consagró en el panorama cinematográfico del momento.

Temas
Inicio