Compartir
Publicidad
Publicidad
Cannes 2015 | 'El hijo de Saúl' y otras triunfadoras
Cannes

Cannes 2015 | 'El hijo de Saúl' y otras triunfadoras

Publicidad
Publicidad
László Nemes, director de 'Son of Saul'

Ya en casa, echando de menos no tener que levantarse a las 7 de la mañana para poder entrar al primer pase del día en el Gran Teatro Lumière, pero disfrutando de haber podido dormir más de 6 horas seguidas. Han sido 12 días intensos, 36 películas entre las que hemos visto grandes obras y también muy malas y un catarro que me ha dejado sin voz. La falta de sueño, la tos y los almuerzos apresurados han valido la pena y ahora ha llegado el momento, de algunos títulos que se nos escaparon en las crónicas -que podéis leer aquí- o que no pudimos ver hasta el último día.

Y me refiero, sobre todo, a 'Son of Saul', la ópera prima del húngaro László Nemes y una de las grandes sorpresas de esta edición, que se alzó con el Gran Premio del Jurado y el FIPRESCI. Y también de 'Rams' de Grímur Hákinarson y 'The High Sun' de Dalibor Matanić, triunfadoras de Una Cierta Mirada.

'Son of Saul' de László Nemes

Son Of Saul

'Son of Saul', del húngaro László Nemes fue una de esas que se nos pasaron por solaparse con otras películas pero que, por suerte, pudo volverse a ver en el repaso a toda la Sección Oficial del último día. Y es que tras la primera proyección, se habló de que era algo grande y que entraría de lleno en el Palmarés. Y así fue, y a pesar de que muchos esperaban que ganara también el Caméra d'Or a la mejor ópera prima, el húngaro fue, además de la gran revelación, el Gran Premio del Jurado y el FIPRESCI. Si uno entra a ver 'Son of Saul' sin saber nada de la cinta, nunca podría imaginarse que está dirigida por un realizador novel porque sorprende su madurez y dureza para contarnos una de las tantas historias horribles que ocurrieron en Auschwitz.

No, que no os dé pereza por el que trabajo de Nemes es tan de verdad que uno no puede apartar los ojos de la pantalla en ningún momento. La cinta nos traslada a 1944 para seguir a Saul, un judío miembro de los Sonderkommando -presos que colaboraban en el proceso del exterminio, con la vana esperanza de acabar salvando sus vidas-. Saul escolta a los deportados desde el tren hasta a las duchas, para después retirar los cadáveres y llevarlos al crematorio, limpiar la sangre y tirar las cenizas al río. Pero un día, un niño sobrevive milagrosamente a la horrible ducha y Saul, se obsesiona con la idea de proporcionarle un entierro digno y comenzará una misión casi imposible en medio del horror de Auschwitz.

Son Of Saul

'Son of Saul' sigue, literalmente, a Saul. Rodada en 35 mm y en formato cuadrado, la cámara rara vez nos muestra más que un primer plano, plano medio como mucho, del rostro o espalda de Saul -el excelente y debutante Géza Röhrig-, dejando todo el horror en segundo plano, borroso y hasta fuera de campo. Rara vez vemos algo más allá, salvo su punto de vista y creedme que no se necesita más para que Nemes muestre de forma terrorífica el horror del Holocausto. Gritos, humo, explosiones y disparos sombras y figuras borrosas, acompañan al rostro determinado de Röhrig en su obsesión por la dignidad, la esperanza de huir y seguir con vida.

'Son of Saul' se atreve a mostrarnos el horror de la forma más cruda sin apenas dejar que veamos más allá del rostro de su protagonista y es que no lo necesitamos, tenemos el horror del Holocausto grabado en nuestro cerebro: lo hemos visto innumerables veces en cine, en documentales...La imaginación es poderosa, y puede llegar a ser escalofriante y László Nemes cree en las capacidades del espectador y le regala una película inteligente, dura y real.

Otras triunfadoras

The High Sun 'The High Sun' de Dalibor Matanić

Tampoco nos perdimos a dos de las triunfadoras de la sección Una Cierta Mirada: la islandesa 'Rams' de Grímur Hákinarson y la croata 'The High Sun' de Dalibor Matanić, primer y segundo premio respectivamente, aunque nosotros habríamos cambiado las tornas. Y es que las tres historias de amor y las consecuencias del odio, que nos cuenta la croata 'The High Sun' nos conquistaron por su sinceridad y la inusual forma de mostrarnos la situación de la guerra de los Balcanes y los años posteriores.

Tres historias diferentes, tres historias que bien podrían ser los Romeo y Julieta balcánicos, a los que separan varios años de diferencia pero que Matanić nos cuenta con continuidad utilizando a los mismos dos actores actores, para dar vida a personajes diferentes: Tihana Lazovic y Goran Markovic. La cinta transcurre siempre en el mismo lugar bucólica en Dalmacia y arranca en 1991, donde los jóvenes Jelena e Ivan se aman y planear huír a Zagreb para empezar una vida juntos. Y es que, aunque viven en pueblos vecinos, uno pertenece a Serbia y otro a Croacia, dos comunidades enfrentadas.

En 2001, una joven y su madre regresan a la casa que tuvieron que abandonar años antes por culpa de la guerra, tras la muerte del hermano durante la guerra. Allí contratarán a un joven, cuyo origen pertenecía al otro bando: odio y atracción, perdón y superar prejuicios irán de la mano. En 2011, todo queda muy atrás, y los jóvenes viven de otra forma, aunque el peso del pasado, la culpa y el odio antiguo no se ha olvidado. Una visión interesante, de fotografía bucólica e ideas muy claras.

Rams

Algo más fríos nos deja la islandesa 'Rams' de Grímur Hákinarson. De ritmo lento, la cinta nos traslada al mundo rural islandés, más concretamente, al mundo de la crianza de cabras. Una propuesta bastante inusual para hablarnos de la disputa entre dos hermanos que llevan sin hablarse durante años y que andan en continúa competición acerca de quién posee el mejor rebaño de cabras. Un día, una plaga de tembladera sacude la región y todo el ganado debe ser sacrificado, dejando desamparada la única fuente de ingresos de los habitantes de la región. Uno de ellos, decide esconder a parte de su ganado, lo que desencadena una serie de inusuales problemas con su hermano y las autoridades sanitarias del lugar.

Rodada de forma pausada y casi contemplativa, la cinta no llegará a desvelarnos los motivos del enfrentamiento entre los dos hermanos y es cierto que, en otros casos esta falta de información no nos habría importado, en el trabajo de Hákinarson, lo echamos un poco en falta. A pesar de ello, la rivalid estúpida y la relación de odio-protección entre ambos hermanos, nos da como resultado una película tierna y con ciertos toques de humor.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos