Compartir
Publicidad

Sitges 09 | Sexta jornada (y II) | 'Heartless' y 'Valhalla Rising', atrevidas e inquietantes

Sitges 09 | Sexta jornada (y II) | 'Heartless' y 'Valhalla Rising', atrevidas e inquietantes
17 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tras devorar un delicioso bocata de jamón y queso (el hambre hace que todo parezca delicioso, ¿verdad?), con las energías renovadas, continúo con el repaso de mi sexto día en Sitges 2009. Además de ‘Moon’ y ‘Paranormal Activity’, en la jornada de ayer tuve la oportunidad de ver ‘Heartless’ y ‘Valhalla Rising’, dos películas a las que acudí sin saber demasiado, un poco a la aventura, y la verdad es que me alegro mucho de haberlas visto, son muy atípicas y eso es algo que se agradece, especialmente cuando llevas una media de cuatro o cinco películas por día.

Empiezo por ‘Heartless’, a la que pertenece la imagen que tenéis arriba. La película está dirigida por Philip Ridley, viejo conocido del Festival, y protagonizada por Jim Sturgess, un joven actor al que hace poco pudimos ver al frente de la taquillera ’21: Blackjack’. Tranquilos, ‘Heartless’ no tiene nada que ver con ésta. Sturgess cambia completamente de registro y se mete en la piel de un chico marginado por culpa de una llamativa macha roja que se extiende por su cuerpo y su rostro. Una noche, mientras hace fotos, su gran pasión, descubre a un grupo de misteriosos individuos encapuchados que disfrutan con la violencia y el fuego. Es el principio de su propio descenso a los infiernos.

La película llama la atención desde el primer momento. Es oscura y sucia, realista y terrorífica, cuyo protagonista se oculta de la sociedad, tanto por el desprecio de los demás como por el miedo que siente ante la creciente violencia que recorre las calles. Jim Sturgess está fantástico, logrando transmitir en todo momento lo que está viviendo y sufriendo su singular personaje. Ridley, autor también del guión, acierta de pleno con la narración, mostrando una serie de situaciones a cuál más retorcida, huyendo de los tópicos. No es un trabajo redondo. Sobra algo de metraje, y el final es demasiado explicativo. Pero el atrevimiento del realizador, el trabajo del protagonista y la oscuridad del relato hacen de ‘Heartless’ una notable película.

Como decía en un reciente comentario, me llevé una gran sorpresa cuando al terminar la proyección de ‘Heatless’ se oyeron abucheos, que pronto fueron tapados por ruidosos aplausos, entre ellos los míos; por cierto, debo decir que me parece absurdo aplaudir o abuchear una película, pero en este caso era diferente porque el director y el actor protagonista estaban en la sala, y podían conocer de primera mano las reacciones del público. Sencillamente, vi injusto que sonaran pitos cuando se han aplaudido cosas como ‘Hierro’ o ‘Nymph’, muy inferiores. Así que hice una llamada y afortunadamente los dos, Ridley y Sturgess, estaban disponibles para ser entrevistados. Ya veréis qué tal me fue con ellos, pero os adelanto que definitivamente ha merecido la pena haberme perdido ‘Enter the void’ de Gaspar Noé, uno de los títulos imprescindibles del Festival.

valhalla

Un rato después me puse en marcha para acudir al pase de ‘Valhalla Rising’, en el Retiro. Como sabéis, había visto ‘Bronson’, que es del mismo director, y un par de imágenes como la que os he puesto, ciertamente sugerentes. Así que esperaba algo interesante como ‘Bronson’ pero también una de acción con guerreros sedientos de sangre. No es éste mi género favorito. Pero mejor hacerse una idea lo menos esperanzadora posible, para evitar decepciones. Afortunadamente, enseguida me di cuenta que el visionado iba a merecer la pena. Como Ridley, Nicolas Winding Refn camina por su propio terreno, escapando de la aburrida corriente, y nos presenta una extraña historia de violencia y reflexión.

Mads Mikkelsen (el malo de ‘Casino Royale’) es el protagonista de ‘Valhalla Rising’, que nos traslada al año 1.000. Mikelsen da vida a un esclavo que es usado en combates a muerte, de los que siempre sale triunfador, capaz de enfrentarse a varios rivales a la vez y despacharlos con sorprendente brutalidad. El hombre, que no habla nunca, consigue escaparse en un momento dado y se hace cargo de un niño que, como él, no tiene a nadie. El pequeño le llama “El tuerto” y habla por él, como si leyera sus pensamientos. Pronto descubren a un grupo de guerreros que quieren extender el cristianismo, y marchan con ellos, más por falta de alternativas que por compartir sus creencias.

Refn ofrece un espectáculo difícil de digerir, pero fascinante. Visualmente es una película muy llamativa, la violencia es cruda y sangrienta (en un año el realizador aprendió bastante sobre esto, en ‘Bronson’ dejan mucho que desear), duelen los golpes, y por otro lado el retrato de los personajes, aun siendo brutos, armas mortales, resulta de lo más interesante, especialmente el protagonista, una especie de samurai vikingo que es capaz de ver el futuro. Mikkelsen está impecable y la película sólo se pierde cuando el realizador pasa de la historia y se dedica a mostrarnos, de forma repetitiva y desesperante, el paisaje que rodea a los personajes, y la locura que les va dominando. Seguro que a Werner Herzog le encantaría esta película.

Finalizo aquí la extensa crónica de la sexta jornada. Me estoy dejando películas pendientes por comentar, pero si queréis que hable más extensamente de cada una, esto se hace más difícil. En fin, esta noche intentaré ponerme con el día de hoy, en el que también he visto bastante. Hasta entonces.

PD: A la salida de El retiro, la gente parecía descontenta, decepcionada, porque habían esperado encontrar algo como ‘300’. Vaya, debo pertenecer a un grupo muy raro que prefiere ver cosas diferentes. Y eso que me encantó el trabajo de Zack Snyder.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio